SERVICIO DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÌA.jpgEl Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha activado un Protocolo de Información a Familiares de pacientes ingresados con Covid-19 al objeto de conciliar el derecho a la información sanitaria con las medidas excepcionales de seguridad, que impiden el acompañamiento y restringen las visitas a los afectados.

      De este modo, cuando el paciente es ingresado en este centro con sospecha o confirmación de Coronavirus le comunican que, por seguridad y al objeto de evitar contagios, quedan restringidas las visitas atendiendo al Decreto de Estado de Alarma. En su lugar, la información sobre su estado clínico será trasladada a su familiar telefónicamente o por mensaje de móvil de forma diaria y en un horario preestablecido.

     Para ello, el Servicio de Información de Urgencias hace entrega de un documento a cumplimentar con la finalidad de que queden recogidos los datos del destinatario de la información. Al respecto, hay que destacar que los nuevos canales habilitados de forma excepcional están sujetos a un procedimiento con medidas articuladas para asegurar tanto la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en Materia de Información y Documentación Clínica, como la Protección de los Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales de los familiares que solicitan el envío de la información (Ley Orgánica 3/2028, de 5 de diciembre).

     Se contemplan tres supuestos para la autorización de la persona destinataria de la información clínica. Que sea el propio paciente quien designe a los familiares encargados de recibir la información, hecho que queda recogido en su historia clínica. Un segundo caso en el cual el paciente no sea capaz de proporcionar esta información, siendo su facultativo junto a otro profesional, que será testigo, quienes reflejen en la historia clínica a los familiares o personas vinculadas al paciente a las que se les facilitará la información telefónica. Y un tercer supuesto donde los pacientes llegan acompañados por profesionales de residencias o cuidadores. En este caso, serán éstos los que faciliten las personas y teléfonos de contacto que el paciente tenga reflejado en el centro donde reside, datos que también quedarán recogidos en la historia de salud.

    Por su parte, el profesional del hospital que lo llame se identificará con su nombre y apellidos, categoría profesional y centro sanitario desde donde le llama. Mientras que al familiar o persona de contacto le solicitará su nombre y apellidos, fecha de nacimiento y los cuatro últimos números del DNI, para comprobar con seguridad la identidad del interlocutor. Tras esto, le será facilitada toda la información.

    El Servicio de Información General es el servicio encargado de coordinar la información a los familiares. Cada mañana las enfermeras supervisoras de cada planta contactan con este servicio hospitalario o viceversa para actualizar los datos de los pacientes ingresados. Dichos mandos intermedios de enfermería son los que deciden en qué canal informar, según la clínica, estado y evolución de cada paciente.

Los canales se personalizan dependiendo del estado del paciente

    En general, se comunica enviando mensaje a móvil a excepción de los pacientes que se encuentran más graves o su estado haya cambiado considerablemente, tanto por su empeoramiento o por su mejoría que haga plantear el alta. En estos casos será el médico el que asumirá la llamada telefónica para hablar personalmente con los familiares. Destacar, en este sentido, que el mensaje puede ser en algunos casos complementario a la llamada, pero nunca excluyente.
 
    Por su parte, el horario establecido para contactar con los familiares es entre las 12.00 y las 15.00; aunque, si hubiese algún cambio significativo en el estado de salud del enfermo, también el hospital informará en horario de tarde. Además, el hospital facilita a los familiares un número de teléfono por si en algún caso, y como incidencia, el familiar no recibiera la llamada en los intervalos determinados y así el acceso a la información quede garantizado.

    La Dirección del Hospital Universitario de Valme agradece al Servicio de Atención a la Ciudadanía el esfuerzo para la articulación de este protocolo, así como la complicidad de los profesionales por su implicación para llevar a cabo este nuevo procedimiento de información a familiares en tan difícil situación.

IMG-20200324-WA0060.jpg   Amarillos, buganvilla, rosa, rojos, blancos,…de todos los colores hasta sumar 10.000 claveles son los que los profesionales del Hospital Universitario de Valme de Sevilla han recibido en agradecimiento a su trabajo tan duro en esta pandemia. Una muestra de agradecimiento, entregada por la empresa `Rosas de Sevilla´, como muestra de reconocimiento, hoy más que nunca, a los profesionales que aportan esperanza para la vida.

    De este modo, los aplausos que cada tarde dedican desde sus hogares los ciudadanos a los profesionales de la Salud como gesto solidario a su trabajo, ha tenido un reconocimiento todavía más directo y cercano a través de esta iniciativa.

   Cada ramillete ha portado el eslogan `Sin vosotros no somos nada´, a modo de dedicatoria, dirigido a los que hoy se han convertido en héroes a nivel mundial. Médicos, Enfermeros, celadores, administrativos, cocineros, limpiadoras, personal de seguridad, informáticos, trabajadores sociales,….han participado en este acto en el que han terminando emocionándose. Y es que, a pesar de lo duro del trabajo y la preocupación del momento actual, junto a las mascarillas han relucido ojos de alegría, fortaleza y esperanza transmitida para todos.

    El Hospital Universitario de Valme, dirigido por Mª Jesús Pareja, cuenta con más de 4.000 trabajadores de diversas categorías que dan cobertura de atención especializada a 400.000 ciudadanos. Se corresponde con una extensa área poblacional enclavada en el área sur de la provincia sur de Sevilla. A toda esta ciudadanía la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla transmite tranquilidad: “contamos con profesionales altamente cualificados e implicados, además de sumar la gran talla humana”.

 

claveles.jpg
 
 

 

cartas solidarias.jpg  El Hospital Universitario de Valme de Sevilla se ha hecho partícipe de la campaña nacional dirigida a aportar solidaridad a los afectados por coronavirus ingresados en centros sanitarios. Para ello, este hospital ha abierto un canal a la ciudadanía donde lanzar mensajes de ánimo y esperanza que contribuyan a combatir uno de las consecuencias del Covid-19: la soledad en el obligado aislamiento hospitalario.

         Así, este centro sevillano pone en valor dicha iniciativa solidaria, compartida hoy por varios hospitales españoles e impulsada por una médica del Hospital de la Princesa de Madrid. Ni más ni menos que dar a la población general, recluida en sus casas como medida preventiva, la oportunidad de tener un gesto de apoyo a aquellos otros ciudadanos que están también aislados, pero fuera de sus domicilios en el hospital y sin poder recibir la visita de familiares o amigos.

         Consiste en enviar cartas (emails) anónimas de apoyo a estos enfermos. En el caso del Hospital de Valme, las cartas de quienes quieran participar deben dirigirse a la dirección electrónica Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

         En el texto se recomienda incluir un mensaje de recuperación, el nombre de pila del remitente y alguna información que pueda servir al paciente para imaginar o poner cara a quien que la escribe, como edad o profesión.

         Con la colaboración en su difusión del servicio de Atención a la Ciudadanía, un grupo de residentes y médicos del Hospital de Valme se ha comprometido en recepcionar estos mensajes y hacer llegar estas misivas de ánimo y esperanza a los pacientes. De tal modo que, cuando un médico acceda a visitar al enfermo, le traslada un mensaje de apoyo de alguien de la población general que lo ha enviado.

         Desde este centro se estima que las cartas resultan muy útiles y valiosas, dado que los pacientes se encuentran con ansiedad e incertidumbre por esta enfermedad, la cual tiene como hándicap añadido el aislamiento y la soledad. Unos atributos contra los cuales el Hospital Universitario de Valme hace frente común junto a otros muchos hospitales para combatirlos y potenciar durante estos días la humanización de la asistencia sanitaria.

pediatria3.jpgEl Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha ejecutado un plan de adaptación de sus espacios frente al Covid-19 al objeto de anticiparse al posible aumento de casos de contagio y ofrecer respuestas asistenciales eficientes y eficaces. Se trata de actuaciones sobre su infraestructura en el marco de la planificación de medidas excepcionales que permiten el funcionamiento de circuitos asistenciales diferenciados, ampliar recursos para la atención crítica y urgente, además de proporcionar medidas de protección a profesionales y pacientes.

 Principalmente, donde se han realizado más actuaciones es en el Área de Urgencias. Desde el punto de vista asistencial, se han establecido dos circuitos diferenciados: uno para pacientes con sintomatología respiratoria (en esta situación se consideran todos casos posibles de infección COViD19) y otro para patología general, asegurando la atención normalizada al resto de pacientes que acuden al hospital con cualquier otro problema de salud y evitar el contagio.

 Para ello, se ha tenido que intervenir adaptando espacios. La atención de la patología general urgente se ha reubicado en el área de Urgencias Pediátricas. Ésta, por su parte, se ha trasladado a instalaciones colindantes correspondientes al hospital de día de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil. Una zona destinada con anterioridad a talleres y actividades diversas que, debido a la reducción de la actividad demorable, ahora se encuentra vacía. Su nueva funcionalidad ha precisado de la dotación de la logística necesaria para la asistencia de urgencia: gases medicinales, tomas de corriente para alimentar equipos electromédicos y puestos de trabajo para instalación de equipos informáticos.

  Mientras que para la atención específica de patología respiratoria aguda y compatible con el Covid-19 se ha dispuesto de la zona con mayor amplitud, anteriormente destinada a las urgencias generales de adultos. 

  También y en el marco de los protocolos de seguridad para la práctica clínica durante esta pandemia, se han creado 10 boxes de aislamiento en Urgencias. Por un lado, cinco box de Observación se han preparado para aislamiento individual y, por otro lado, se ha reformado el espacio de las salas de espera acondicionando una de ellas con otros cinco box destinados a pre-aislamiento individual de pacientes con sospecha del Covid-19.

  Destacar, al mismo tiempo, la coordinación con varios servicios clínicos hospitalarios para la preparación de otras zonas del centro por si hiciera falta ampliar más puestos de UCI, en previsión al posible incremento de demanda asistencial. En este sentido, este hospital ha gestionado la disponibilidad de un considerable número de camas de UCI, sumando a las existentes en situación de normalidad la infraestructura del Hospital de Día Quirúrgico, de la Sala de Recuperación Post-anestésica y de los box de la antigua UCI (hoy funcionantes como consultas de Cardiología que han reducido su actividad presencial).      

  Por su parte, para la atención de Covid-19 dirigida a profesionales, se ha adecuado la Sala de formación de Informática como consulta específica para atender a este colectivo.

 Otra línea de actuación ha sido la generación de nueva señalización externa en los accesos de los hospitales de Valme y El Tomillar, con el cierre de varias puertas de entrada, para garantizar un mayor control de la movilidad. Además, esta medida se ha complementado con rondas de comprobación, identificación de usuarios sin pase y colocación de auxiliares en accesos conflictivos.

Mamparas de seguridad en atención primaria y atención hospitalaria

   Con la finalidad de ofrecer las mejores condiciones de prevención y protección a los profesionales, y siguiendo las recomendaciones de seguridad establecidas por el Ministerio de Sanidad y la Consejería de Salud y Familias, el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ha procedido a la instalación de mamparas en todas las mesas y mostradores de atención a usuarios, tanto de atención primaria (33 centros de salud) como de atención hospitalaria (Hospital de Valme y El Tomillar). Una medida interpuesta como barrera física de protección entre trabajador y usuario.

  Esta medida está acompañada de la colocación de cintas en el suelo para delimitar distancias mínimas a respetar y así garantizar la separación de personas.

  Por su parte, la diligente materialización de todas estas medidas estructurales sobre los espacios de los centros sanitarios del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla constituye motivo de felicitación y agradecimiento por parte de su directora gerente, Mª Jesús Pareja. Públicamente pone en valor el esfuerzo y el compromiso de los profesionales de la Subdirección de Servicios Generales en estos momentos tan difíciles, habilitando en tiempo récord los espacios donde se están extremando las medidas excepcionales para enfrentar esta pandemia.

fachada2020.jpgEl servicio de Salud Mental del Hospital Universitario de Valme ha creado en la página de Facebook del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla (https://www.facebook.com/AGSSurSevilla/) un espacio dirigido a la prevención y promoción de salud mental de la ciudadanía dentro de las circunstancias actuales. Consideran que la tranquilidad emocional es una herramienta más de defensa psicológica ante las medidas preventivas establecidas para frenar el contagio del Coronavirus, ayudando a minimizar las consecuencias del aislamiento social que afecta a los hábitos y relaciones cotidianas.

      Esta iniciativa ya la habían comenzado a trabajar los profesionales de este servicio clínico previamente a que se desencadenara el actual estado de crisis sanitaria. Su objetivo fue crear una vía para potenciar y promocionar la salud mental de la población en general a través del desarrollo de hábitos saludables. Sin embargo, como apunta la responsable de este servicio clínico en el hospital sevillano, Matilde Blanco, “la situación actual ha provocado que agilicemos su desarrollo; dada la necesidad que hemos sentido de colaborar, haciendo llegar el apoyo y las herramientas necesarias al máximo número de personas para sobrellevar la situación actual aprovechando las ventajas de la vía virtual”.

       El área de trabajo que abordan es tanto la prevención secundaria como la primaria. En la secundaria, se ayuda en el caso de salud mental a aquellas personas que están empezando a desarrollar síntomas y evitar que se incrementen especialmente en este período. O sea, potencian las posibilidades de no enfermar. Y en el caso de la prevención primaria, promocionan hábitos y actitudes que eviten el desarrollo de patología mental. Una promoción, que según la Organización Mundial de la Salud, se instrumentaliza mediante intervenciones sociales y ambientales destinadas a beneficiar y proteger la salud.

       Para trabajar estas líneas de actuación, el grupo de trabajo de Salud Mental del Hospital Universitario de Valme que está llevando a cabo este proyecto está desarrollando tres bloques de contenidos. Por un lado, aspectos o herramientas psicoterapéuticas (aceptación y compromiso, terapia cognitiva conducta, mindfullness). En segundo lugar, la Psicología Positiva: los consejos. Y, en último lugar, aspectos socioculturales y salud (terapia ocupacional, actividades para la salud, hábitos biosaludables etc...).

        Las indicaciones se basan en psicología clínica, psiquiatría, enfermería especializada y terapia ocupacional. De tal modo que los profesionales que forman parte de esta iniciativa buscan y seleccionan materiales con evidencia científica y que sean accesibles para la población general. Al respecto, destacan la recogida siempre de la autoría de dichos materiales, siendo la idea de los mismos generar contenidos propios. Así, hay intervenciones basadas en lo cognitivo, conductual, mindfullnes, psicología positiva, dinámica de grupo y todo el armamento terapéutico del que disponemos como colectivo. En base a ello formulan consejos psicológicos para el aislamiento, técnicas de meditación, etc…

        Matilde Blanco subraya la intención de optimizar este proyecto, cuya ilusión es que se mantenga más allá de la crisis dada su potencial utilidad: “a medio plazo dividiremos el material en población diana; niños, adultos y mayores, usando la población adulta como vehículo por el uso de la tecnología como vía actual”. Asimismo, Blanco destaca la oportunidad de crecer que ofrece esta línea de trabajo para el grupo de profesionales implicados en el proyecto mediante su contribución a la situación actual.


CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta