Interconsultas hospitalarias.jpg
La Dirección Asistencial del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, junto a su servicio de Atención a la Ciudadanía, ha impulsado una importante medida que pondera su liderazgo como centro en la materialización de las iniciativas corporativas dirigidas a la eliminación del papel en los hospitales. Se trata de la sustitución del formato impreso por el electrónico en las derivaciones de las interconsultas entre las diferentes especialidades médicas hospitalarias.

   Estas interconsultas tienen por objetivo la comunicación entre dos profesionales médicos de diferentes especialidades y áreas de conocimiento en donde el solicitante requiere la opinión sobre alguna patología del paciente, bien por la complejidad, severidad o alta especialización.

   Hasta el momento, y en la mayoría de los centros hospitalarios, este trámite se realiza a través del papel. El mismo se gestiona mediante las áreas administrativas de cada servicio clínico, con la consiguiente movilización en muchas ocasiones del propio usuario que formaliza la solicitud. Sin embargo, a partir del presente mes de julio los facultativos del Hospital Universitario de Valme han asumido esta gestión de forma directa, vía electrónica, aportando importantes ventajas.

   Al respecto, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, reconoce y agradece el esfuerzo realizado por los más de 30 servicios clínicos hospitalarios para la materialización de este cambio en la dinámica de trabajo, traducido en una importante mejora para los ciudadanos del área sur de la provincia de Sevilla.

Evita el desplazamiento de 6.300 usuarios cada mes

   Cada mes, este hospital sevillano registra una media de 6.300 derivaciones entre las diferentes especialidades médicas hospitalarias. Una gestión que, al cambiar su forma de tramitación, ha supuesto la correspondiente desburocratización administrativa en favor de la eficiencia y calidad asistencial.

   Por un lado, supone una importante mejora de la accesibilidad ciudadana en la atención hospitalaria, puesto que minimiza el tiempo de espera con respecto al proceso anterior de la derivación entre especialistas. Ahora se lleva a cabo en tiempo real entre el mismo facultativo solicitante y el servicio médico receptor, sin esperas administrativas en el procedimiento. Luego, se traduce en agilidad y rapidez para la asignación de cita a la consulta del nuevo especialista.

   Asimismo, potencia la seguridad del paciente al quedar registrada la gestión en la historia clínica digital, evitar el riesgo de extravío del documento en formato papel y, en tiempos de Covid, aportar como valor añadido el evitar esperas en colas por parte del ciudadano para solicitar cita de 75.600 usuarios al año. Pacientes que tenían que desplazarse a la gestoría del usuario o a la administración de los servicios clínicos para realizar esta gestión. Por tanto, esta medida también incide como medida protectora frente al Covid-19 con la menor exposición a contagios tanto para los pacientes como los profesionales que intervenían en estos trámites.

   Además, esta dinámica también potencia la confidencialidad de la información clínica y la protección de datos al evitar su circulación en papel y, por el contrario, registrarse todo en formato electrónico.

   Destacar que el Hospital Universitario de Valme ha sido pionero en la implantación de sistemas de información corporativos gracias al alto grado de implicación y el esfuerzo de sus profesionales. Es el caso de la implantación de la Historia Clínica Electrónica, la digitalización de las derivaciones de Atención Primaria o las solicitudes de pruebas diagnósticas, como Laboratorio Clínico, Microbiología o Diagnóstico por la Imagen.

Consulta Oncología Cutánea.jpgDesde mediados de marzo hasta finales de junio, el servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Valme ha llevado a cabo el mismo volumen de intervenciones quirúrgicas que en el período del año anterior dentro de una situación de enorme complejidad marcada por la crisis sanitaria. Una eficiente actividad que ha permitido no incrementar la lista de espera de pacientes y normalizar de forma precoz el funcionamiento del servicio.

  En torno a 200 cirugías de tumores malignos de piel han realizado sus dermatólogos en poco más de tres meses con un registro de actividad que no se ha visto mermado por la pandemia. La dificultad de la situación por el Covid-19 se enfrentó mediante circuitos diferenciados y un protocolo exhaustivo para salvaguardar la seguridad de pacientes y profesionales durante el proceso quirúrgico.

   Según se jefe de servicio, Jerónimo Escudero, “ha sido fundamental la implicación y colaboración de los profesionales en las circunstancia vividas junto a la excelente planificación del bloque quirúrgico”. Este servicio médico reorganizó su actividad asistencial dentro del Plan de Contingencia de este hospital sevillano, donde se post-pusieron operaciones programadas no urgentes. Las consultas externas pasaron a su mayoría a hacerse de forma telemática y sólo se cursaron en la modalidad presencial las que según criterio de los especialistas se  requerían así.

  En esta dinámica, según indica Jerónimo Escudero, “reestructuramos nuestra actividad asumiendo jornadas quirúrgicas, cuya programación anterior a la pandemia estaba dirigida a patologías no urgentes y que fueron suspendidas, para operar  patología tumoral con las máximas garantías de seguridad”.  Como consecuencia, durante este período crítico no se ha diferido ninguna cirugía oncológica, no demorable, ofreciendo respuestas eficaces a los ciudadanos.

Cerca de medio millar de tumores cutáneos diagnosticados al año

   El servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Valme dispone de una consulta monográfica de Oncología Cutánea, integrada por las dermatólogas María Isabel Coronel y Ana Lorente. A la misma se derivan los pacientes con sospecha de cáncer de piel desde atención primaria. En este dispositivo asistencial se lleva a cabo el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de esta patología en coordinación con los servicios de Anatomía Patológica, Oncología Médica y Cirugía General para la consecución de un abordaje integral de la patología maligna.

   Anualmente, el Hospital Universitario de Valme diagnostica cerca de medio millar de casos de cáncer de piel en el Área Sur de la provincia de Sevilla. El más frecuente es el cáncer cutáneo no melanoma, entre los que se encuentran el carcinoma basocelular (el más numeroso, copando más del 80%) seguido del carcinoma escamoso (14%). El de mayor mortalidad es el melanoma con el 6% de los casos, siendo el menos frecuente pero el más peligroso por ser el causante de la mortalidad en casi dos terceras partes de los pacientes afectados.

Gran utilidad de la herramienta corporativa `Mercurio´ para las consultas telemáticas

   Paralelamente a la actividad quirúrgica, y durante el citado período, este servicio clínico ha llevado a cabo un total de 300 consultas telemáticas con el objetivo de garantizar la máxima protección y seguridad a profesionales y usuarios. En esta nueva dinámica de protagonismo de la telemedicina ha sido de gran utilidad una nueva herramienta informática, denominada `Mercurio´, con resultados muy positivos, tanto para el facultativo como para el ciudadano.

 Mercurio ha sido creada a nivel corporativo para el envío seguro de archivos entre profesionales y ciudadanos, con extraordinario beneficio en aquellos casos en los que el profesional sanitario considera necesario solicitar al paciente información y que éste puede enviar desde su teléfono móvil. 

 De este modo, el paciente recibe un SMS en su móvil sin tener que descargar ninguna aplicación adicional y puede responder a él con una imagen (por ejemplo, de una herida o cualquier otra lesión y también con un archivo de video, audio o un PDF que el profesional pueda demandarle).

trabajadoras sociales montaje.jpgAdemás de la actividad asistencial, desde los centros sanitarios también se intentan resolver los problemas sociales de sus pacientes en el marco de una labor que aporta atención integral a los colectivos vulnerables; pero que es casi invisible por ser frecuentemente desconocida por la mayoría de la sociedad. En el contexto Covid-19 esta labor ha adquirido una trascendencia aún mayor, convirtiéndose estos profesionales en el apoyo fundamental para afrontar la recuperación.
     
   Ante la situación de emergencia sanitaria y social provocada por el Covid-19, el grupo de 25 trabajadores sociales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla trazó al inicio de la pandemia un programa de atención estratégica que se ha aplicado en los distintos dispositivos sanitarios: atención primaria, atención hospitalizada y en la red de salud mental.

   Dentro de un ámbito de intervención preventiva y asistencial muy extenso, estos profesionales han atendido prioritariamente las situaciones de especial vulnerabilidad, adaptándose a las instrucciones de la organización sanitaria mediante el teletrabajo o la actividad presencial.

Atendidas 4.080 personas en atención primaria

   En atención primaria, los trabajadores sociales que cubren los 33 centros de salud del sur de la provincia de Sevilla han atendido un volumen de 4.080 personas. De ellas, 2.685 han correspondido a perfiles de vulnerabilidad, tras haber sido detectados precozmente. Por orden de razones que han precisado la intervención de trabajadores sociales sanitarios, es la siguiente: la mayoría se relacionan con personas que viven solas, le siguen cuidadores exclusivos, candidatos a Gruse (Grupos Socioeducativos), población sin recursos económicos básicos, personas extranjeras sin cobertura sanitaria, menores en riesgo, infravivienda o hacinamiento, personas con deterioro mental grave, violencia de género, hábitos adictivos, personas en proceso de duelo y comunicación con pacientes aislados en centros residenciales.

   El resto de consultas se deben a otros motivos no menos importantes, tales como la tramitación de interrupciones voluntarias del embarazo, asesoramiento sobre Ley de Dependencia, Servicio de Ayuda a Domicilio, valoración de ingreso urgente en centro residencial, información y/ o tramitación de Tarjeta 65 Junta y Teleasistencia, abordaje de problemas socio-familiares, gestantes adolescentes y/o vulnerables, personas con trastornos mentales leves; información sobre discapacidad y prestaciones derivadas de su obtención.
   Además, una actuación muy importante por parte de este colectivo profesional en esta crisis sanitaria ha sido su participación en el Estudio Nacional Epidemiológico del Covid-19 del Ministerio de Sanidad. Han colaborado en la captación de las familias seleccionadas y realización de encuestas, potenciando la participación elevada de las familias. Paralelamente, han apoyado en el seguimiento y volcado de datos en la plataforma habilitada.

   A ello sumar intervenciones específicas en relación al Covid-19: seguimiento telefónico de participantes en Gruses debido a la cancelación de los talleres, coordinación socio-sanitaria con trabajadores sociales de centros residenciales, participación en comisiones especiales de ayuntamientos o reuniones con motivación terapéutica para profesionales en el abordaje de la situación emocional, entre otras.

Asunción hospitalaria del impacto Covid junto a situaciones de vulnerabilidad social agravada por la enfermedad

   Al igual que en el resto de trabajadores sociales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, desde la Unidad de Trabajo Social Hospitalario de Valme y El Tomillar se han cumplido las medidas de protección desarrollando la actividad en las modalidades presencial y telemática. En el ámbito hospitalario se ha compatibilizado la atención de situaciones propias de trabajo social sanitario con las necesitadas de intervención surgidas en torno a la pandemia.

  En consecuencia, las cinco trabajadores sociales del medio hospitalario del sur de la provincia sevillana han continuado atendiendo, al margen de la situación Covid, a los pacientes con vulnerabilidad social agravada por su enfermedad. Es el caso de pacientes que han precisado la gestión de la Ley de la Dependencia, situaciones de violencia de género, menores en situación de riesgo social por familias desestructuradas,…

   Por su parte, entre las actuaciones realizadas vinculadas directamente a la pandemia, destacan: información sobre alta de pacientes Covid-19 procedentes de centros residenciales, protocolización de la intervención en centros residenciales del área sur de Sevilla, revisión de documentación en relación a la pandemia, llamadas a pacientes y familiares de pacientes para valoración en el marco del procedimiento de gestión social y derivaciones en relación a procedimiento de emergencia social.

Trabajo en red de forma telemática desde Salud Mental

   Durante el período crítico de la pandemia, la labor desarrollada desde Trabajo Social del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ha contado con una estrecha coordinación entre los diferentes dispositivos asistenciales. En Salud Mental la coordinación también se ha extendido a profesionales de recursos terciarios: Unidades de Salud Mental Infanto-Juvenil, hospitales de día, comunidades terapéuticas de salud mental y unidades de hospitalización. Además a otros recursos especializados, como drogodependencias, residencias de mayores, protección a la familia y equipos de tratamiento familiar.

   También ha sido intensa la coordinación con recursos comunitarios en general, Servicio de Ayuda a Domicilio y Dependencia, principalmente, para solventar situaciones de vulnerabilidad y riesgo social agravados por la situación de alarma sanitaria.

  Los trabajadores sociales han mantenido un seguimiento continuado de trabajo en red de forma telemática a pacientes y familiares que por su perfil y características lo han requerido, sobre todo en pacientes incluidos en el proceso de Trastorno Mental Grave. Dentro de este colectivo con especial dedicación a pacientes mayores que viven solos y se vieron sin los apoyos con los que contaban con anterioridad, pacientes con menores y jóvenes a su cargo junto a pacientes con patología dual. Asimismo, se ha atendido de forma telemática a distintos pacientes y familiares que formaban parte de Grupos Terapéuticos de Recuperación junto a colectivos con necesidades especiales, como los incluidos en el Proceso de Intervención Temprana de Psicosis.

   Además, estos profesionales han llevado a cabo la búsqueda y gestión de recursos residenciales temporales y albergues, así como recursos residenciales para pacientes en situación de exclusión social. Del mismo modo, han participado en un Protocolo de Intervención con menores de Padres Separados.

Importante dinámica de coordinación

   Por otro lado, dentro del Programa de Atención Estratégica ante la situación de emergencia sanitaria y social Covid-19, hay que destacar la importancia de los sistemas de coordinación. Principalmente, entre niveles de atención sanitaria (atención primaria, hospitalaria y salud mental), fomentando el vehículo de comunicación y sus correspondientes sinergias.

   A ello unir el gran volumen de coordinación establecido con organismos e instituciones no sanitarios. En el ámbito público: servicios sociales comunitarios, concejalías de Bienestar Social y de Salud de los ayuntamientos, equipos de Tratamiento Familiar, Centros de Información a la Mujer, Fiscalía de Protección de Menores, Fiscalía de Discapacidades, Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia, Policía Local, albergues, centros de tratamientos de adicciones y recursos de drogodependencia así como Protección Civil.

   En cuanto a la coordinación materializada con ONGs y entidades sociales sin ánimo de lucro, destacan: Cáritas, Cruz Roja Española, AECC, Banco de Alimentos, Fundación San Camilo, ADIMA, CEAR y Plataforma de Voluntariado.

   ZONA DE LIMPIO.JPG
El servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, dirigido por Lourdes Grande, ha llevado a cabo la renovación de su Unidad de Reprocesamiento de Endoscopia Digestiva, convirtiéndose en el hospital del Sistema Sanitario Público de Andalucía con el modelo más innovador y la tecnología más moderna en este ámbito. A través de un equipamiento valorado en 250.000 euros y una adaptación de espacios pormenorizada para cada fase del proceso, este centro dispone de una unidad con los máximos estándares de calidad y seguridad del material endoscópico.

   La endoscopia gastrointestinal ha pasado de ser un mero procedimiento exploratorio y diagnóstico inicial a incorporar técnicas para biopsias, realizar pequeñas intervenciones (polipectomías) e incluso intervenir tumores (mucosectomías  y disección submucosa). El carácter diagnóstico-terapéutico de la misma se basa en un material con una estructura compleja, tubos con canales y superficies internas que dificultan el acceso manual para la limpieza. A ello se suma la composición de su material, altamente sensible al calor, y cuyo reprocesamiento de un paciente a otro precisa de equipos especializados que no los dañen. Al respecto, el hospital sevillano se ha dotado de la más novedosa tecnología que incluye el proceso de limpieza, desinfección, esterilización, secado y almacenaje de los tubos endoscópicos; cuyas técnicas logran aunar la máxima seguridad del material empleado con el paciente, reduciendo riesgos asociados al reprocesamiento, y el incremento de la vida de los endoscopios.

  La instalación de esta nueva tecnología incorpora una dinámica de trabajo automatizada de los procesos de lavado manual, que lleva pareja la reorganización del espacio para el reprocesamiento de los tubos endoscópicos. De ahí que se haya realizado una intervención arquitectónica para distribuir el espacio, con zonas bien diferenciadas (zonificación) de cada una de las fases para reducir contaminaciones cruzadas de endoscopios por contacto con superficies.

Modelo con diferenciación de zonas para cada ciclo del proceso y trazabilidad del material empleado

   Destacar que el nuevo modelo implantado incluye la trazabilidad de los tubos endoscópicos, permitiendo certificar la correcta desinfección y esterilización del material, más apremiante todavía en tiempos de Covid-19. A través de la trazabilidad, un registro informático identifica  los técnicos en cuidados auxiliares que han realizado estas tareas en cada endoscopio, el paciente en el que se ha empleado, el profesional que lo ha utilizado y el equipo procesado.

   Destacar, asimismo, que previo al proceso se ha instalado unos sistemas de prefiltrado y filtrado de agua con la finalidad de garantizar la calidad del agua. El ciclo inicial se corresponde con el Prevalado, previo al reprocesado del material. Para ello, se ha creado un espacio `Pre-cleanning´ siguiendo las recomendaciones europeas de entidades de reconocido prestigio del sector. Esta fase consta de tres equipos de prelavado, cuya seguridad está reforzada a través de una barrera de doble puerta de los equipos y el acceso a los mismos por habitáculos diferentes.

   La doble puerta de los equipos se comunica con el habitáculo contiguo donde están cuatro lavadoras de alta desinfección y un quinto equipo de esterilización, todos ellos ubicados en la zona calificada de limpio. Las lavadoras están homologadas según la Norma UNE-EN ISO 15883-4, específica para este tipo de lavado. Las lavadoras innovan con el uso de ácido peracético, que permite conseguir a baja temperatura el lavado y la alta desinfección. Y también, de forma novedosa, la esterilizadora trabaja con procesador líquido a baja temperatura mediante peróxido de hidrógeno.

   Una vez lavados y esterilizados de forma automatizada, los endoscopios pasan al proceso de secado y almacenaje en dos armarios preparados para ello. Su capacidad les permite albergar un total de 16 endoscopios que conservan las condiciones asépticas durante un máximo de 720 horas. Destacar también en este apartado la seguridad aportada con la incorporación de filtros HEPA H14, que garantizan los endoscopios descontaminados durante este tiempo. Este modelo zonificado se completa con un sistema de carros para el transporte de los endoscopios en los espacios definidos de limpio/sucio y aseguran el transporte en condiciones seguras.

Recuperación precoz del ritmo de actividad anterior a la pandemia en procedimientos endoscópicos

   Según la supervisora del servicio de Aparato Digestivo, Mª José Garrido, “la remodelación de la Unidad de Reprocesamiento Endoscópico ha permitido optimizar el uso de las salas de intervencionismo digestivo, además de aportar las máximas cotas de calidad y seguridad en los procedimientos, un valor añadido en tiempos Covid-19”.  Destaca que “como resultado de esta actuación de mejora, la unidad ha podido recuperar de forma precoz el volumen de actividad que se desarrollaba previamente a la pandemia”.

    En esta renovación ha sido importante para alcanzar el ritmo de actividad anterior a la crisis sanitaria la reorganización de las tareas asignadas al equipo de auxiliares de enfermería. De tal forma que, la dinámica de trabajo instaurada con el nuevo equipamiento, incluye la dotación de una auxiliar de enfermería más en el equipo de Endoscopia. Este refuerzo profesional se dedica al manejo del reprocesamiento del material endoscópico, liberando al resto de sus compañeras de esta tarea que se centran en la actividad de las salas donde tienen lugar los procedimientos endoscópicos con los pacientes. Como resultado, la actividad endoscópica se agiliza,  permitiendo reorganizar las agendas con más pacientes y mayor actividad.

   El equipo de Endoscopia Digestiva del Hospital Universitario de Valme está formado por cinco facultativos, cinco enfermeras y cinco auxiliares de enfermería. Anualmente, realiza un total de 9.000 procedimientos endoscópicos (4.000 gastroscopias y 5.000 colonoscopias). Para ello dispone de tres salas para estos procedimientos.

Renovación tecnológica de los vídeos-procesadores y pantallas de las salas endoscópicas
   
   Además de la renovación de la Unidad de Reprocesamiento de Endoscopia Digestiva, también se ha actuado en las Salas de Endoscopia con la actualización tecnológica de los vídeo-procesadores y pantallas. Se han sustituido por equipo de última generación permitiendo mayor calidad de imagen, en formato de alta definición Full DD. De tal modo que durante la realización del procedimiento los endoscopistas disponen de una imagen con más resolución que aporta mayor precisión al diagnóstico.

   Asimismo, se ha incrementado la infraestructura con una torre endoscópica móvil para urgencias, que se une a las tres fijas disponibles en las salas de procedimientos. Esta adquisición supone trabajar con un recurso más, equivalente a una cuarta sala, adaptado a casos de urgencia y también de aplicación en intervencionismo para quirófano.

   Según la jefa de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Valme, Lourdes Grande, “la actuación llevada a cabo supone el aporte del grado máximo de excelencia a la Unidad de Endoscopia al optimizar sus estándares de eficiencia asistencial mediante la instalación de la tecnología más vanguardista existente en la actualidad, lo cual nos convierte en el primer hospital público andaluz que dispone de ella con el modelo organizativo más innovador”.


trabajador social con GRUSE.JPGEl centro de salud `Don Paulino García Donas´ de Alcalá de Guadaira, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ha retomado la viabilidad de los Grupos Socioeducativos de Atención Primaria (GRUSE) de entre las limitaciones del Covid. Su trabajador social, Rafael García Galán, ha potenciado la reactivación del Proyecto GRUSE, tras la parada en tiempos Covid, a través de la videoconferencia como herramienta que permite su continuidad salvando la distancia física.

Los GRUSE son una estrategia de promoción de la salud de la Consejería de Salud y Familias, incluida en la cartera de servicios de Atención Primaria. Está destinada a fomentar los activos para la salud y el bienestar emocional de la población andaluza. Se trata de una estrategia grupal socio-educativa para potenciar los talentos y habilidades personales de las personas destinatarias, y la utilización de los activos comunitarios disponibles en su entorno e incrementar así su capacidad de afrontamiento ante las dificultades de la vida cotidiana.

Dado su carácter grupal, es una actividad suspendida desde el inicio de la pandemia, abocada a comunicación grupal vía whaatsApp. Sin embargo, García Galán observó en estos grupos recaídas de sus usuarios como consecuencia de la propia crisis sanitaria: ansiedad, tristeza, aumento del dolor,… Ante esta realidad y la imposibilidad de la celebración de talleres, inició en el mes de mayo videoconferencias, a modo de Gruse.
Desde entonces ya han celebrado siete sesiones. Cada martes, y durante 90 minutos, llevan a cabo una sesión virtual con el objetivo virado hacia: vivencias del confinamiento, las relaciones familiares, las emociones vividas y la comunicación con la familia. Según García Galán, las siete mujeres que cada semana acude a la cita telemática califican de muy satisfactoria esta experiencia convertida en piloto mientras llega la normalización. Ya habían vivido la experiencia Gruse, pero a causa de esta nueva realidad de la pandemia comenzaban a vivir experiencias negativas.


El perfil de población destinataria de esta estrategia son personas con malestar psicosocial que, en la mayoría de los casos, acuden a consulta en los centros de salud. Los talleres se desarrollan bajo la organización de un trabajador social del centro sanitario, abordándose temas como las emociones, la autoestima, el pensamiento, la comunicación, técnicas de resolución de problemas,… y otros temas relacionados con el objetivo de que sus usuarios adquieran habilidades para un afrontamiento saludable de las dificultades de la vida cotidiana. Todo ello además de dotarles de factores protectores para la salud mental mediante el aprendizaje de habilidades asertivas y emocionales.


Precisamente la nueva experiencia no es exactamente Gruse, dado que su objetivo es reforzar lo aprendido en los talleres como tales trabajando emociones, la comunicación asertiva, la motivación o la autoestima con el objetivo de crear, en definitiva, un espacio sano donde los usuarios puedan expresar y ser comprendidos por otros.


CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta