prótesis rodilla.JPGEl balance de actividad asistencial desarrollada durante este verano por el Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha registrado un incremento en los diferentes ámbitos de atención sanitaria con respecto al verano anterior. Cirugías, consultas externas, pruebas diagnósticas de imagen, hospitalización y urgencias han experimentado un crecimiento de actividad respaldado por el refuerzo profesional durante estos meses de verano que representa un 16% más de cobertura.

Estos satisfactorios resultados han sido fruto de una programación asistencial centrada en la mejora de la accesibilidad y eficiencia en tiempos de respuesta sanitaria, compatibilizándola con el descanso de los profesionales. De este modo, en los quirófanos de los hospitales de Valme y El Tomillar se han desarrollado durante el verano 2019 un total de 1.918 cirugías, que suponen 130 pacientes más intervenidos quirúrgicamente que el verano anterior. Por su parte, las especialidades quirúrgicas con más actividad han sido las siguientes: Oftalmología, Cirugía General y Digestiva, Traumatología y Urología.

Asimismo, en consultas externas se ha incrementado un 11% la actividad con un total de 6.779 ciudadanos atendidos más que el verano anterior. En esta mayor actividad asistencial ha tenido gran impacto, tanto a nivel de accesibilidad como de mejora de calidad de respuesta, el aumento en un 10% de las consultas de sus tres centros periféricos de especialidades  con el desplazamiento de sus especialistas a Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas y Morón de la Frontera

Respecto a pruebas diagnósticas, destacan las realizadas en el área de imagen con el crecimiento de un 1,3%. Se traduce en un total de 803 pruebas más llevadas a cabo este verano con respecto al anterior, destacando las siguientes: angiografías, telemando y resonancia magnética.

Por lo que se refiere a las Urgencias, también se ha producido un incremento con respecto a la etapa estival del año anterior. Por un lado, las Urgencias atendidas en el Hospital Universitario de Valme han crecido 7,43% con un total de 22.028 urgencias globales frente a las 20.503 del verano de 2019. Mientras que las realizadas en atención primaria del área sur de Sevilla han crecido un 4,5% con un total de 117.414 asistenciales realizadas (5.082 actos más que el verano anterior).

En la atención urgente hay que reseñar la labor desarrollada por los servicios de Urgencias en coordinación con otros servicios del hospital a raíz del brote de Listeriosis, que generó una mayor frecuentación ciudadana. En este sentido, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, hace un agradecimiento especial a los profesionales de Urgencias por su esfuerzo y compromiso en plenas fechas de descansos y vacaciones. Al mismo tiempo, encomia la labor e implicación de los profesionales de Microbiología, como referente diagnóstico para esta infección, así como a los servicios clínicos de Enfermedades Infecciosas, Ginecología, Pediatría, Medicina Preventiva y Medicina Interna.

Por su parte, en el ámbito de hospitalización, Valme ha incrementado el porcentaje de ingresos en un 2,6% en comparación al verano del 2018. Se traduce en 139 ingresos más dentro del cómputo total registrado en 2019, que corresponde a 5.372 pacientes hospitalizados en esta fecha. En esta parcela, hay que destacar la puesta en funcionamiento de 308 camas más que en el verano 2018, en cuyo período pasaron a quedar en reserva.

Este significativo aumento de actividad asistencial en diferentes ámbitos de atención sanitaria de este hospital sevillano ha llevado parejo el incremento en la dotación profesional para este verano. Se ha materializado un 16% más de contrataciones correspondientes a los diferentes perfiles profesionales, tanto de atención hospitalaria como de atención primaria, en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, frente a las contrataciones realizadas el verano anterior. El importe económico destinado a ello asciende a un global de 2.323.096 euros.

investigadores.JPG
Facultativos del servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla han desarrollado una investigación centrada en el Lupus Eritematoso Sistémico (LES) y en la importancia de la detección precoz de sus manifestaciones pulmonares para contribuir a la mejora de la supervivencia y calidad de vida de los afectados. Su interés clínico ha propiciado la presentación de este estudio en el congreso anual europeo de Reumatología: `EULAR 19´.

     El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad inflamatoria crónica, producida por un defecto en el sistema inmune, con mayor predominio entre las mujeres en edad fértil, que puede afectar prácticamente a cualquier órgano: articulaciones, piel, sistema nervioso, células sanguíneas o riñón. Su prevalencia es de unos 20 a 150 casos por cada 100.000 habitantes, cifra que se ha incrementado notablemente en los últimos años debido al avance en el procedimiento diagnóstico de esta enfermedad. Hasta el momento, el pilar básico de tratamiento son los inmunosupresores y corticoides.

Según los investigadores, las manifestaciones respiratorias del LES son frecuentes, llegando a aparecer hasta en el 50% de los pacientes. Esta incidencia aumenta con la evolución de la enfermedad; de modo que, a los diez años del diagnóstico, el 12% de los pacientes presentan daño pulmonar permanente. Dicho deterioro pulmonar no sólo condiciona la calidad de vida de sus afectados, sino que se asocia con una mayor mortalidad.

Al respecto, los reumatólogos del Hospital Universitario de Valme Sergio Rodríguez Montero, Nahia Plaza Aulestia, Mª José Pérez Quintana, Carmen Trapero Pérez y José Luís Marenco de la Fuente han llevado a cabo en este centro sevillano un estudio con pacientes diagnosticados de LES. Tras analizar 165 pacientes con lupus, se identificaron un 23% de casos con afectación pleuro-pulmonar. De ellos, el 34,3% ya tenían compromiso pulmonar en el diagnóstico de lupus, mientras que el 65,7% restante mostró enfermedad pulmonar posteriormente y durante la evolución del lupus.

Respecto a las patologías pulmonares con mayor incidencia en estos pacientes, destacan: 55,8% de pacientes con pleuritis (inflamación de la pleura que puede producir derrame pleural), 36% de neumonía y detección de tromboembolismo pulmonar en el 14% de pacientes. Otras formas severas de enfermedad, como la hemorragia alveolar o la neumonitis lúpica, no superaron el 6% de los casos. Respecto a la gravedad de esta afectación, se documentó una mortalidad del 7,9% durante un seguimiento medio de 13,6 años. Las muertes se debieron a insuficiencia respiratoria grave secundaria a neumonía, hipertensión pulmonar severa y linfoma.

Como conclusiones, los investigadores registran una menor incidencia de manifestaciones pulmonares en pacientes jóvenes, siendo la pleuritis la patología respiratoria más frecuente. Asimismo, aseveran que dentro de la frecuencia de la afectación pulmonar en pacientes con LES, su grado de severidad puede variar hasta derivar en formas de afectación potencialmente mortales, tales como tromboembolismo pulmonar, hemorragia pulmonar o neumonitis lúpica.

Y en este contexto destacan como imprescindible la identificación temprana de estas manifestaciones en el curso de la enfermedad al objeto de minimizar la acumulación del daño. Aconsejan la incorporación a la práctica clínica en el abordaje del lupus un rastreo sistemático de manifestaciones pulmonares para lograr diagnósticos precoces que favorezcan tratamientos inmediatos y así contribuir a una mejora de la calidad de vida y de la propia supervivencia de estos pacientes.

REUMA SPD.jpg
El Hospital Universitario de Valme de Sevilla, a través de su servicio de Reumatología, es uno de los 15 hospitales españoles que inicialmente van a participar en un proyecto para la mejora de la atención a los pacientes con espondiloartritis. `SpA Units´, denominación acuñada para dicho proyecto, permitirá analizar la atención que actualmente se ofrece a los pacientes a nivel nacional y mejorar la calidad de vida de los mismos con el desarrollo de un nuevo modelo de gestión estandarizado para esta enfermedad.

Las espondiloartritis son un grupo de enfermedades reumáticas interrelacionadas que comparten características clínicas, patogénicas, genéticas, radiográficas, epidemiológicas y de respuesta terapéutica. Dentro de este grupo, además de otras, se incluyen en la actualidad la espondiloartritis axial y la artritis psoriásica. Al mismo tiempo, dentro de la espondiloartritis axial, actualmente se engloban dos subgrupos: la espondilitis anquilosante y la espondiloartritis axial no radiográfica.

La espondiloartritis axial constituye una enfermedad inflamatoria con carácter crónico y discapacitante, que afecta a la movilidad de columna. Tiene una elevada prevalencia, que puede llegar al 2% de la población general. Junto a la artritis reumatoide, las espondiloartritis representan la patología más frecuente entre las enfermedades inflamatorias del aparato locomotor y aparece en la mayoría de los casos precozmente, entre los 20 a 30 años. Como hándicap, los especialistas refieren el retraso diagnóstico de la misma, que hasta hace poco tiempo y en el caso de la espondiloartritis axial ha llegado hasta los 8 años.

En España existen unas 500.000 personas aproximadamente con esta enfermedad inflamatoria crónica que afecta a las articulaciones sacroilíacas y a la columna vertebral provocando dolor, rigidez y un gran impacto a nivel psico-social.

Creación de un nuevo modelo asistencial más coordinado y eficiente

La participación de este proyecto es consecuencia de la colaboración del servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Valme con Novartis y Deloitte, entidades encargadas de impulsar y coordinar esta iniciativa en España. Se centra en el liderazgo clínico de un nuevo modelo de gestión de la Espondiloartritis que permita cubrir las deficiencias que se vayan detectando en la evaluación a desarrollar en los próximos meses desde los servicios clínicos de Reumatología de los centros participantes. La finalidad es diseñar un modelo más coordinado, eficiente e integrado de todos los agentes que intervienen en el proceso asistencial hospitalario optimizando el circuito asistencial para el paciente.

El desarrollo del proyecto partirá de la elaboración de un diagnóstico de situación por parte de los servicios clínicos de Reumatología desde la revisión del manejo actual de esta enfermedad. Se identificarán factores de éxito y áreas de mejora orientados a definir un plan de optimización y su implementación. Asimismo, se definirá un modelo de evaluación y seguimiento apoyado en indicadores clave de gestión a través del cual evidenciar la efectividad del nuevo modelo.

Asimismo, y dada la importancia creciente de situar al paciente en el centro de los procesos asistenciales, se recogerá la voz del paciente a través de cuestionarios con la finalidad de obtener su percepción del proceso asistencial. Finalmente, los resultados del proyecto quedarán plasmados en un informe final que se validará con los responsables del centro.

A lo largo de su desarrollo, el proyecto `SpA Units´ ampliará la participación hasta un total de 30 centros nacionales al objeto de obtener una visión amplia sobre el manejo de esta enfermedad y contribuir a la mejora asistencial. Desde el Hospital Universitario de Valme será coordinado por su jefe de servicio de Reumatología, José Luís Marenco de la Fuente, y el reumatólogo especializado en espondiloartritis Sergio Rodríguez Montero. Ambos agradecen la selección del hospital para integrar este proyecto y se congratulan de participar en esta iniciativa dirigida a la mejora asistencial de los pacientes.

Camino 2019_10.JPG
Desde que en el año 2010 (último Año Jacobeo o Compostelano) el Hospital Universitario de Valme pusiera en marcha la iniciativa del Camino de Santiago, como actividad rehabilitadora para pacientes con dolencias cardiovasculares, se acaba de cumplir una década. Diez caminos convertidos en paradigma de vida para el paciente cardiaco, promoviendo el conocimiento de la enfermedad, su autocuidado y la sensibilización hacia la prevención a través del ejercicio físico como pauta saludable.

El cúmulo de los diez caminos celebrados tiene como referente a la enfermera Margarita Reina. Una profesional considerada el `alma mater´ de la Rehabilitación Cardíaca del Hospital Universitario de Valme, muy querida por los pacientes y ampliamente respetada por sus compañeros. Hoy ya jubilada, no cesa en continuar con su vocación liderando proyectos de Salud como éste del Camino de Santiago.

La X edición del Camino de Santiago del Grupo de Cardiología del Hospital Universitario de Valme ha estado conformada por un total de 56 peregrinos entre pacientes, familiares y profesionales sanitarios. Para la coronación de una década enarbolando con esta iniciativa la rehabilitación cardíaca en el Camino de Santiago, han escogido una ruta señera. Se trata del `Camino del Norte´ o `Camino de Santiago de la Costa´. Uno de las rutas más antiguas y con mayor historia que recorre toda la costa peninsular desde este a oeste bordeando el Cantábrico a lo largo de los principales municipios del Norte de España.

Escudo de sentimientos para enfrentar la enfermedad y afrontar la adversidad

Según la precursora de esta proyecto de salud, Margarita Reina, “los pacientes cardiacos rehabilitados viven experiencias a nivel personal, familiar y de grupo en torno a una enfermedad con la que han aprendido a convivir y a superar con experiencias y retos como el del Camino de Santiago”. Al respecto, Reina destaca el  valor añadido de esta iniciativa “este peregrinaje conforma un escudo de sentimientos positivos desde los cuales los pacientes cardiacos y sus familias afrontan la enfermedad y enfrentan la adversidad”.

El Camino de 2019 completa la ejecución de otros tantos itinerarios señeros realizados a lo largo de una década: el `Camino Inglés´, el `Camino Portugués´, el `Camino Francés´, el `Camino Sanabrés´ o `El Salvador´. Un proyecto de prevención y promoción de la salud cada vez más afianzado entre los pacientes con dolencias cardiacas de este centro, cuyo positivo balance ha provocado su extrapolación a las mujeres con cáncer de mama que en Valme ya llevan tres años realizando.

El extenso Camino del Norte ha precisado una ejecución programada en tres fases,  desde Gijón hasta Santiago de Compostela, a desarrollar durante tres caminos. Este año acaban de culminar una primera desde Gijón hasta Luarca a través del recorrido de un centenar de kilómetros distribuidos en seis etapas. El año próximo llevarán a cabo el segundo tramo del Camino del Norte desde Luarca hasta Mondoñedo, mientras que en el año 2021 lo finalizarán haciendo la llegada a Compostela coincidiendo con la celebración del próximo Año Jacobeo.

El Camino de este año, desarrollado entre el 24 de agosto y el 1 de septiembre, ha incluido pueblos tan bellos como Tabaza, San Martín de Laspra, Muros de Nalón, Soto de Luiña o Cadavedo. Al igual que en ediciones anteriores, esta actividad organizada por profesionales del hospital sevillano abunda en un doble objetivo: los de prevención y promoción de la salud, estimulando hábitos saludables de vida aprendidos en dicha unidad clínica junto a beneficios psicológicos de la convivencia con otras personas que padecen problemas de salud similares; además del empoderamiento de un colectivo amenazado por la dolencia convertida en la primera causa de muerte, el corazón.

En este sentido, la también enfermera del Hospital Universitario de Valme, Isabel Orta, que ha participado en este camino como paciente señala como compañeros de viaje a la lluvia, el sol, el duro y temido asfalto, la niebla, el olor a tierra mojada o el rugir del cielo antes de una tormenta “que nos caló hasta los huesos pero no pudo con nuestro ánimo ni doblegó nuestro deseo de proseguir”. Y califica de “magia en estado puro el caminar acompañados de lluvia y el rumor del mar, como bálsamos para nuestro espíritu”. Sintetiza la experiencia en “esfuerzo y superación, camaradería y soledad, alegría y llanto entre la superación de un reto que contribuye a afrontar la enfermedad”.

Corazones en Camino

Un manual, acuñado con el nombre de `Rutómetro´, se ha llegado a convertir en documento clave para la dinámica del Camino que cada año organizan desde el servicio de Cardiología profesionales sanitarios de este hospital sevillano. Todos los participantes disponen de él, el cual incluye consideraciones para el peregrino, curiosidades, información sobre las etapas de la ruta elegida, historia del camino junto a referencias documentales y recomendaciones sobre salud cardiovascular.

Además, al objeto de recoger el sentir de los protagonistas de este peregrinaje, el Rutómetro reserva un espacio para dejar constancia por escrito de cada una de las etapas. Ideas, pensamientos o sensaciones se plasman en este manual para al final ser recogidas en un blog: `Corazones en Camino'.

usmij19_acuario2.jpg
La Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Universitario de Valme ha celebrado su programa específico de Escuela de Verano con actividades de carácter más jovial, acordes con el período estival. En ella han participado una treintena de menores de entre 6 y 17 años de edad, beneficiándose de espacios lúdicos y psicoeducativos que fomentan la integración del menor en la comunidad.

La programación ha incluido un abanico de actividades adaptadas a la edad y características individuales. Las mismas tienen un perfil recreativo, cultural y deportivo orientadas a despertar la motivación y el interés por participar en ambientes comunes con iguales.

Cada verano, esta iniciativa se centra de modo monográfico en una temática sobre la cual gira el contenido de la programación. La presente edición ha puesto en valor el cuidado del planeta y, de manera más cercana, el entorno en que vivimos. Sus monitoras han hecho mención especial al 50 aniversario del alunizaje y la llegada del hombre a la Luna. En este contexto, los alumnos han visitado la exposición taller Caixaforum `Tintín y la Luna. 50 años de la primera misión tripulada´. Y, del mismo modo, han acudido al Pabellón de la Navegación para explorar  `El Sistema Solar´, `La vida de los árboles´ y otros mundos en el cine inmerso 360º.

A través de temáticas diferentes han llevado a cabo diversas actividades, tales como la importancia del reciclaje y el respecto por el medio ambiente. Han construido torres que rascan el cielo o disfrutado de exposiciones como `Azul, el color del Modernismo´. Asimismo, en esta edición se ha reiterado la visita por rincones de Sevilla y la visita guiada del Acuario de Sevilla permitiendo aprender sobre las distintas especiales acuáticas que residen en el Atlántico junto al recordatorio de los primeros navegantes. También han sido exitosa la experiencia de la navegación por el río Guadalquivir, recibiendo el simbólico `Bautismo Naútico´. Además, han disfrutado de deportes arriesgados como la escalada en el rocódromo.

 Según la responsable del servicio de Salud Mental del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Matilde Blanco, “se ha desarrollado un completo abanico de actividades con el objeto de favorecer y ofrecer el conocimiento, la posibilidad de participar en nuestro entrono como agentes de cambio para contribuir a la mejora y, por supuesto, fomentar el disfrute y la diversión durante la convivencia en grupo”.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta