visita repro valme.jpg
El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha visitado la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Universitario de Valme que, a través de su reciente puesta en funcionamiento, ha potenciado la accesibilidad de la salud reproductiva de la provincia de Sevilla reduciendo los tiempos de espera. Concretamente, mediante la actividad asistencial realizada en este centro a lo largo de los últimos meses, la demora en la valoración de parejas estériles en el área sanitaria sur de Sevilla ha pasado de 24 a tres meses. Aguirre se ha mostrado orgullo de estas instalaciones y ha señalado “que el objetivo de la unidad es llegar a una demora cero”.

Así se lo ha explicado al consejero la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja. En la provincia de Sevilla existía una situación deficitaria para dar respuesta a esta prestación, dado que la medicina reproductiva avanzada estaba ofertada en un único centro, el Hospital Virgen del Rocío, y en las últimas décadas se ha venido produciendo un incremento en la demanda de esta asistencia (una pareja al año por cada 1.000 habitantes, precisando el 70% de ellas técnicas avanzadas).

Con inicio de la dotación de una nueva unidad que comenzó a funcionar de forma progresiva en el Hospital Universitario de Valme, la población se está beneficiando de una mejora en la eficiencia y calidad asistenciales en este ámbito de salud.

Protocolo eficiente con circuitos ágiles que garantizan resultados de calidad

La Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Universitario de Valme está integrada en el servicio de Ginecología y Obstetricia, que dirige Rosa Ostos. Tiene carácter multidisciplinar, integrando el ámbito de Laboratorio Clínico. Funciona a través de una sistemática de trabajo basada en la coordinación y el trabajo en equipo de los profesionales del área sanitaria sur de Sevilla. Para ello, han creado un protocolo que garantiza tiempos asistenciales y aporta calidad a dicho proceso donde está implicada tanto la atención primaria como la especializada.

Cuando en el área sur de la provincia de Sevilla una pareja consulta por problemas de esterilidad en atención primaria, se activa el proceso asistencial con el estudio básico por parte del especialista en sus centros periféricos y su posterior derivación al Hospital Universitario de Valme. De tal modo que los circuitos establecidos garantizan que en tres meses la pareja acceda a la consulta de reproducción asistida en Valme para completar estudios más complejos y que, entre tres y seis meses más tarde, esté lista para acceder a tratamientos complejos de reproducción asistida.

Según la coordinadora de la Unidad de Reproducción Humana Asistida de este centro sevillano, Elena Mantrana, “la agilidad de las respuestas asistenciales son primordiales no sólo para la satisfacción percibida por nuestras parejas usuarias, sino también para la calidad en la consecución de los resultados, dado que el reloj biológico juega en contra dentro de la salud reproductiva”.

 Desde enero hasta mayo, el Hospital de Valme ha atendido a 140 parejas nuevas y realizado 135 ciclos de inseminación artificial básica junto a 134 ciclos de Fecundación In Vitro/Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides. Según el coordinador del Laboratorio de esta unidad clínica, Ignacio Peral, la previsión asistencial es, “con la unidad funcionando al 100% tras su progresiva puesta en marcha, llegar a los 500 ciclos/año de transferencia de embriones”.

Único hospital público andaluz con instalaciones diferenciadas del resto de patologías obstétrico-ginecológicas

 Dispone de modernas instalaciones dotadas de tecnología puntera. Como valor añadido, este hospital sevillano se convierte en el único hospital público de Andalucía en disponer de unas instalaciones diferenciadas y específicas para la reproducción asistida, al margen de las existentes para el resto de procesos obstétrico-ginecológicos. Por tanto, dispone de un espacio conformado por una superficie total de 675,26 metros cuadrados dirigidos monográficamente para la reproducción asistida: quirófanos, hospitalización, consultas, laboratorios y salas de espera.

Se oferta a la población una completa cartera de servicios que permite la realización de técnicas básicas y más complejas como el estudio básico de esterilidad masculina y femenina, la inseminación artificial, FIV y microinyección Intracitoplasmática y crioconservación de embriones. Próximamente, se incorporará a su cartera de servicios bancos de ovocitos y semen con la preservación de la fertilidad.

Por su parte, la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Universitario de Valme está conformada por una veintena de profesionales muy sensibilizados hacia este problema de salud que miman a sus usuarias: tres ginecólogos, un anestesiólogo, tres embriólogos, tres técnicos especialistas de Laboratorio, cuatro enfermeras, dos auxiliares de enfermería, un administrativo, un celador y una limpiadora.

LLEGADA a SANTIAGO.jpg
Las `Chicas Rosas´ del Hospital Universitario de Valme acaban de culminar su Cuarta Ruta Jacobea dentro de un proyecto terapéutico organizado por profesionales de la Unidad de Patología Mamaria de este centro. Bajo esta denominación, acuñada por mujeres tratadas de cáncer de mama, cada año y con más fuerza se identifican con el mismo un número mayor de participantes, quintuplicando en la edición actual la primera experiencia iniciada en el año 2016.
 
La cirujana Carmen Delgado es la coordinadora de esta iniciativa que este año ha conseguido reunir a un grupo formado por un total de 29 Chicas Rosas (26 con cáncer de mama y tres con cáncer de ovario). Sus protagonistas subrayan la dureza y grandiosidad del camino cuyo reto han cumplido a través de un gran esfuerzo físico y mental, permitiendo desestigmatizar una enfermedad convertida en el tumor maligno más frecuente en las mujeres y en la primera causa de muerte por cáncer en las féminas.

El itinerario trazado para esta Cuarta Ruta Jacobea se ha desarrollado entre Orense y Santiago de Compostela siguiendo la ruta del Camino Sanabrés. A lo largo de seis etapas se han recorrido un total de 123 kilómetros pasando por las siguientes localidades: Cea, Castro Mozón, Laxe, Bandeira y Outeiro.

Quintuplicada la participación de Chicas Rosas

Desde que hace cuatro años se iniciara este proyecto, ha conseguido consolidarse quintuplicando su participación. Si el primer camino de este proyecto contó con cinco mujeres tratadas de cáncer de mama, en el segundo participaron 13 y en el tercer camino fueron 17; el cuarto y actual ha dispuesto de la participación de 26 mujeres afectadas. Además también se ha querido unir a esta iniciativa otras dos mujeres con cáncer de ovario, dos hombres con patologías oncológicas y un viudo de una mujer fallecida de cáncer de mama. Un grupo de peregrinas que este año asciende a 64, incluyendo a profesionales de la Unidad de Patología Mamaria de Valme y familiares de las Chicas Rosas.

El primer Camino de Santiago realizado por estas mujeres luchadoras contra el cáncer de mama fue el itinerario de Sarria-Santiago, la segunda ruta escogida fue la de Santiago-Fisterra-Muxía; en la tercera ocasión coronaron la ruta del Camino Lebaniego y esta cuarta actual ha correspondido al Camino Sanabrés.

Según su coordinadora, la cirujana Carmen Delgado, “el enriquecimiento de la convivencia en torno a un proceso de salud tan complicado y largo ha logrado potenciar esta actividad física, permitiendo empoderar a estas mujeres luchadoras que nos dan lecciones de vida”.

Al respecto, las Chicas Rosas valoran muy positivamente la iniciativa: “esta experiencia nos ayuda a reforzar nuestra autoestima para continuar retando a la vida”.

escuela de pacientes DIABETES 1, BOMBAS INSULINA.jpg
La irrupción de mejoras en el ámbito de la Diabetes a través de innovaciones tecnológicas lleva parejo un proceso de aprendizaje por parte de los propios pacientes que, para rentabilizar y beneficiarse de las ventajas de las mismas, tienen que adquirir las destrezas correspondientes para su uso cotidiano. Uno de los avances recientes son las bombas de infusión continua subcutánea de insulina para diabetes mellitus tipo 1. Al respecto, el Hospital Universitario de Valme de Sevilla, a través de su Servicio de Endocrinología en colaboración con la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), ha impulsado la creación de la primera Escuela de Pacientes para Diabéticos con Bombas de Insulina que se ha celebrado en Andalucía.

Las bombas de perfusión continua son pequeños dispositivos electromecánicos programables que tienen la finalidad de infundir insulina de manera continua en el tejido celular subcutáneo frente a la forma habitual de administración de la insulina (jeringas o plumas). Constituyen una herramienta muy valiosa para el manejo de la diabetes, pero los resultados en salud sólo son buenos si el paciente que lo utiliza tiene la habilidad adecuada.

Además de la formación básica sobre este dispositivo impartida por los enfermeros desde la consulta de educación diabetológica, el Hospital Universitario de Valme ha dado un paso más poniendo en marcha esta iniciativa de aprendizaje avanzado `entre iguales´. Se trata de una metodología basada en la EASP, que permite a los pacientes adquirir un papel más activo en su proceso de salud. Su objeto es maridar tecnología de salud y pacientes-usuarios pivotando en la figura del paciente experto. El mismo lidera, `entre iguales´ que afrontan la misma enfermedad, una formación con las claves para el mejor control de diabetes compartiendo consejos, información y experiencias sobre el uso de esta tecnología que le aporta notables beneficios para la calidad de vida. De este modo, estos pacientes optimizan su formación, convirtiéndose a su vez en pacientes expertos para poder enseñar a otros pacientes diabéticos, siempre bajo la supervisión del equipo sanitario profesional.

De esta escuela de pacientes ya se han beneficiado una veintena de diabéticos a través de la celebración de las primeras dos aulas de formación avanzada. Han sido facultados para ser portadores de estos dispositivos con las claves para mejorar el control de su enfermedad. Pueden programar hora a hora la cantidad de insulina que deben administrarse con grandes beneficios para su salud: se individualizan las necesidades de cada paciente y de cada momento; mejora el control metabólico, disminuye la variabilidad glucémica, previene riesgos de picos (hipoglucemia, hiperglucemia) y, en definitiva, optimiza la calidad de vida.

Consolidación de las escuelas de pacientes en el área sur de la provincia: siete aulas sobre las patologías más prevalentes

Las escuelas de pacientes constituyen una iniciativa de la Consejería de Salud, coordinada desde la Escuela Andaluza de Salud Pública, que nace con el objetivo de proporcionar a los ciudadanos la formación e información necesarias para un mejor conocimiento y manejo de su proceso de salud. Enmarcadas en los Planes de Participación Ciudadana, es una iniciativa que se ha consolidado extraordinariamente en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla con el funcionamiento de un total de siete aulas sobre las patologías más frecuentes.

Tras haber sido pionero en 2009 en Andalucía en la implantación del aula formativa de Insuficiencia Cardiaca, desde este hospital sevillanazo se vuelve a innovar en este ámbito con la creación de la escuela de pacientes para Diabéticos con Bombas de Insulina. Una iniciativa contemplada en el Plan Integral de Diabetes de Andalucía donde se perfila la incorporación de nueva tecnología como los nuevos sistemas de perfusión de insulina, con el consenso de los profesionales sanitarios.
 
 Junto al liderazgo de estas dos escuelas de pacientes, el Hospital Universitario de Valme también ha conseguido consolidar otras cuatro aulas dirigidas a patologías prevalentes: Cáncer de Mama, Diabetes, Personas Cuidadoras, Riesgo Cardiovascular y Fibromialgia.

SESIÓN entrevista prequirúrgica.jpg
Desde finales del año 2015, el Hospital Universitario de Valme tiene implantado un proyecto asistencial, `Entrevista Prequirúrgica Analgésica´, a través del cual se han beneficiado un total de 5.316 ciudadanos. Los mismos han experimentado una disminución del grado de ansiedad que se produce al ingreso, incrementado la seguridad ante la cirugía y mejorado la calidad y satisfacción percibidas. Todo ello con un mayor conocimiento del proceso perioperatorio que permite acercar un medio desconocido, como es el hospitalario, al paciente y su familia.

      Esta iniciativa surgió por parte de la enfermería de la Unidad de Dolor Agudo Postoperatorio, perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica de Anestesiología y Reanimación. Los profesionales detectaron la prevalencia de dos diagnósticos enfermeros entre los ciudadanos que ingresaban para ser intervenidos quirúrgicamente: ansiedad, temor y conocimiento deficiente, tanto del circuito quirúrgico como del proceso postoperatorio. A ello se sumaba la necesidad de informarlos sobre técnicas innovadoras del control de la analgesia por el propio paciente puestas a su servicio.

    Al respecto, este programa asistencial informa a los usuarios de dos bloques de contenidos: los circuitos establecidos desde el ingreso hospitalario hasta el alta del área quirúrgica y los recursos analgésicos para la ausencia del dolor tras la intervención quirúrgica.

      Enmarcada en la línea de mejora de la calidad y satisfacción percibidas por los pacientes, la `Entrevista Prequirúrgica Analgésica´ se desarrolla la tarde previa a la intervención quirúrgica. Los candidatos a participar en él son todos los pacientes quirúrgicos programados, con especial prioridad de aquéllos procesos más agresivos y cuya recuperación está expuesta a un dolor moderado y severo (traumatología, cirugía general y urología, principalmente).

Los profesionales de enfermería contactan con los pacientes y familiares en la sala de reuniones de la zona quirúrgica. Inicialmente, se proyecta un vídeo realizado y protagonizado por los propios profesionales sobre el ingreso hospitalario, el circuito quirúrgico y postquirúrgico junto a los procedimientos que se van a utilizar para  tratamientos del dolor. Un material audiovisual muy ilustrativo mediante el cual se ejemplifica desde que llega el paciente al hospital a operarse hasta su recuperación tras la cirugía.

Investigación de la eficacia del programa en la disminución del dolor postoperatorio

 En la actualidad, los profesionales enfermeros implicados en el programa de la `Entrevista Prequirúrgica Analgésica´ están inmersos en una investigación más ambiciosa orientada a demostrar su beneficio potencial. 

 Además de la disminución ya manifiesta de la ansiedad previa al quirófano, dichos profesionales están analizando si efectivamente la educación sanitaria influye positivamente en el manejo del dolor y, por tanto, en su disminución. La línea de estudio se centra en constatar la eficacia de esta iniciativa en la disminución del dolor postoperatorio a las 24 horas. Para ello, parten de de lo constatado en otros estudios que afirman que el estado psicológico del paciente antes de la operación y su ansiedad influyen en su recuperación postquirúrgica.

 La citada investigación, aprobada por el Comité de Ética Asistencial del Área Sur de Sevilla, está dirigida a pacientes que serán intervenidos quirúrgicamente de forma programada en el Hospital Universitario de Valme. A través del mismo se comparará el grado de ansiedad de dos grupos: el que dispondrá de la entrevista prequirúrgica y el que no participará en este programa asistencial. Por su parte, los pacientes incluidos tienen edades comprendidas entre 18 y 75 años, mientras que las especialidades quirúrgicas integradas son las siguientes: traumatología, urología, cirugía general, vascular y otorrinolaringología.

ACREDI DOLOR CRONICO MONTELLANO.jpg
El Centro de Salud de Montellano, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ha obtenido el distintivo `Centros contra el Dolor´ que otorga la Agenda de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) a través del Observatorio para la Seguridad del Paciente. Dicha distinción corresponde a la modalidad de Dolor Crónico y supone un reconocimiento hacia el trabajo de sus profesionales por su compromiso con la mejora de la atención de los pacientes con dolor.

 El dolor supone un problema de alta prevalencia e impacto, no sólo sobre los ciudadanos que lo padecen, sino también sobre la sociedad y el sistema sanitario.  Una de cada seis personas presenta dolor crónico, repercutiendo en su calidad de vida y suponiendo una carga importante para los sistemas sanitarios. Sin embargo, como subraya el director del centro de salud acreditado, Antonio Román, “pese a existir medios técnicos suficientes para minimizarlo o solucionarlo, a menudo es un problema infraevaluado e infratratado”.

Al respecto, esta distinción se enmarca en las líneas estratégicas del Plan de Andaluz de Atención a las Personas con Dolor diseñado por Consejería de Salud y Familias que, entre otras actuaciones, facilita a los centros sanitarios una serie de criterios y estándares a partir de los cuales poder guiarse para reforzar la calidad de la atención que se presta a una patología con gran incidencia entre la población.

El proceso de obtención de este distintivo de la sanidad pública andaluza recoge cuatro situaciones en el entorno sanitario: dolor perioperatorio, crónico, el asociado a procedimientos y el dolor del ámbito de las urgencias y emergencias. Cada una de estas categorías cuenta con unas recomendaciones diseñadas por la ACSA, que se estructuran en diversos apartados, tales como: la información, el seguimiento y la educación del paciente, la formación de los profesionales, la evaluación sistemática del dolor, el proceso asistencial, la documentación y el registro, y el análisis de resultados.

En este sentido, el citado distintivo es un reconocimiento a las actuaciones puestas en marcha por los profesionales de este centro para la mejora de la atención a las personas con dolor. Se premia el enfoque clínico que sus profesionales hacen del dolor crónico a través de un trabajo de protocolización para su abordaje y tratamiento, basándose en estudios y evidencias científicas.

A través de esta iniciativa, se ha evaluado la implantación y el cumplimiento de las recomendaciones clave para su puesta en marcha e identificado los elementos para dar sostenibilidad a las mejoras. La Agencia de Calidad también ha valorado que el centro cuenta con herramientas y procedimientos para identificar a las personas que sufren dolor y ansiedad, facilita información a los pacientes sobre su proceso con el acompañamiento de documentos informativos y se implica en la formación profesional en este ámbito para promover el abordaje integral biopsicosocial de los pacientes con dolor junto al uso seguro de la medicación. Todo ello garantizando también la continuidad asistencial en las personas con dolor.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta