REUMA SPD.jpg
El Hospital Universitario de Valme de Sevilla, a través de su servicio de Reumatología, es uno de los 15 hospitales españoles que inicialmente van a participar en un proyecto para la mejora de la atención a los pacientes con espondiloartritis. `SpA Units´, denominación acuñada para dicho proyecto, permitirá analizar la atención que actualmente se ofrece a los pacientes a nivel nacional y mejorar la calidad de vida de los mismos con el desarrollo de un nuevo modelo de gestión estandarizado para esta enfermedad.

Las espondiloartritis son un grupo de enfermedades reumáticas interrelacionadas que comparten características clínicas, patogénicas, genéticas, radiográficas, epidemiológicas y de respuesta terapéutica. Dentro de este grupo, además de otras, se incluyen en la actualidad la espondiloartritis axial y la artritis psoriásica. Al mismo tiempo, dentro de la espondiloartritis axial, actualmente se engloban dos subgrupos: la espondilitis anquilosante y la espondiloartritis axial no radiográfica.

La espondiloartritis axial constituye una enfermedad inflamatoria con carácter crónico y discapacitante, que afecta a la movilidad de columna. Tiene una elevada prevalencia, que puede llegar al 2% de la población general. Junto a la artritis reumatoide, las espondiloartritis representan la patología más frecuente entre las enfermedades inflamatorias del aparato locomotor y aparece en la mayoría de los casos precozmente, entre los 20 a 30 años. Como hándicap, los especialistas refieren el retraso diagnóstico de la misma, que hasta hace poco tiempo y en el caso de la espondiloartritis axial ha llegado hasta los 8 años.

En España existen unas 500.000 personas aproximadamente con esta enfermedad inflamatoria crónica que afecta a las articulaciones sacroilíacas y a la columna vertebral provocando dolor, rigidez y un gran impacto a nivel psico-social.

Creación de un nuevo modelo asistencial más coordinado y eficiente

La participación de este proyecto es consecuencia de la colaboración del servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Valme con Novartis y Deloitte, entidades encargadas de impulsar y coordinar esta iniciativa en España. Se centra en el liderazgo clínico de un nuevo modelo de gestión de la Espondiloartritis que permita cubrir las deficiencias que se vayan detectando en la evaluación a desarrollar en los próximos meses desde los servicios clínicos de Reumatología de los centros participantes. La finalidad es diseñar un modelo más coordinado, eficiente e integrado de todos los agentes que intervienen en el proceso asistencial hospitalario optimizando el circuito asistencial para el paciente.

El desarrollo del proyecto partirá de la elaboración de un diagnóstico de situación por parte de los servicios clínicos de Reumatología desde la revisión del manejo actual de esta enfermedad. Se identificarán factores de éxito y áreas de mejora orientados a definir un plan de optimización y su implementación. Asimismo, se definirá un modelo de evaluación y seguimiento apoyado en indicadores clave de gestión a través del cual evidenciar la efectividad del nuevo modelo.

Asimismo, y dada la importancia creciente de situar al paciente en el centro de los procesos asistenciales, se recogerá la voz del paciente a través de cuestionarios con la finalidad de obtener su percepción del proceso asistencial. Finalmente, los resultados del proyecto quedarán plasmados en un informe final que se validará con los responsables del centro.

A lo largo de su desarrollo, el proyecto `SpA Units´ ampliará la participación hasta un total de 30 centros nacionales al objeto de obtener una visión amplia sobre el manejo de esta enfermedad y contribuir a la mejora asistencial. Desde el Hospital Universitario de Valme será coordinado por su jefe de servicio de Reumatología, José Luís Marenco de la Fuente, y el reumatólogo especializado en espondiloartritis Sergio Rodríguez Montero. Ambos agradecen la selección del hospital para integrar este proyecto y se congratulan de participar en esta iniciativa dirigida a la mejora asistencial de los pacientes.

Camino 2019_10.JPG
Desde que en el año 2010 (último Año Jacobeo o Compostelano) el Hospital Universitario de Valme pusiera en marcha la iniciativa del Camino de Santiago, como actividad rehabilitadora para pacientes con dolencias cardiovasculares, se acaba de cumplir una década. Diez caminos convertidos en paradigma de vida para el paciente cardiaco, promoviendo el conocimiento de la enfermedad, su autocuidado y la sensibilización hacia la prevención a través del ejercicio físico como pauta saludable.

El cúmulo de los diez caminos celebrados tiene como referente a la enfermera Margarita Reina. Una profesional considerada el `alma mater´ de la Rehabilitación Cardíaca del Hospital Universitario de Valme, muy querida por los pacientes y ampliamente respetada por sus compañeros. Hoy ya jubilada, no cesa en continuar con su vocación liderando proyectos de Salud como éste del Camino de Santiago.

La X edición del Camino de Santiago del Grupo de Cardiología del Hospital Universitario de Valme ha estado conformada por un total de 56 peregrinos entre pacientes, familiares y profesionales sanitarios. Para la coronación de una década enarbolando con esta iniciativa la rehabilitación cardíaca en el Camino de Santiago, han escogido una ruta señera. Se trata del `Camino del Norte´ o `Camino de Santiago de la Costa´. Uno de las rutas más antiguas y con mayor historia que recorre toda la costa peninsular desde este a oeste bordeando el Cantábrico a lo largo de los principales municipios del Norte de España.

Escudo de sentimientos para enfrentar la enfermedad y afrontar la adversidad

Según la precursora de esta proyecto de salud, Margarita Reina, “los pacientes cardiacos rehabilitados viven experiencias a nivel personal, familiar y de grupo en torno a una enfermedad con la que han aprendido a convivir y a superar con experiencias y retos como el del Camino de Santiago”. Al respecto, Reina destaca el  valor añadido de esta iniciativa “este peregrinaje conforma un escudo de sentimientos positivos desde los cuales los pacientes cardiacos y sus familias afrontan la enfermedad y enfrentan la adversidad”.

El Camino de 2019 completa la ejecución de otros tantos itinerarios señeros realizados a lo largo de una década: el `Camino Inglés´, el `Camino Portugués´, el `Camino Francés´, el `Camino Sanabrés´ o `El Salvador´. Un proyecto de prevención y promoción de la salud cada vez más afianzado entre los pacientes con dolencias cardiacas de este centro, cuyo positivo balance ha provocado su extrapolación a las mujeres con cáncer de mama que en Valme ya llevan tres años realizando.

El extenso Camino del Norte ha precisado una ejecución programada en tres fases,  desde Gijón hasta Santiago de Compostela, a desarrollar durante tres caminos. Este año acaban de culminar una primera desde Gijón hasta Luarca a través del recorrido de un centenar de kilómetros distribuidos en seis etapas. El año próximo llevarán a cabo el segundo tramo del Camino del Norte desde Luarca hasta Mondoñedo, mientras que en el año 2021 lo finalizarán haciendo la llegada a Compostela coincidiendo con la celebración del próximo Año Jacobeo.

El Camino de este año, desarrollado entre el 24 de agosto y el 1 de septiembre, ha incluido pueblos tan bellos como Tabaza, San Martín de Laspra, Muros de Nalón, Soto de Luiña o Cadavedo. Al igual que en ediciones anteriores, esta actividad organizada por profesionales del hospital sevillano abunda en un doble objetivo: los de prevención y promoción de la salud, estimulando hábitos saludables de vida aprendidos en dicha unidad clínica junto a beneficios psicológicos de la convivencia con otras personas que padecen problemas de salud similares; además del empoderamiento de un colectivo amenazado por la dolencia convertida en la primera causa de muerte, el corazón.

En este sentido, la también enfermera del Hospital Universitario de Valme, Isabel Orta, que ha participado en este camino como paciente señala como compañeros de viaje a la lluvia, el sol, el duro y temido asfalto, la niebla, el olor a tierra mojada o el rugir del cielo antes de una tormenta “que nos caló hasta los huesos pero no pudo con nuestro ánimo ni doblegó nuestro deseo de proseguir”. Y califica de “magia en estado puro el caminar acompañados de lluvia y el rumor del mar, como bálsamos para nuestro espíritu”. Sintetiza la experiencia en “esfuerzo y superación, camaradería y soledad, alegría y llanto entre la superación de un reto que contribuye a afrontar la enfermedad”.

Corazones en Camino

Un manual, acuñado con el nombre de `Rutómetro´, se ha llegado a convertir en documento clave para la dinámica del Camino que cada año organizan desde el servicio de Cardiología profesionales sanitarios de este hospital sevillano. Todos los participantes disponen de él, el cual incluye consideraciones para el peregrino, curiosidades, información sobre las etapas de la ruta elegida, historia del camino junto a referencias documentales y recomendaciones sobre salud cardiovascular.

Además, al objeto de recoger el sentir de los protagonistas de este peregrinaje, el Rutómetro reserva un espacio para dejar constancia por escrito de cada una de las etapas. Ideas, pensamientos o sensaciones se plasman en este manual para al final ser recogidas en un blog: `Corazones en Camino'.

usmij19_acuario2.jpg
La Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Universitario de Valme ha celebrado su programa específico de Escuela de Verano con actividades de carácter más jovial, acordes con el período estival. En ella han participado una treintena de menores de entre 6 y 17 años de edad, beneficiándose de espacios lúdicos y psicoeducativos que fomentan la integración del menor en la comunidad.

La programación ha incluido un abanico de actividades adaptadas a la edad y características individuales. Las mismas tienen un perfil recreativo, cultural y deportivo orientadas a despertar la motivación y el interés por participar en ambientes comunes con iguales.

Cada verano, esta iniciativa se centra de modo monográfico en una temática sobre la cual gira el contenido de la programación. La presente edición ha puesto en valor el cuidado del planeta y, de manera más cercana, el entorno en que vivimos. Sus monitoras han hecho mención especial al 50 aniversario del alunizaje y la llegada del hombre a la Luna. En este contexto, los alumnos han visitado la exposición taller Caixaforum `Tintín y la Luna. 50 años de la primera misión tripulada´. Y, del mismo modo, han acudido al Pabellón de la Navegación para explorar  `El Sistema Solar´, `La vida de los árboles´ y otros mundos en el cine inmerso 360º.

A través de temáticas diferentes han llevado a cabo diversas actividades, tales como la importancia del reciclaje y el respecto por el medio ambiente. Han construido torres que rascan el cielo o disfrutado de exposiciones como `Azul, el color del Modernismo´. Asimismo, en esta edición se ha reiterado la visita por rincones de Sevilla y la visita guiada del Acuario de Sevilla permitiendo aprender sobre las distintas especiales acuáticas que residen en el Atlántico junto al recordatorio de los primeros navegantes. También han sido exitosa la experiencia de la navegación por el río Guadalquivir, recibiendo el simbólico `Bautismo Naútico´. Además, han disfrutado de deportes arriesgados como la escalada en el rocódromo.

 Según la responsable del servicio de Salud Mental del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Matilde Blanco, “se ha desarrollado un completo abanico de actividades con el objeto de favorecer y ofrecer el conocimiento, la posibilidad de participar en nuestro entrono como agentes de cambio para contribuir a la mejora y, por supuesto, fomentar el disfrute y la diversión durante la convivencia en grupo”.

Presentacion Proyecto .jpeg
El servicio de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital Universitario de Valme ha iniciado, desde el pasado mes de junio, un proyecto dirigido a potenciar en el área sanitaria sur de la provincia de Sevilla un abordaje de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) centrado en atención primaria. Con carácter totalmente innovador, esta iniciativa aporta un enfoque asistencial integrado, que une a los profesionales de atención especializada y a los de atención primaria hacia el logro de diagnósticos y tratamientos precoces bajo el reto de optimizar los resultados en Salud.

Los especialistas fijan en la detección y tratamientos precoces la fórmula para poner freno a la escalada preocupante de las ITS. Precisamente ante el incremento incesante de las mismas desde el año 2.000 y, dado que los centros de atención primaria son la puerta de entrada al sistema sanitario, desde este hospital sevillano se ha trazado una hoja de ruta que enfrenta este problema de salud pública. La estrategia se basa en un trabajo sanitario colaborativo interniveles; es decir, coordinar a los médicos de familia de los centros de salud con los infectólogos del Hospital Universitario de Valme para dar respuestas asistenciales eficientes controlando así estas infecciones cuyos afectados rondan principalmente edades comprendidas entre los 20 y los 35 años.

Para ello, los especialistas hospitalarios se han desplazado a los centros de salud del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla para facilitar las herramientas necesarias a través de sesiones formativas. Los infectólogos Juan Macías y Juan Antonio Pineda junto al microbiólogo Samuel Bernal han impartido un total de ocho sesiones con la participación de cerca de 200 profesionales, médicos y enfermeros de atención primaria.

El centro de salud `Nuestra Señora de la Oliva´ de Alcalá de Guadaira ha acogido la sesión dirigida a los profesionales de las zonas básicas de Alcalá y Mairena del Alcor. En el centro de salud `San Hilario´ se ha formado a los profesionales de la zona básica de Dos Hermanas. El centro de salud de Arahal fue el escenario de una tercera jornada formativa para los sanitarios de esta localidad. Por su parte, desde Las Cabezas de San Juan se formaron a los profesionales de las zonas básicas de Las Cabezas, Lebrija y El Cuervo. En el centro de salud El Rancho se ha celebrado la jornada dirigida  a la zona básica de Morón y Montellano. Y, finalmente, la formación el la zona básica de Los Palacios se ha llevado a cabo en el centro de salud `Ntra. Sra. de las Nieves´.

Dichas sesiones formativas han hecho posible que los profesionales de atención primaria dispongan de un protocolo para el abordaje de las ITS, cuenten con una simplificación de los tratamientos y procedimientos para toma de muestras, así como también se ha establecido unas pautas de derivación para evaluación especializada y seguimiento. Todo ello con la articulación de una línea abierta de comunicación entre infectólogos del Hospital Universitario de Valme y profesionales de atención primaria: intranet, teléfonos de consultas, móviles y correo electrónico. Como resultado, en dos meses se han registrado más del centenar de consultas por estos canales, desde primaria a atención hospitalaria, optimizando el abordaje asistencial de las ITS.

Tratar el VIH corta su cadena de transmisión

Los especialistas destacan cómo en las dos últimas décadas se está produciendo un aumento incesante de las ITS. En parte, dicho incremento se asocia con la pérdida del temor a la infección por VIH y Sida, que puede haber favorecido la disminución de la protección en las relaciones sexuales. A ello se une al incremento de conductas sexuales de riesgo basadas en el uso de redes sociales y en las app de contactos. 
   
Las presentaciones de ITS más frecuentes en atención primaria son: uretritis, úlceras genitales, cervicitis/enfermedad pélvica inflamatoria, proctitis y verrugas genitales. Unas infecciones que, en el caso de las mujeres, también afectan gravemente a su salud reproductiva, materna y neonatal, siendo la principal causa prevenible de infertilidad.

Pero en el grueso de ITS, los especialistas destacan la importancia del VIH dado su potencial impacto negativo sobre tres ámbitos: epidemiológico, salud individual del afectado y económico del sistema sanitario. Por un lado, es una infección que se transmite mientras no está diagnosticada. Al detectarse y tratarse, el virus desaparece en sangre y deja de contagiarse, cortándose la cadena de transmisión. Desde la perspectiva de la salud individual, es una enfermedad incurable actualmente. Sin embargo, si se trata, se evita su progresión y el desarrollo de problemas de salud asociados (como enfermedades diagnósticas de Sida y otros problemas no relacionados directamente con la inmunodepresión, tales como cánceres, patologías cardíacas, hepáticas, renales…). Y, por último, su tratamiento adecuado disminuye los costes socio-sanitarios elevados derivados del manejo de la infección por VIH avanzada.

Área Sur de Sevilla: 700 pacientes en tratamiento y seguimiento de ITS

Desde el punto de vista asistencial, el Hospital Universitario de Valme ofrece atención especializada al VIH, infección por el virus de la Hepatitis C y, en general, ITS a través de una cartera de servicios importante y profesionales de notable prestigio. Los doctores Juan Macías y Juan Antonio Pineda son los infectólogos vinculados a este ámbito asistencial.

Anualmente, desde el servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme se atienden en torno a 700 pacientes del Área Sur de Sevilla. Pacientes que activamente se encuentran en tratamiento y seguimiento del VIH en este centro hospitalario. Para ello, cuenta con dos consultas médicas, una de enfermería y un hospital de día donde se da respuesta a una atención ambulatoria y eficiente que no requiere de ingreso hospitalario (desarrollo de pruebas diagnósticas, administración de tratamientos,…).

Valme, centro de referencia para el diagnóstico de las ITS de Sevilla

El Hospital de Valme se postula como punto neurálgico en esta parcela clínica al ser centro de referencia para el diagnóstico de ITS de Sevilla. Desde su Laboratorio de Microbiología ofrece una importante cartera de servicios y, precisamente, las ITS ocupan en torno al 70% del global de su actividad. En este ámbito clínico específico, este centro analiza anualmente 7.000 muestras correspondientes a 5.500 pacientes; siendo las ITS más frecuentes analizadas en él: Clamidia, Micoplasma, Linfogranuloma venéreo, Sífilis, Gonococia, VIH, Virus del Papiloma Humano y Virus Herpes Simplex.

Taller Urología Grecia.jpg
El responsable de la Unidad de Urología Funcional del Hospital Universitario de Valme, Pedro Blasco, ha acudido recientemente a la ciudad griega de Kalamata invitado por la Asociación Helénica de Urología (HUA) para participar en una reunión nacional de grupos de trabajo. Los más de 16 años a la vanguardia en el abordaje y tratamiento de la Incontinencia Urinaria, por parte de este hospital sevillano, han propiciado su presencia en este foro.

Desde la experiencia acumulada en dos técnicas para hacer frente a esta patología, Pedro Blasco intervino con dos ponencias: `Nuevas perspectivas del mecanismo de acción de la neuromodulación sacra´ y `El uso práctico de la toxina botulínica en pacientes con incontinencia de urgencia idiopática y de origen neurógeno´. La sesión se completó con un taller de trabajo sobre ambas terapias,  donde los asistentes tuvieron la posibilidad de reproducirlas con simuladores.

La incontinencia urinaria, o manifestación por parte del paciente de escape de orina, es una disfunción asociada a la calidad de vida, cuya importancia se acrecienta dada su alta prevalencia. Puede afectar a ambos sexos en todas las edades de la vida; sin embargo, su incidencia aumenta con la edad, siendo máxima en la vejez y muy alta en la mujer en su etapa post-menopáusica. Aunque los datos de prevalencia son variable, se estima que la padece aproximadamente el 5% de la población en general y un 10% de las mujeres adultas la sufre.

De este modo, aunque la incontinencia más comúnmente conocida es la incontinencia urinaria femenina de esfuerzo (asociada al proceso del embarazo y parto de las pacientes), se trata de una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad y que no es exclusiva de ningún sexo. Así existe la incontinencia en la infancia (enuresis infantil), en la edad adulta (incontinencia de esfuerzo, incontinencia de urgencia, incontinencia mixta femenina y masculina) y la de los mayores en los que, además de las descritas, pueden sumarse problemas de movilidad que dan lugar a la incontinencia funcional (pacientes, que, sin alteración del tracto urinario, presenta incontinencia por imposibilidad de llegar a tiempo al baño).

Tratamientos de tercera línea para casos complicados

En los tratamientos para las incontinencias complejas y de urgencia (vejiga hiperactiva), el Hospital de Valme dispone de varias terapias para aquellos pacientes que no responden ni a tratamientos iniciales de cambio de hábitos de conducta ni a los tratamientos orales. Se trata de la neuromodulación y la toxina botulínica, dos terapias de tercera línea estandarizadas para pacientes no respondedores.

Mientras que el procedimiento de la inyección de toxina en la vejiga urinaria   comenzó a funcionar en este centro en el año 2010, dirigida a pacientes mayores; la neuromodulación se implantó en el año 2003 destinada a pacientes más jóvenes y con alto grado de dificultad. Es una técnica eficiente, pero de mayor complejidad, en la cual Valme acumula 16 años de experiencia como uno de los primeros hospitales andaluces en incorporarla a su cartera de servicios. Además de dar cobertura a sus pacientes del área sur de la provincia de Sevilla, también atiende a aquellos otros procedentes de Huelva, Sevilla, Cádiz, Córdoba y Extremadura gracias a los conocimientos, experiencia y dedicación de sus profesionales.

La neuromodulación consiste básicamente en mejorar la conducción nerviosa mediante estímulos eléctricos. La creación de un campo eléctrico cerca de una raíz nerviosa optimiza la conducción de los impulsos por esa raíz. Para ello, y de forma mínimamente invasiva, se coloca en el quirófano con anestesia local un electrodo a nivel de la raíz sacra S3. Dicho electrodo se conecta a un generador externo; mientras que la paciente, dada de alta el mismo día, porta dicho generador en un período que oscila entre dos semanas y un mes. Seguidamente, se evalúa periódicamente la respuesta del pacientes para detectar si es respondedor o no a esta terapia. Si se considera positiva; o sea, se produce una mejoría subjetiva y objetiva de los síntomas, se coloca en quirófano un generador definitivo subcutáneo.

Precisamente su complejidad ha condicionado que, pese a ser una técnica que se introdujo en España en el año 2000, la generalización de su implantación haya estado coartada en los centros sanitarios. Previamente al procedimiento técnico realizado en quirófano, precisa diversos condicionantes: selección adecuada de pacientes, control personalizado y exhaustivo durante la prueba, revisiones periódicas personalizadas y soporte técnico e informático.

Resultados óptimos: mejoría clínica en el 70% de pacientes complejos

El Hospital Universitario de Valme atiende anualmente en torno a 500 pacientes con incontinencia urinaria. El responsable de su Unidad de Urología Funcional, Pedro Blasco, subraya el carácter invalidante de esta enfermedad: “se trata de una patología, que aunque no compromete la vida, puede llegar a ser muy discapacitante por el hecho de afectar de manera importante a la calidad de vida de los afectados, sin mencionar el consumo de recursos que provoca (absorbentes, continuas visitas al especialista,…)”

Este urólogo junto a la enfermera Camelia Moreno componen el equipo profesional, altamente cualificado e implicado en el abordaje de esta dolencia. La dilatada experiencia les lleva a hacer un balance con óptimos resultados: mejoría clínica en el 70% de los pacientes complejos. Para ello, se tiene articulada una asistencia a través de dos consultas semanales (una de carácter funcional y otra destinada a los casos graves, como los de origen neurológico) junto a un quirófano mensual para la aplicación de las técnicas de neuromodulación y toxina botulínica.

Pedro Blasco sitúa el éxito de la eficiencia de esta patología en el carácter personalizado de la asistencial que se ofrece desde este centro: “hacemos un seguimiento diferencial de cada paciente candidato a recibir cada terapia; puesto que la respuesta a estos tratamientos difiere en cada uno frente a la estandarización de los tiempos establecidos para cada técnica”.

Hospital andaluz participante en la primera Guía de Estandarización en Neuromodulación Sacra de Urología

Los avances realizados en las dos últimas décadas por la Unidad de Gestión Clínica de Urología del Hospital Universitario de Valme en la patología funcional urinaria ha propiciado su activa participación en la primera Guía de Estandarización en Neuromodulación Sacra en Urología. Publicada hace dos años, fue el único hospital andaluz participante, junto a otros cinco hospitales españoles, para que viera la luz un documento consensuado y estandarizado a nivel europeo: los madrileños Ramón y Cajal y Clínico San Carlos, el Hospital Universitario la Fe de Valencia, el tinerfeño Hospital Universitario de Canarias y el Hospital Universitario de Donosita.
El objetivo de esta guía fue actualizar los conocimientos sobre neuromodulación a través de la experiencia acumulada en la práctica clínica. En ella se combinan los conocimientos teóricos con habilidades prácticas adquiridas en el manejo de la terapia y los pacientes, convirtiéndose en una herramienta  de conocimiento y consulta rápida para los urólogos.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta