rayos donacion VALME.jpgEl Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha recibido hoy la entrega de un equipo de radiología digital portátil donado por la Compañía Endesa. Se corresponde con una donación al Servicio Andaluz de Salud enmarcada en el Plan de Responsabilidad Pública de Endesa en la lucha contra el Covid-19. 

    Esta donación forma parte de una iniciativa de esta compañía dirigida a dotar de material, servicios, equipos e infraestructuras en la lucha contra el Covid.19. En el caso concreto de la donación actual, se trata de un equipamiento de General Electric Healthcare, de última generación y alta resolución.

    Funciona con baterías internas, siendo su movilidad especialmente útil en situaciones de emergencia como la que estamos viviendo actualmente, ya que permite utilizarlos con pacientes que no deben ser trasladados a una sala de radiología debido a su aislamiento preventivo.

   Al respecto, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, manifiesta su agradecimiento por este gesto solidario en el contexto de tan difíciles circunstancias que se están viviendo.

     Precisamente, durante los últimos meses, el Hospital Universitario de Valme ha hecho frente a una elevada presión asistencial con motivo de la pandemia. Y una de las tecnologías que se ha convertido en herramienta estratégica ha sido la radiología digital portátil, dadas las ventajas aportadas por sus especiales características a los pacientes con coronavirus.

   Anteriormente a esta crisis sanitaria, el hospital sevillano disponía de dos equipos portátiles orientados a estudiar pacientes frágiles encamados. Es el caso de pacientes ingresados en los servicios de Cuidados Críticos, Onco-Hematología y Neonatología, principalmente. Sin embargo, durante la fase álgida de la pandemia su utilización se ha multiplicado por seis. Según el jefe de servicio de Radiodiagnóstico de Valme, Rafael Aznar, “la nueva dotación supondrá un apoyo más al trabajo que se está llevando a cabo sobre una numerosa población a la que atendemos en el área sur de la provincia”.

 grupo investigacion INFECCIOSOS.JPG
  Conocer mejor el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, es actualmente el reto de la investigación clínica mundial al objeto de mejorar el pronóstico y el tratamiento de los ciudadanos afectados. Una batalla a la que se ha unido de forma muy activa el Grupo de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, cuyo servicio clínico está dirigido por Jesús Gómez Mateos. Lidera dos nuevos estudios vinculados a la investigación del Covid-19, además de participar en otras cinco líneas de investigación sobre coronavirus de carácter regional, nacional y europeo.

   Concretamente, las dos nuevas líneas de estudio impulsadas y lideradas desde este hospital sevillano ya se están desarrollando. Según el coordinador de Investigación de este Grupo, Juan Antonio Pineda, “es de obligado cumplimiento, en el contexto que estamos viviendo, contribuir al aporte de información científica sobre el diagnóstico, tratamiento y evolución clínica del Covid-19”.

   Un primer estudio, de perfil observacional, está coordinado por el infectólogo Juan Macías bajo el título `Frecuencia de infección por SARS-CoV-2 en pacientes reumatológicos con y sin hidroxicloroquina´. Se centra en el fármaco que se ha postulado como antiviral frente al coronavirus y se está empleando como parte del tratamiento frente al mismo: `hidroxicloroquina´. Al margen del Covid-19, hay pacientes con enfermedades reumatológicas que lo están recibiendo como parte de su tratamiento. Al respecto, este estudio lleva a cabo un análisis retrospectivo para comparar la incidencia de Covid-19 en pacientes con y sin hidroxicloroquina aplicada a sus enfermedades reumatológicas. De este modo, se puede conocer si los pacientes que emplean este fármaco por otros motivos diferentes al Covid-19 son menos susceptibles a su infección y así valorar la eficacia profiláctica.

   Y, asimismo, ha comenzado el segundo estudio coordinado por la investigadora Anaïs Corma-Gómez: `Incidencia y expresión clínica de la infección por SARS-CoV-2 en personas con hepatopatías crónicas´. Dado que los pacientes que presentan una lesión hepática de base tienen mayor susceptibilidad a desarrollar ciertas infecciones, la línea investigadora intenta comparar la incidencia de Covid-19 entre pacientes con hepatopatías crónicas y la población general. Asimismo, se ha comprobado que durante la infección por SARS-CoV-2 se produce daño hepático por diferentes mecanismos, de ahí que estos pacientes pudieran presentar un cuadro clínico más grave e incluso una mayor mortalidad. Es por ello que este estudio también tiene como finalidad describir la presentación clínica de la enfermedad y su desenlace en este contexto preciso.

Compatibiliza la activa investigación frente al Covid-19 con líneas de estudio propias sobre co-infección VIH/Hepatitis C e ITS

   La actividad de este grupo investigador sevillano es intensa dado que ha sumado este nuevo ámbito de estudio centrado en el Covid-19, marcado por la actualidad de la declaración de una pandemia, al grueso de su investigación habitual en torno a las complicaciones hepáticas de la infección por VIH, Hepatitis C e infecciones por transmisión sexual.

    Junto al liderazgo de estos dos estudios, el hospital sevillano participa a través de este prestigioso grupo de profesionales en otras cinco líneas de investigación sobre el Covid-19. Se trata de tres estudios y dos ensayos clínicos promocionados por diversas instituciones regionales, nacionales y europeas.

   Con la Fundación Andaluza Progreso y Salud de la Junta de Andalucía, participa en un ensayo multicéntrico a través del infectólogo Juan Macías como investigador principal. Se centra en la evaluación de la eficacia del tratamiento con plasma hiperinmune obtenido de pacientes convalecientes de la infección por Covid-19. Consiste en la evaluación de la infusión de plasma de pacientes que se han recuperado de Covid-19, y presentan anticuerpos frente al coronavirus, para comprobar si puede mejorar la evolución de pacientes con neumonía no grave por Covid-19. Lo que pretende es discernir si pacientes con neumonía no grave, pero con factores de riesgo para el agravamiento, tienen un curso mejor al recibir plasma que aquellos que no lo hacen. Valme ha sido además el hospital con cuyo primer paciente se ha iniciado este ensayo, actualmente en desarrollo por varios meses de duración.

    Bajo la promoción de FISEVI (Fundación Pública Andaluza para la Gestión de la Investigación en Salud de Sevilla), y con el infectólogo Jesús Gomez Mateos como investigador principal en este centro, Valme participa en el `Estudio de la carga viral de SARS-CoV-2 en vías respiratorias y sangre como factor asociado al pronóstico de la Covid-19 en adultos´. Está orientado a medir la concentración de virus en sangre, heces y en secreciones respiratorias para ver si dicha concentración se relaciona o no con la gravedad del caso. Ello permitiría saber qué riesgo tiene un paciente concreto de desarrollar Covid grave conociendo la concentración viral en las localizaciones indicadas.

    Con el infectólogo Nicolás Merchante como referente principal desde Valme también participa este grupo investigador en un ensayo clínico promocionado por FIBICO (Fundación para la Investigación Biomédica de Córdoba). Actualmente en fase II pretende evaluar si la asociación del fármaco `Sarilumab´ al tratamiento estándar del Covid-19 en pacientes con neumonía y elevación de marcadores inflamatorios mejora su pronóstico, evitando la aplicación de técnicas invasivas como la intubación y ventilación mecánica. O sea, comprobar si este fármaco ayuda a disminuir el riesgo de progresión a insuficiencia respiratoria grave y necesidad de ingreso en UCI.

   Este mismo investigador es el referente principal en Valme para otro estudio multicéntrico de carácter nacional: `Características clínicas y epidemiológicas de los pacientes hospitalizados por COVID-19 en España´. Promovido por la SEIMC-FSG (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica-Fundación GeSIDA), tiene como objetivo recoger las características epidemiológicas, clínicas, pronósticas y el tratamiento de adultos hospitalizados por Covid-19 en España. Además de aportar una visión global de cuál ha sido la presentación clínica de esta enfermedad en nuestro país, también permitirá evaluar aspectos como el pronóstico, complicaciones o el impacto en la vida real de los tratamientos utilizados.

   Por lo que respecta a la participación europea de este grupo de investigación sevillano, por el momento está presente en el estudio `Collection of Clinical Data of Patients with COVID-19´. Con el investigador Juan Macías como referente y promovido por COMBACTE (Red Europea de Estudios de Resistencias), se basa en la recogida de casos de COVID-19 para contribuir a una base de datos internacional.

FORMACIÓN IMPLANTACIÓN BOMBAS DE INSULINA.jpg  Endocrinología es uno de los servicios clínicos del Hospital Universitario de Valme que acumula previamente a la crisis sanitaria experiencia en formación grupal y teleconsulta dentro del ámbito de la atención diabetológica. Las limitaciones presenciales para la asistencia sanitaria durante la pandemia han permitido intensificar dicha línea de trabajo en este centro, ampliando la complejidad de las prestaciones virtuales y consolidando la atención telemática más allá de la excepcionalidad actual.

   Como resultado de la progresiva incorporación de nuevas tecnologías en torno al abordaje de la Diabetes, el servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Valme inició una línea asistencial innovadora con un pequeño grupo de pacientes y de endocrinólogos. La educación diabetológica junto a la monitorización a distancia de glucosa y de las bombas de insulina fueron los apartados manejados telefónicamente de forma inicial. Sin embargo, ese grupo vinculado a la telemedicina ha ido creciendo en el último año dados los extraordinarios beneficios obtenidos para una patología prevalente en el contexto poblacional del área sur de Sevilla: gran extensión geográfica y municipios distantes de más de 60 kilómetros de su hospital de referencia, Hospital Universitario de Valme.

   La tecnología permite que el paciente descargue en su ordenador/móvil los datos a través de los cuales se monitoriza su evolución y que el endocrinólogo/enfermero, a distancia, realicen su seguimiento al respecto de la programación de la bomba o de las dosis/tipo de insulina en terapias con inyecciones subcutáneas de insulina.

Eficacia, eficiencia y satisfacción de la telemedicina aplicada a la Diabetes

  La experiencia adquirida ha permitido consolidar en este centro durante la pandemia una nueva organización asistencial, ampliando la complejidad de las prestaciones no presenciales en Diabetes. El resultado es eficacia, eficiencia y mayor satisfacción de sus usuarios.

 La eficiencia en la atención la avala las más de 3.000 teleconsultas llevadas a cabo en Diabetes desde el inicio de la alerta dentro del cómputo total del servicio de Endocrinología y Nutrición, cuyo balance para la globalidad de esta especialidad médica sobrepasa las 5.000 (patología tiroidea funcional, adrenal, hipofisaria...).

  Se trata de todas las consultas de revisión o recogida de resultados y también de la mayoría de las primeras consultas. En un porcentaje elevado de los casos, más del 70%, se han resuelto telefónicamente sin necesidad de requerir la presencia física del paciente. 

  Desde el día 13 de marzo, este servicio clínico ha mantenido la formación para colocación de sensores de monitorización continua de glucemia asociado a bomba (sistema integrado), la formación en renovación tecnológica de sistemas bomba-sensor y la formación de inicio de implantación de sistemas Flash. En este último caso, su seguimiento telemático ha estado favorecido a través del envío a domicilio de sensores flash, promovido desde el Servicio Andaluz de Salud y el Plan Andaluz de Diabetes. Como novedad, este hospital ha incluido la implantación de nuevas bombas de insulina con formación telemática. Ha sido una formación desde casa, encargándose el centro de gestionar los dispositivos y todo el material fungible para que fuera recibido directamente por los pacientes en su domicilio.

   Asimismo, se han implementado las videoconferencias para sesiones grupales de educación diabetológica, suspendidas en su forma presencial por el riesgo de contagio al inicio de la crisis sanitaria. 

   Además, a nivel de gestión interna, ha proseguido sin interrupción durante la alerta la consultoría telefónica diaria con atención Primaria. Una herramienta que permite la comunicación fluida entre ambos niveles asistenciales en beneficio de la continuidad asistencial de los pacientes.

Cerca de 1.500 pacientes se benefician en el sur de la provincia de Sevilla como usuarios potenciales

  Desde el Hospital Universitario de Valme se atiende a una población de 1.429 pacientes con diabetes Tipo 1,  claros usuarios potenciales de la telemedicina. La patología diabética (tipo 1, 2 y otros tipos de diabetes) supone el 60% de la actividad de este servicio clínico. 

   El balance satisfactorio lleva consigo que la línea de trabajo telemático potenciada durante la pandemia se mantenga en la normalización asistencial. Evita desplazamientos, agiliza tiempos de respuesta, descongestiona consultas y salas de espera y evita riesgo de contagios durante el proceso de transición.

   Las novedades que ha supuesto el trabajo telemático durante estos dos últimos meses es que la telemedicina ha pasado a ejercerse por todos los médicos del servicio que atienden Diabetes y por prácticamente todos los pacientes con bomba y/o monitorización continua de glucosa. Esto ha supuesto un esfuerzo importante de adaptación, tanto por parte de los profesionales como por los pacientes con menores conocimientos y habilidades en TICs.

  La nueva organización asistencial incorpora una sola visita presencial anual de alta resolución en la mayoría de los pacientes con Diabetes tipo 1. El mismo día, con atención por parte de endocrinólogo y enfermero educador, se extrae analítica de control, se realiza retinografía digital de cribado/exploración cribado pie diabético, se refuerza educación diabetológica y se hace la consulta médica. Por su parte, las visitas intermedias (tanto programadas, como a demanda del paciente por problemas/dudas clínicas que surgiesen), también se pueden mantener en forma no presencial.

   Precisamente, el grado de satisfacción de la asistencia y formación telemáticas en Diabetes que se están llevando a cabo en el Hospital Universitario de Valme es manifiesta por parte de los propios pacientes. Desde la Asociación de Diabetes de Morón agradecen al hospital por “saber adaptarse tan bien y tan rápido a la situación actual, intensificando la formación y asistencia desde nuestros domicilios”. Fabiola Rey es su presidenta y paciente de la Unidad de Diabetes de este hospital sevillano. Tiene 44 años de edad y diabetes tipo 1 desde los 12 años. Es paciente experta y formadora en escuela de pacientes. Desde su experiencia destaca lo “últil, práctico y cómodo de la vía telemática, especialmente para áreas sanitarias con pacientes distantes del hospital”.

     Según la responsable del servicio de Endocrinología, Mª Victoria Cózar, “el área sur de Sevilla ha vivido una transformación digital espectacular en un corto período de tiempo, con formación en tiempo récord,  apoyada en la motivación inducida por la necesidad de evitar desplazamientos, pero también en la implicación de los profesionales y la colaboración de los usuarios”.

  ambulancia SUAP SUR SEVILLA.JPGFrente a la significativa disminución experimentada de la frecuentación a las Urgencias hospitalarias y puntos de urgencias fijos de los centros de atención primaria durante la fase aguda de la pandemia, la demanda asistencial de las urgencias movilizables del sur de la provincia de Sevilla no se ha visto afectada. Durante los meses de marzo y abril de 2020 han cursado idéntica actividad con respecto al mismo período del año anterior, rozando las 4.000 activaciones asistenciales en ambos períodos anuales.

  En el ámbito que sí se ha registrado un cambio frente a la dinámica habitual, y posiblemente por efecto del temor al contagio por coronavirus, ha sido en las patologías que han desencadenado la demanda de la asistencia urgente en domicilio para la atención primaria. En ambos meses de 2019 la patología más demandante fue la dificultad respiratoria, en el contexto de la repercusión entre alérgicos de la estación primaveral. Dicha patología estuvo seguida de las alteraciones de consciencia, mareos y síncopes.

  En los meses de marzo y abril de 2020 la patología respiratoria ha mantenido su incidencia habitual, enmarcada en la dinámica de las consecuencias clínicas de las enfermedades alérgicas y no se han incrementado por Covid. Sin embargo, la patología que ha acusado un gran incremento ha sido la fiebre. Concretamente, se ha registrado una subida superior al triple de las activaciones urgentes del mismo período del año anterior. Los equipos movilizables de atención primaria del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla han contabilizado hasta un total de 378 atenciones domiciliarias por caso de fiebre, mientras que en el mismo período de 2019 apenas fueron 110 las demandas cursadas por este motivo. Por su parte, después de la fiebre, las patologías que han generado mayor demanda después de la fiebre han sido el malestar general y la dificultad respiratoria.

   Por lo que respecta a las ubicaciones donde se ha localizado la mayor demanda de asistencia urgente domiciliaria en los meses de marzo y abril de 2020, están encabezadas por Dos Hermanas (461 asistencias), seguida de Alcalá de Guadaira (con 451 asistencias); mientras que Morón de la Frontera es la de menor demanda con 197 registros.

     El dispositivo de equipos movilizables está integrado en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. Conjuntamente con los puntos de urgencias fijos instalados en los centros de atención primaria, lo conforman un total de 72 profesionales entre médicos, profesionales de enfermería más 36 técnicos de emergencias.

   La atención urgente movilizable se lleva a cabo a través de nueve equipos dotados de ambulancias medicalizadas y que dan cobertura a una extensa área poblacional. Las zonas básicas de salud a las que dan cobertura son las siguientes: Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Lebrija, Morón de la Frontera, Los Palacios, Utrera, Las Cabezas de San Juan y Arahal.

  quirofano3.JPGLa eficiente planificación del Bloque Quirúrgico del Hospital Universitario de Valme tiene como resultado que durante esta pandemia no se haya diferido ninguna cirugía oncológica, no demorable o urgente dentro de una situación de enorme complejidad que ha requerido de circuitos diferenciados y de un protocolo exhaustivo para salvaguardar la seguridad de pacientes y profesionales durante el proceso quirúrgico.

   Desde el día 16 de marzo hasta el 4 de mayo se ha priorizado las patologías oncológicas y los procesos no demorables en la actividad programada, además de asumir las cirugías de urgencia y los casos de pacientes infectados por COVID-19 que no podían esperar. De este modo, y según detalla la jefa de servicio del Bloque Quirúrgico, Mercedes Echevarría, “con apenas un 61% de la activación de los quirófanos, debido a la excepcional situación sanitaria, el Hospital Universitario de Valme ha logrado llevar a cabo más de 500 cirugías”.

   El volumen mayor de la actividad quirúrgica programada ha correspondido a procesos oncológicos con un total de 280 pacientes; mientras que los procesos no demorables han ascendido a 180 y las cirugías urgentes a casi un centenar. Por especialidades quirúrgicas, Cirugía General es la de mayor actividad en procesos oncológicos, seguida de Ginecología, Urología, ORL y Dermatología.

 Por su parte, las cirugías no oncológicas, pero no sujetas a demoras, han estado encabezadas por Traumatología. Una especialidad con una intensa actividad, habiendo llegado a operar cerca del centenar de fracturas óseas, con la apertura de quirófanos incluso de tarde, para dar respuesta a las necesidades que han ido surgiendo en la población. Las fracturas en el anciano son una de las grandes demandas en la traumatología de Valme, dado que se cubre un área sanitaria con gran cantidad de residencias de mayores. A continuación, Oftalmología le sigue en actividad no oncológica no demorable, con intervenciones complejas de retina, y Cirugía Vascular, cuyos procedimientos no han visto reducida su actividad con 40 intervenciones.

 Por lo que respecta a cirugía en pacientes Covid-19, se han intervenido quirúrgicamente a dos pacientes de Cirugía General, dos de traumatología y se han atendido a otros tres pacientes en procedimientos de radiodiagnóstico.

Reconversión de los recursos del Bloque Quirúrgico durante fase aguda Covid-19

    En la fase aguda de esta pandemia ha sido fundamental la adaptación de los recursos hospitalarios al aumento de la presión asistencial de pacientes con coronavirus. De este modo, se han post-puesto cirugías programadas no urgentes, pruebas de imagen demorables, activación de la teleconsulta y creación de plantas de hospitalización Covid. En el caso del Bloque Quirúrgico, el Hospital de Valme ha llevado a cabo varias actuaciones.

   Como resultado del descenso de la actividad programada no urgente, se han cedido espacios físicos a la UCI (Hospital de Día Quirúrgico y la Unidad de Recuperación Post-anestésica, según necesidades). También ha cedido material y sus profesionales han participado en las tareas de monitorización en la UCI. Además, también se han montado de forma puntual dos quirófanos en salas de recuperación post-anestésica al objeto de rentabilizar recursos sin necesidad de interferir en la programación quirúrgica.

    Destacar que desde el Bloque Quirúrgico se ha continuado prestando atención anestésica en el servicio de Enfermedades Digestivas para la sedación de pacientes en pruebas invasivas. Igualmente se ha  mantenido a demanda la asistencia anestésica en el servicio de Radiodiagnóstico para llevar a cabo pruebas complejas. Y, de igual modo, las consultas de Pre-anestesia (complementarias para los actos quirúrgicos), no se han suspendido y se han realizado a través de la vía telemática.

   Por otro lado, y debido a la cesión de equipos del Bloque Quirúrgico a la UCI (monitorización y respiradores), la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) se había suspendido. Desde el día 4 de mayo, con el repliegue de recursos destinados a COVID por el descenso del número de estos pacientes y el proceso de desescalada en los centros hospitalarios, también se está recuperando la CMA de forma escalonada.

  Desde el área del Bloque Quirúrgico agradecen a los servicios quirúrgicos de este hospital sevillano la excelente coordinación entre los equipos de trabajo y la implicación de los profesionales para conseguir tan satisfactorios resultados de actividad y con plenas garantías de seguridad.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta