ZONA DE LIMPIO.JPG
El servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, dirigido por Lourdes Grande, ha llevado a cabo la renovación de su Unidad de Reprocesamiento de Endoscopia Digestiva, convirtiéndose en el hospital del Sistema Sanitario Público de Andalucía con el modelo más innovador y la tecnología más moderna en este ámbito. A través de un equipamiento valorado en 250.000 euros y una adaptación de espacios pormenorizada para cada fase del proceso, este centro dispone de una unidad con los máximos estándares de calidad y seguridad del material endoscópico.

   La endoscopia gastrointestinal ha pasado de ser un mero procedimiento exploratorio y diagnóstico inicial a incorporar técnicas para biopsias, realizar pequeñas intervenciones (polipectomías) e incluso intervenir tumores (mucosectomías  y disección submucosa). El carácter diagnóstico-terapéutico de la misma se basa en un material con una estructura compleja, tubos con canales y superficies internas que dificultan el acceso manual para la limpieza. A ello se suma la composición de su material, altamente sensible al calor, y cuyo reprocesamiento de un paciente a otro precisa de equipos especializados que no los dañen. Al respecto, el hospital sevillano se ha dotado de la más novedosa tecnología que incluye el proceso de limpieza, desinfección, esterilización, secado y almacenaje de los tubos endoscópicos; cuyas técnicas logran aunar la máxima seguridad del material empleado con el paciente, reduciendo riesgos asociados al reprocesamiento, y el incremento de la vida de los endoscopios.

  La instalación de esta nueva tecnología incorpora una dinámica de trabajo automatizada de los procesos de lavado manual, que lleva pareja la reorganización del espacio para el reprocesamiento de los tubos endoscópicos. De ahí que se haya realizado una intervención arquitectónica para distribuir el espacio, con zonas bien diferenciadas (zonificación) de cada una de las fases para reducir contaminaciones cruzadas de endoscopios por contacto con superficies.

Modelo con diferenciación de zonas para cada ciclo del proceso y trazabilidad del material empleado

   Destacar que el nuevo modelo implantado incluye la trazabilidad de los tubos endoscópicos, permitiendo certificar la correcta desinfección y esterilización del material, más apremiante todavía en tiempos de Covid-19. A través de la trazabilidad, un registro informático identifica  los técnicos en cuidados auxiliares que han realizado estas tareas en cada endoscopio, el paciente en el que se ha empleado, el profesional que lo ha utilizado y el equipo procesado.

   Destacar, asimismo, que previo al proceso se ha instalado unos sistemas de prefiltrado y filtrado de agua con la finalidad de garantizar la calidad del agua. El ciclo inicial se corresponde con el Prevalado, previo al reprocesado del material. Para ello, se ha creado un espacio `Pre-cleanning´ siguiendo las recomendaciones europeas de entidades de reconocido prestigio del sector. Esta fase consta de tres equipos de prelavado, cuya seguridad está reforzada a través de una barrera de doble puerta de los equipos y el acceso a los mismos por habitáculos diferentes.

   La doble puerta de los equipos se comunica con el habitáculo contiguo donde están cuatro lavadoras de alta desinfección y un quinto equipo de esterilización, todos ellos ubicados en la zona calificada de limpio. Las lavadoras están homologadas según la Norma UNE-EN ISO 15883-4, específica para este tipo de lavado. Las lavadoras innovan con el uso de ácido peracético, que permite conseguir a baja temperatura el lavado y la alta desinfección. Y también, de forma novedosa, la esterilizadora trabaja con procesador líquido a baja temperatura mediante peróxido de hidrógeno.

   Una vez lavados y esterilizados de forma automatizada, los endoscopios pasan al proceso de secado y almacenaje en dos armarios preparados para ello. Su capacidad les permite albergar un total de 16 endoscopios que conservan las condiciones asépticas durante un máximo de 720 horas. Destacar también en este apartado la seguridad aportada con la incorporación de filtros HEPA H14, que garantizan los endoscopios descontaminados durante este tiempo. Este modelo zonificado se completa con un sistema de carros para el transporte de los endoscopios en los espacios definidos de limpio/sucio y aseguran el transporte en condiciones seguras.

Recuperación precoz del ritmo de actividad anterior a la pandemia en procedimientos endoscópicos

   Según la supervisora del servicio de Aparato Digestivo, Mª José Garrido, “la remodelación de la Unidad de Reprocesamiento Endoscópico ha permitido optimizar el uso de las salas de intervencionismo digestivo, además de aportar las máximas cotas de calidad y seguridad en los procedimientos, un valor añadido en tiempos Covid-19”.  Destaca que “como resultado de esta actuación de mejora, la unidad ha podido recuperar de forma precoz el volumen de actividad que se desarrollaba previamente a la pandemia”.

    En esta renovación ha sido importante para alcanzar el ritmo de actividad anterior a la crisis sanitaria la reorganización de las tareas asignadas al equipo de auxiliares de enfermería. De tal forma que, la dinámica de trabajo instaurada con el nuevo equipamiento, incluye la dotación de una auxiliar de enfermería más en el equipo de Endoscopia. Este refuerzo profesional se dedica al manejo del reprocesamiento del material endoscópico, liberando al resto de sus compañeras de esta tarea que se centran en la actividad de las salas donde tienen lugar los procedimientos endoscópicos con los pacientes. Como resultado, la actividad endoscópica se agiliza,  permitiendo reorganizar las agendas con más pacientes y mayor actividad.

   El equipo de Endoscopia Digestiva del Hospital Universitario de Valme está formado por cinco facultativos, cinco enfermeras y cinco auxiliares de enfermería. Anualmente, realiza un total de 9.000 procedimientos endoscópicos (4.000 gastroscopias y 5.000 colonoscopias). Para ello dispone de tres salas para estos procedimientos.

Renovación tecnológica de los vídeos-procesadores y pantallas de las salas endoscópicas
   
   Además de la renovación de la Unidad de Reprocesamiento de Endoscopia Digestiva, también se ha actuado en las Salas de Endoscopia con la actualización tecnológica de los vídeo-procesadores y pantallas. Se han sustituido por equipo de última generación permitiendo mayor calidad de imagen, en formato de alta definición Full DD. De tal modo que durante la realización del procedimiento los endoscopistas disponen de una imagen con más resolución que aporta mayor precisión al diagnóstico.

   Asimismo, se ha incrementado la infraestructura con una torre endoscópica móvil para urgencias, que se une a las tres fijas disponibles en las salas de procedimientos. Esta adquisición supone trabajar con un recurso más, equivalente a una cuarta sala, adaptado a casos de urgencia y también de aplicación en intervencionismo para quirófano.

   Según la jefa de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Valme, Lourdes Grande, “la actuación llevada a cabo supone el aporte del grado máximo de excelencia a la Unidad de Endoscopia al optimizar sus estándares de eficiencia asistencial mediante la instalación de la tecnología más vanguardista existente en la actualidad, lo cual nos convierte en el primer hospital público andaluz que dispone de ella con el modelo organizativo más innovador”.


trabajador social con GRUSE.JPGEl centro de salud `Don Paulino García Donas´ de Alcalá de Guadaira, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ha retomado la viabilidad de los Grupos Socioeducativos de Atención Primaria (GRUSE) de entre las limitaciones del Covid. Su trabajador social, Rafael García Galán, ha potenciado la reactivación del Proyecto GRUSE, tras la parada en tiempos Covid, a través de la videoconferencia como herramienta que permite su continuidad salvando la distancia física.

Los GRUSE son una estrategia de promoción de la salud de la Consejería de Salud y Familias, incluida en la cartera de servicios de Atención Primaria. Está destinada a fomentar los activos para la salud y el bienestar emocional de la población andaluza. Se trata de una estrategia grupal socio-educativa para potenciar los talentos y habilidades personales de las personas destinatarias, y la utilización de los activos comunitarios disponibles en su entorno e incrementar así su capacidad de afrontamiento ante las dificultades de la vida cotidiana.

Dado su carácter grupal, es una actividad suspendida desde el inicio de la pandemia, abocada a comunicación grupal vía whaatsApp. Sin embargo, García Galán observó en estos grupos recaídas de sus usuarios como consecuencia de la propia crisis sanitaria: ansiedad, tristeza, aumento del dolor,… Ante esta realidad y la imposibilidad de la celebración de talleres, inició en el mes de mayo videoconferencias, a modo de Gruse.
Desde entonces ya han celebrado siete sesiones. Cada martes, y durante 90 minutos, llevan a cabo una sesión virtual con el objetivo virado hacia: vivencias del confinamiento, las relaciones familiares, las emociones vividas y la comunicación con la familia. Según García Galán, las siete mujeres que cada semana acude a la cita telemática califican de muy satisfactoria esta experiencia convertida en piloto mientras llega la normalización. Ya habían vivido la experiencia Gruse, pero a causa de esta nueva realidad de la pandemia comenzaban a vivir experiencias negativas.


El perfil de población destinataria de esta estrategia son personas con malestar psicosocial que, en la mayoría de los casos, acuden a consulta en los centros de salud. Los talleres se desarrollan bajo la organización de un trabajador social del centro sanitario, abordándose temas como las emociones, la autoestima, el pensamiento, la comunicación, técnicas de resolución de problemas,… y otros temas relacionados con el objetivo de que sus usuarios adquieran habilidades para un afrontamiento saludable de las dificultades de la vida cotidiana. Todo ello además de dotarles de factores protectores para la salud mental mediante el aprendizaje de habilidades asertivas y emocionales.


Precisamente la nueva experiencia no es exactamente Gruse, dado que su objetivo es reforzar lo aprendido en los talleres como tales trabajando emociones, la comunicación asertiva, la motivación o la autoestima con el objetivo de crear, en definitiva, un espacio sano donde los usuarios puedan expresar y ser comprendidos por otros.


proyecto compartido2.jpgEl Hospital Universitario de Valme iniciará en los próximos días un importante proyecto en sus instalaciones consistente en la reordenación de tres hospitales de día. Al tiempo que se mejora la accesibilidad ciudadana y se potencia la seguridad en los circuitos asistenciales, libera espacio en el área de hospitalización para la creación de mayor número de puestos asistenciales. Unas ventajas con valor añadido en la situación actual frente al Covid-19 hasta la llegada de la normalidad.

El proyecto, que redundará en una organización más eficiente de la atención ambulatoria y supone una inversión de 807.121 euros, ha sido compartido por el equipo directivo con los responsables de los servicios clínicos implicados. A través del mismo se reordenarán los hospitales de día de Medicina Interna, Urología y Reumatología, trasladándolos de plantas de hospitalización a la planta baja; además de la reorganización de los espacios del servicio de Endocrinología colindantes al proyecto. De tal modo que, la ubicación de forma disgregada de los mismos, se localizará conjuntamente en un nuevo área asistencial dotado con 750,45 metros cuadrados, cuya superficie se encontraba en desuso y con anterioridad albergaba los antiguos vestuarios de personal.

Así, la creación de este nuevo espacio asistencial permitirá mejorar la accesibilidad ciudadana, al permitir a los pacientes acceder a los hospitales de día de forma directa desde el exterior, evitando entrar en el área de hospitalización. Destacar que son dispositivos asistenciales que dan respuesta a tratamientos de corta duración sin necesidad de ingresar a los pacientes.

La mejora de la accesibilidad también está acompañada de una potenciación de la seguridad de los pacientes en los circuitos asistenciales. La nueva zona de hospitales de día acogerá una intensa actividad, en torno a 3.000 actos correspondientes a las tres especialidades médicas. Sus beneficiarios no tendrán que circular por el hospital, minimizando riesgos de contagios. Accederán a los mismos a través de un circuito ambulatorio directo y diferenciado del área de hospitalización.

A ello se suma, la disponibilidad de unas instalaciones más modernas, iluminadas, funcionales y cómodas, tanto para pacientes como para el desarrollo de la labor profesional. Precisamente, estas mejoras de las condiciones asistenciales vienen avaladas por la distribución de estos tres hospitales de día en una nueva localización más amplia.

La ordenación de los 750,54 metros cuadrados contempla la siguiente distribución: recepción con control de admisión, sala de espera, aseos y vestuarios de pacientes; puestos de hospital de día (consultas, exploración, tratamiento y recuperación); control de enfermería y apoyos generales junto al área administrativa, despachos y almacén.

El área médica contempla 12 sillones y dos camas en una sala de tratamiento diáfana con el diseño de los distintos puestos asistenciales a modo de box, lo cual aporta privacidad e intimidad, estando perfectamente comunicados con la supervisión del control de enfermería. Además, incluye una sala de técnicas ecográficas y varias consultas multiusos. Por su parte, el control de enfermería está diseñado con la localización en la zona central de la sala común de tratamientos y con fácil acceso a los puestos individuales y a la zona de consultas.

  Por lo que respecta al Hospital de Día de Urología, y debido a las diversas pruebas diagnósticas incluidas en su actividad, añade a las zonas comunes: una Sala de Ecotransrectal, una Sala de Urodinámica, Litotricia, Telemando y  consultas multiusos.

Más puestos asistenciales en hospitalización

El traslado de las plantas de hospitalización de estos hospitales de día a la planta baja se traduce en una ganancia de espacio en las plantas a través del cual generar más habitaciones y camas para asistencia de pacientes hospitalizados. Concretamente, el proyecto contempla la creación de de entre 14 y 20 camas correspondientes a las especialidades médicas de Medicina Interna, Urología y Reumatología. Al mismo tiempo que amplía capacidad en hospitalización, permite arbitrar medidas estratégicas en la organización de los recursos hospitalarios en caso necesario por rebrotes o segunda oleada de Covid.

Por su parte, el resto de hospitales de día existentes en este centro no verán afectada su localización ni circuitos asistenciales debido a las especificidades de los mismos que los vinculan con su ubicación y cuya alteración no supondría beneficios para los pacientes: quirúrgico, digestivo, endocrino, cardiológico, pediátrico, ginecológico, neurológico, neumológico, onco-hematológico e infecciosos.

Según la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, María Jesús Pareja, “se trata de un proyecto con notables mejoras para nuestra ciudadanía y, al mismo tiempo, con enorme trascendencia en la actualidad dentro del marco de la crisis sanitaria que estamos viviendo: accesibilidad, seguridad del paciente,  ampliación de recursos asistenciales y confortabilidad de instalaciones”.

paritorio3.jpgEl Hospital Universitario de Valme de Sevilla mantiene en la desescalada el Protocolo de Seguimiento de la Gestación instaurado durante la pandemia para garantizar la máxima seguridad y minimizar los riesgos de contagio o transmisión de la infección por coronavirus. Unas medidas dirigidas a un colectivo que, al experimentar cambios inmunológicos y fisiológicos durante el embarazo, puede ser más susceptible a las infecciones respiratorias virales, incluido el COVID-19, y de esta manera se extrema la protección frente a su vulnerabilidad.
  
   Desde que a mediados del mes de marzo comenzara el estado de alarma, el grupo de profesionales del servicio de Ginecología/Obstetricia que dirige Rosa Ostos ha aunado esfuerzos y extremado las medidas de seguridad para salvaguardar la seguridad en la asistencia del embarazo, parto y puerperio. Según Rosa Ostos “nuestro reto fue y seguirá siendo garantizar la seguridad del paciente y de los profesionales, ofreciendo la máxima calidad asistencial”.

   De este modo, han incorporado a su labor diaria una nueva dinámica de trabajo con resultados efectivos de seguridad, los cuales están avalados por cero contagios en el equipo de sanitarios de este servicio y la resolución de los casos positivos de pacientes atendidas. Concretamente, obstetras, ginecólogos, matronas, enfermeras, auxiliares de enfermería, residentes, celadores y hasta llegar a los 175 profesionales sanitarios que conforman el servicio clínico de Paritorios/Obstetricia y Ginecología se han sometido tanto a test rápidos por digitopunción como a la determinación de SARS-CoV2 en sangre venosa mediante técnica microbiológica `Elisa´, siendo todos ellos negativos en ambos controles.

   Por lo que se refiere al balance de actividad llevado a cabo durante los meses de marzo, abril y mayo (período de fase álgida de la pandemia), asciende a un total de 528 partos atendidos. Una cifra similar al mismo período del año anterior; sin embargo, esta estabilidad rompe la tendencia a la baja experimentada en la evolución de partos de los años precedentes. También se recoge la disminución del porcentaje de cesáreas, decreciendo un 6% con respecto al mismo período del año anterior. Un excelente dato, habida cuenta que constituye un indicador de calidad asistencial. Y también se registra como positivo el que no se incremente el número de recién nacidos pretérmino.

  Por lo que se refiere a la atención de embarazadas infectadas por coronavirus, han sido tres casos registrados. Dos gestantes sintomáticas que ingresaron en planta, las cuales recibieron tratamiento y se curaron. Una de ellas en espera de dar a luz y la segunda lo ha hecho recientemente, encontrándose tanto la madre como la bebé en perfectas condiciones, libres de la enfermedad y de alta en su domicilio. Y, por otro lado, con la inclusión del cribado de test de PCR como medida de seguridad en gestantes que ingresan por trabajo de parto o patología obstétrica; se detectó un caso de una embarazada asintomática que acudió al hospital para dar a luz. Parió de forma eutócica y su bebé nació libre de enfermedad.

Circuito asistencial diferenciado

   Desde el inicio de la pandemia, este hospital instauró un circuito asistencial diferenciado y un protocolo de actuación basados en recomendaciones procedentes de evidencia científica del momento actual, que justifican las modificaciones implantadas para el seguimiento de la gestación, parto y puerperio. De tal modo que se asegura la correcta asistencia y seguridad de las mujeres gestantes, tanto si están sanas como también de aquellas que inician síntomas o se infecten desarrollando la enfermedad Covid-19.

   La llegada hospitalaria de gestantes con sospecha infecciosa por Covid-19 se aborda a través del circuito de cribado de SARS-CoV2 en pacientes obstétricas, donde se aumenta la seguridad utilizando medidas de protección y aislamiento.

   Por lo que respecta al acompañamiento de la embarazada durante el proceso del parto, es una medida de humanización sujeta a restricción en el momento actual según los casos. Si la gestante es positiva de infección por coronavirus y está asintomática o con síntomas leves podrá ser acompañada por una persona. En este caso, como medida de protección, el acompañante permanecerá en régimen de aislamiento junto con la embarazada durante todo el ingreso.

   Asimismo, para evitar aglomeraciones en las salas de espera, están desaconsejadas las visitas de familiares durante el proceso del parto. Si las condiciones clínicas lo permiten, la evaluación del recién nacido se realiza dentro del paritorio y no se separa de la madre.

   En cuanto a la hospitalización, la mujer puede estar acompañada en todo momento -salvo en caso positivo de Covid-19- por un familiar, llevando ambos mascarillas. Si las condiciones clínicas de la embarazada y del recién nacido lo aconsejan, ambos permanecerán juntos en la habitación. En cuanto a las visitas, por el momento no están aconsejadas, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para evitar contagios por este u otros virus. Destacar también que desde los servicios de Obstetricia y de Pediatría se facilitan las altas precoces si la situación clínica lo permite.

Generación de información como apoyo a las  embarazadas
 
   La importancia de la información en el contexto de la crisis sanitaria para dicho colectivo vulnerable ha provocado que este servicio clínico haya elaborado diferente material informativo dirigido a sus gestantes. En suma: información, respuestas a preguntas más latentes e indicaciones de seguridad para evitar infecciones que les han facilitado en las consultas, por carta, SMS al móvil o correo electrónico.

   Por un lado, un díptico informativo recoge las normas generales a seguir para la asistencia segura a un centro sanitario. Según sus profesionales, el objetivo es proteger la salud de la embarazada, la de su futuro hijo y la de toda la población a través de la colaboración en el respeto de las normas aconsejadas.

   Entre esas normas generales para las visitas al centro hospitalario, advierten de que sólo se permite el paso a un único acompañante y en ningún caso a menores de 16 años. También es importante que la mujer y su acompañante vayan a consultas externas y a monitores con mascarilla siempre y cuando ninguno de los dos presente síntomas previos. En caso contrario, se pospondrá la cita previo contacto con Salud Responde o centro sanitario que aconsejará si la embarazada ha de acudir a urgencias o estar en seguimiento. También se recomienda acudir con puntualidad para evitar aglomeraciones en la sala de espera, donde es necesario guardar la distancia de seguridad de al menos metro y medio.
  
   Por otro lado, se les han facilitado una Hoja Informativa sobre las repercusiones de la infección por coronavirus en el embarazo, permitiendo resolver las grandes dudas e incertidumbre sobre cuestiones que se pueden plantear en este colectivo. Así, a través de esta información se disipan preguntas como: ¿tienen las embarazadas infectadas peores resultados obstétricos?, ¿Pueden las embarazadas infectadas transmitir el COVID-19 al feto o al recién nacido?, ¿Puedo parir por vía vaginal si estoy infectada por coronavirus?, ¿Existen riesgos en la lactancia materna de las mujeres infectadas?....

   Y, en tercer lugar, han elaborado una Hoja de Ruta con la secuenciación de las diferentes visitas a los especialistas durante el control del embarazo en correspondencia con las semanas de gestación. Además, aprovechan para dar a conocer el portal `Ventana abierta a la Familia´. Una plataforma desarrollada por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía destinada a apoyar y asesorar a las familias. A través del apartado sobre el Embarazo también se aporta completa información.

PARTICIPACIÓN INICIATIVA SOCIOSANITARIA.JPG
Los profesionales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla han sido invitados a participar como expertos en la Comisión Especial `Relanza Alcalá´, un organismo creado por el ayuntamiento de Alcalá de Guadaira  con el objetivo de analizar propuestas y estudiar medidas para hacer frente a las consecuencias del Covid-19. José Hidalgo Escudero, facultativo y director del centro de salud `Ntra. Sra. de la Oliva´, y Rafael García Galán, trabajador social del centro de salud `Don Paulino García Donas´, han participado desde el conocimiento y la experiencia en el ámbito socio-sanitario local.

  Esta comisión especial, con la finalidad de alcanzar un proyecto común para paliar los efectos en esta localidad de la pandemia, ha promovido la participación de agentes y entidades sociales de relevancia y trayectoria local junto a expertos para la aportación de propuestas en torno a tres ejes de actuación: recuperación económica, protección social y sanitaria e infraestructuras y hábitat urbano. La misma está asistida por técnicos municipales, encargados de asesorar e informar los trabajos y las propuestas, así como de levantar actas de las sesiones.

   Concretamente, la sesión de trabajo basada en aspectos de carácter social y vinculados con el ámbito de la salud ha sido el espacio donde han participado los citados profesionales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, centrándose en los sectores más vulnerables. Ambos han analizado la situación, ofreciendo propuestas para combatir los efectos de la pandemia y evitar la generación de desigualdad social.

   Las sesiones de trabajo se han celebrado en la biblioteca José Manuel Lara de la localidad sevillana. La exposición de José Hidalgo Escudero ha analizado inicialmente la organización de los centros de salud durante la pandemia, con la importancia de las tecnologías de la información, para posteriormente incidir en las recomendaciones dirigidas a la ciudadanía hacia actitudes preventivas frente al virus en el proceso de desescalada y también en la importancia de la vigilancia de la normativa por parte de las instituciones como garantía de control epidemiológico social.

   Hidalgo ha destacado el esfuerzo profesional en la reorganización de la dinámica de los centros sanitarios locales, no cerrándose ninguno y funcionando en horarios habituales, potenciando la teleconsulta como medida de prevención y atendiendo presencialmente según los criterios facultativos. Como botón de muestra expone el dato de las cerca de 500 urgencias semanales presenciales. Asimismo, destaca en este marco la adaptación de la tecnología de los centros sanitarios a las necesidades que han surgido durante la pandemia. Y, como medida indispensable propone la información y la educación sanitaria entre la sociedad; dado que la actualidad se corresponde con un proceso de desescalada, que no de normalidad, donde hay que concienciar para cumplir las recomendaciones (mascarilla, lavado de manos y distancia de seguridad) y respetar la normativa en materia sanitaria para protegernos de los contagios.

   Por su parte, el trabajador Rafael García Galán ha realizado un análisis desde su experiencia en el abordaje social, llevando a cabo una `mirada´ de la situación generada por el Covid-19 en la localidad. Como fortalezas observadas, ha destacado durante la pandemia la activación del proceso solidario en el tejido social y el liderazgo local de la delegación de servicios sociales para la coordinación de servicios sanitarios, sociales y ONG. Mientras que, en sus propuestas de mejora, parte de lecciones aprendidas subrayando la necesidad de ampliar el concepto de Salud, puesto que engloba más allá de lo clínico y se ramifica en todas las políticas.

   A este respecto, propone un modelo de gestión ante desigualdades sociales donde el ayuntamiento asuma el liderazgo y la coordinación a través de un trabajo intersectorial. Es decir, reducir los efectos a través de las sinergias para optimizar todo lo que sea posible. 

    Con esta perspectiva, ha propuesto el blindaje de determinados colectivos (mayores, menores y familias en exclusión social) a través de un proceso de intervención conjunta. En los mayores, destaca la importancia de la atención de su soledad; en los menores, siendo Alcalá de Guadaira la `Ciudad de los Niños´  la UNICEF, promover iniciativas con los centros educativos, junto a redes de ayuda a las familias de exclusión social que sufren las consecuencias socio-económicas de la  crisis sanitaria sin haber podido las medidas de protección contra la misma. En suma, pone el acento en el logro durante la pandemia del funcionamiento de la red de solidaridad y la presencia de la conciencia ciudadana en el tejido social, luego habría que seguir potenciado esta red solidaria.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta