Junto a las consultas, exploraciones y pruebas diagnósticas, se suma este nuevo recurso que potencia la accesibilidad sanitariaEl Área Hospitalaria de Valme incorpora la cirugía menor ambulatoria en el CARE de Los Alcores

El servicio de Cirugía General del Área Hospitalaria de Valme ha activado el funcionamiento de una Sala de Cirugía Menor Ambulatoria en el Centro de Alta Resolución (CARE) de Los Alcores, sumando un nuevo recurso asistencial más a los ya activados desde el pasado mes de enero cuando se pusieron en marcha las instalaciones de atención especializada del mismo.

De este modo, se amplía la cartera de servicios de este centro con un quirófano de cirugía menor. Un recurso que se une a los 25 módulos de consultas/sala de exploraciones, cinco salas de diagnóstico por la imagen equipadas con tecnología de vanguardia, sala de laboratorio/extracciones, sala de yesos, sala de curas y sala de rehabilitación/fisioterapia.

Hasta el mes de enero de 2021 el acceso a la atención especializada de la población de esta comarca se realizaba a través del desplazamiento al Hospital Universitario de Valme o al Centro Periférico de Especialidades de Alcalá de Guadaira, ambos pertenecientes al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. Sin embargo, con el funcionamiento del CARE de Los Alcores se ha optimizado la accesibilidad para los más de 42.000 ciudadanos de Mairena y El Viso del Alcor. Y, ahora, con la activación de este nuevo recurso asistencial se potencia aún más la descentralización asistencial y se reducen los desplazamientos innecesarios.

Entre 20 y 40 ciudadanos se beneficiarán mensualmente de la nueva Sala de Cirugía Menor

El nuevo quirófano de cirugía menor ambulatoria del CARE de Los Alcores está destinado a pacientes con patologías subsidiarias de ser intervenidas bajo anestesia local por parte del servicio de Cirugía General del Área Hospitalaria de Valme. Si bien, como apunta la jefa de Sección de Cirugía Mayor Ambulatoria, Lourdes Gómez Bujedo, “próximamente podrían incorporarse a esta actividad otras especialidades quirúrgicas”.

El nuevo quirófano está equipado con toda la tecnología sanitaria necesaria, incluyendo mesa quirúrgica, lámpara, electrobisturí, equipo de monitorización y pulsioximetría, equipo de reanimación; así como de material de sutura, hemostasia y pincería quirúrgica. Además, está dotado con conexión a la red y equipo informático que da acceso inmediato a la historia de salud digital del paciente. Por su parte, e igualmente que en el hospital, este nuevo servicio tiene incorporada la protocolización de seguridad de sus procedimientos con respecto al Covid-19, incluyendo test de antígenos preoperatorios.

Respuestas asistenciales basadas en la alta resolución

El funcionamiento del Care de Los Alcores en el ámbito de la atención especializada supone el acercamiento de este nivel asistencial a la población, sustituyendo el desplazamiento de los usuarios por la presencia de los especialistas en estas dos localidades. Y, concretamente, con la activación de la cirugía menor ambulatoria se incrementan diversos beneficios asistenciales.

Por un lado, el aumento del volumen de la operatoria global en cirugía menor de toda el área sanitaria sur de Sevilla a través de este nuevo quirófano incide en una reducción de los tiempos de espera. Por otro lado, se presta asistencia en un entorno más cercano y confortable para el paciente en su misma localidad. Ello conduce a la disminución del estrés e incomodidades de los desplazamientos. Y también es destacable como ventaja el incremento de la eficiencia en el uso de los recursos sanitarios como consecuencia de la liberación de recursos hospitalarios para la atención de casos más complejos.

Estas actuaciones en la comarca de Los Alcores se enmarcan en las estrategias de la Junta de Andalucía para el desarrollo y mejora de la red de servicios especializados en la provincia de Sevilla. Según la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, “hemos incrementado la eficiencia y calidad de la respuesta asistencial con un modelo organizativo basado en la alta resolución”.

Su programa de detección precoz ha funcionado de forma ininterrumpida con la coordinación de Otorrinolaringología, Pediatría y Atención PrimariaEl Hospital de Valme mantiene durante la pandemia la tasa de detección de hipoacusia en recién nacidos con un 2,6 por mil casos

El Hospital Universitario de Valme ha detectado durante el año 2020 un 2,6 por mil casos de sordera infantil entre los recién nacidos dentro del programa corporativo de la Consejería de Salud y Familias, y del cual el hospital sevillano fue pionero en ofertarlo en el año 2004. Se trata de un programa preventivo de cribado auditivo, cuyo funcionamiento no se ha visto afectado en la pandemia, siendo su balance similar al de años anteriores.

El objetivo del Programa de Detección Precoz de la Hipoacusia Infantil es detectar posibles déficits auditivos en los recién nacidos e iniciar el tratamiento y la rehabilitación lo antes posible. Coordinado por la sección de Otorrinolaringología, se realiza por parte de una enfermera especializada y se aplica de forma protocolaria a todos los bebés que nacen en el hospital. La finalidad es realizar un diagnóstico a edades tempranas y, de este modo, favorecer su abordaje inmediato con un tratamiento precoz que minimice sus repercusiones en el desarrollo del niño.

La prueba que se lleva a cabo es un procedimiento sencillo e indoloro que no ocasiona ningún tipo de molestia al niño. Consiste en la emisión de un sonido a través de un auricular que se coloca en el oído del bebé. En caso de audición normal, la prueba registra la presencia de una señal. Los resultados obtenidos en los estudios realizados durante el año 2020 reflejan una incidencia de detección de hipoacusia severa o profunda de dos de cada 1.000 recién nacidos. Concretamente, se han cribado un total de 2.209 recién nacidos con una incidencia de hipoacusia del 2,6 por mil recién nacidos vivos.

Según el jefe de sección de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Valme, Juan Solanellas, “nuestra preocupación por salvaguardar la salud del recién nacido se focaliza en la detección temprana de posibles déficits auditivos para el bienestar del niño y la tranquilidad de sus padres, puesto que esta patología en la infancia tiene unas repercusiones muy importantes sobre el habla, el desarrollo emocional, escolar y social del niño”.

Desde que en el año 2004 el Hospital Universitario de Valme instaurara de forma pionera en Andalucía este programa asistencial preventivo, se han beneficiado más de 50.000 bebés nacidos a lo largo de los últimos 17 años. Durante la pandemia este programa ha continuado funcionando de forma coordinada entre las especialidades de Otorrinolaringología y Pediatría junto con Atención Primaria. El objetivo de sus profesionales ha sido favorecer su abordaje inmediato con un tratamiento precoz que minimice sus repercusiones en el desarrollo del niño.

Además de los más de 2.000 recién nacidos estudiados en el año 2020, en este centro se han valorado trastornos socio-comunicativos de menores derivados de atención temprana para descartar la hipoacusia como causa de dicha alteración. Para ello, se han realizado las pruebas diagnósticas pertinentes (potenciales auditivos evocados) a más de un centenar de menores.

Por otro lado, la dilatada experiencia de la especialidad de Otorrinolaringología en el diagnóstico precoz de la hipoacusia infantil le ha llevado a colaborar con otros países. Es el caso de la participación de Juan Solanellas en el inicio del primer programa de cribado auditivo neonatal de Mozambique. Una intervención que le ha permitido contribuir a la ayuda humanitaria sobre la deficiencia auditiva infantil de un país donde un alto porcentaje de nacimientos presenta indicadores con altos riesgos de hipoacusia.

Del mismo modo, los 36 años de experiencia especializada en este campo del responsable de la especialidad de Otorrinolaringología del hospital sevillano lo han vinculado a participar en programas destacados de ámbito andaluz. Concretamente, ha formado parte como experto en la aplicación de nuevos protocolos de actuación en distintos programas innovadores de la Consejería de Salud y Familias. Entre ellos, destacan el de Detección de Hipoacusias de los Recién Nacidos en Andalucía, el Proceso Asistencial Integrado de Otitis y el Subproceso Asistencial de Alteraciones Sensoriales en Atención Temprana, entre otros.

Implanta, de forma pionera, un algoritmo diagnóstico-terapéutico que ordena y prioriza el tratamiento secuencial en base al grado de afectación del nervioEl servicio de Rehabilitación del Hospital de Valme avanza en el diagnóstico y técnicas ecoguiadas del síndrome del túnel carpiano

El servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha elaborado un novedoso protocolo diagnóstico centrado en el estudio ecográfico del síndrome del túnel carpiano. La valoración de su impacto frente a las pruebas diagnósticas de referencia (estudios neurofisiológicos) demuestra la eficacia y la eficiencia de la ecografía como herramienta que aporta alta sensibilidad y alto valor predictivo positivo; además de las numerosas ventajas en tiempos de respuesta, inocuidad, sin dolor, mayor eficiencia, incremento de la calidad en el tratamiento al ser ecoguiado junto a la aportación de información relevante sobre el origen de esta lesión músculoesquelética.

El síndrome del túnel carpiano es la neuropatía compresiva más frecuente del miembro superior y uno de los principales problemas de salud en trabajadores que desarrollan tareas relacionadas con esfuerzos manuales. La magnitud de esta patología no sólo viene justificada por su elevada prevalencia (3% de la población europea), sino por su repercusión laboral y económica al constituir motivo de incapacidad laboral. De hecho, esta patología está incluida dentro del catálogo de enfermedades profesionales (enfermedades provocadas por posturas forzadas y movimientos repetitivos en el trabajo).

Dicha lesión se produce por la compresión del nervio mediano en el túnel del carpo, situado en la cara palmar de la muñeca, entre el trapecio y el tubérculo del escafoides (cara externa), el ganchoso y el pisiforme (cara interna), y el ligamento transverso del túnel del carpo (o retináculo flexor) a nivel palmar. Es más frecuente en mujeres y en mayores de 50 años.

Innovación diagnóstica centrada en la alta resolución

Según apunta el jefe del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito Tirado, “el síndrome del túnel carpiano supone uno de los principales problemas de salud en la población activa y constituye un motivo de alta demanda en nuestras consultas”. El origen de esta patología es el aumento de presión en el túnel del capo por causas sistémicas o neuropáticas (embarazo, menopausia, diabetes, uso de anticonceptivos orales, obesidad, hipotiroidismo, fallo renal y fallo cardiaco congestivo, entre otros) o causas extrínsecas (fractura ósea, artritis postraumática, tenosinovitis o gangliones).

La prueba complementaria tradicional para su diagnóstico ha sido el estudio neurofisiológico a través de la electroneurografía (ENG), que estudia los nervios sensitivos y motores a través de estímulos eléctricos aplicados sobre la piel siguiendo el trayecto del nervio; y la Electromiografía (EMG), que consiste en la evaluación electrofisiológica del sistema neuromuscular . Sin embargo, la validación realizada por este hospital sobre la eficacia de la ecografía musculoesquelética de alta resolución demuestra numerosas ventajas: menos invasiva, menos incómoda, menos tiempo de espera para la prueba y altamente resolutiva.

Por su parte, la experiencia de este servicio médico en la aplicación de la ecografía como herramienta para la valoración de lesiones musculoesquéleticas le ha llevado a estudiar su impacto sobre la optimización del abordaje diagnóstico en esta patología de elevada prevalencia. El estudio ha sido desarrollado por el grupo de médicos rehabilitadores especializados en miembro superior con su jefe de servicio a la cabeza: José Antonio Expósito Tirado, María del Carmen García Serrano, L. García Márquez, José María Delgado Mendilívar, A. Jiménez Sarmiento y M. Peirau Gabarrell.

El objetivo del estudio desarrollado ha sido conocer la casuística en relación a los casos de esta patología diagnosticados en este servicio clínico y su clasificación en grados de severidad. Sobre ello, determinar el impacto de la utilización del protocolo ecográfico sobre las derivaciones a consultas de Traumatología, necesidad posterior de estudio neurofisiológico y la propuesta de un algoritmo diagnóstico-terapéutico basado en la ecografía.

Dicho estudio se ha realizado durante los tres últimos años con pacientes valorados en el servicio de Rehabilitación mediante ecografía de muñeca y procedentes tanto de atención primaria como desde las consultas externas del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. De los 349 pacientes estudiados con este protocolo clínico innovador, el 68,8% fueron positivos respecto al diagnóstico como síndrome del túnel carpiano. De ellos, el 44% se clasificaron en grado leve, el 16,1% en moderado y el 8,6% severo. Tras este abordaje diagnóstico ecográfico, el 78,8% de los pacientes fueron altas mediante consulta de acto único con tratamientos conservador, un 21,2% remitidos al servicio de Traumatología para valoración quirúrgica y cerca del 80% no precisó estudio neurofisiológico.

Como balance de estos resultados, estos especialistas concluyen aconsejando la utilización de la ecografía musculoesquelética en los servicios de Rehabilitación como herramienta segura para el diagnóstico o exclusión de este síndrome. Al mismo tiempo, subrayan la utilidad del algoritmo creado para optimizar el abordaje de esta patología dolorosa e invalidante, siendo una prueba que puede complementarse con el estudio neurofisiológico según clínica y evolución del proceso.

Reconocimiento nacional y andaluz

La importancia de la patología del síndrome del túnel carpiano desde diversas perspectivas (incidencia en pacientes, impacto sobre el sistema sanitario y repercusiones como enfermedad profesional) ha llevado a que las conclusiones del estudio realizado por el servicio de Medicina Física y Rehabilitación del hospital sevillano hayan tenido un gran interés científico y clínico. Por un lado, demuestra la eficiencia de la valoración ecográfica como soporte para la mejora en el diagnóstico de esta patología. Y, por otro lado, aporta un algoritmo diagnóstico-terapéutico como herramienta para su utilización por los profesionales que estén interesados en esta práctica clínica.

A nivel regional, la presentación del impacto de este protocolo ha sido galardonada con el Premio a la Mejor Comunicación en el LXXII Congreso de la SAMFYRE (Sociedad Andaluza de Medicina Física y Rehabilitación). Y a nivel nacional, recientemente fue seleccionado un proyecto de investigación sobre este tema, presentado de forma conjunta por médicos rehabilitadores y traumatólogos de este centro, en la convocatoria de Ayudas a la Investigación en Salud de la Fundación Mutua Madrileña. Un importante reconocimiento al ser elegido el Hospital Universitario de Valme junto a un total de 27 estudios nacionales dentro de una convocatoria orientada a potenciar la investigación médica de calidad que se desarrolla en España.

Implanta, de forma pionera, un algoritmo diagnóstico-terapéutico que ordena y prioriza el tratamiento secuencial en base al grado de afectación del nervioEl servicio de Rehabilitación del Hospital de Valme avanza en el diagnóstico y técnicas ecoguiadas del síndrome del túnel carpiano

El servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha elaborado un novedoso protocolo diagnóstico centrado en el estudio ecográfico del síndrome del túnel carpiano. La valoración de su impacto frente a las pruebas diagnósticas de referencia (estudios neurofisiológicos) demuestra la eficacia y la eficiencia de la ecografía como herramienta que aporta alta sensibilidad y alto valor predictivo positivo; además de las numerosas ventajas en tiempos de respuesta, inocuidad, sin dolor, mayor eficiencia, incremento de la calidad en el tratamiento al ser ecoguiado junto a la aportación de información relevante sobre el origen de esta lesión músculoesquelética.

El síndrome del túnel carpiano es la neuropatía compresiva más frecuente del miembro superior y uno de los principales problemas de salud en trabajadores que desarrollan tareas relacionadas con esfuerzos manuales. La magnitud de esta patología no sólo viene justificada por su elevada prevalencia (3% de la población europea), sino por su repercusión laboral y económica al constituir motivo de incapacidad laboral. De hecho, esta patología está incluida dentro del catálogo de enfermedades profesionales (enfermedades provocadas por posturas forzadas y movimientos repetitivos en el trabajo).

Dicha lesión se produce por la compresión del nervio mediano en el túnel del carpo, situado en la cara palmar de la muñeca, entre el trapecio y el tubérculo del escafoides (cara externa), el ganchoso y el pisiforme (cara interna), y el ligamento transverso del túnel del carpo (o retináculo flexor) a nivel palmar. Es más frecuente en mujeres y en mayores de 50 años.

Innovación diagnóstica centrada en la alta resolución

Según apunta el jefe del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito Tirado, “el síndrome del túnel carpiano supone uno de los principales problemas de salud en la población activa y constituye un motivo de alta demanda en nuestras consultas”. El origen de esta patología es el aumento de presión en el túnel del capo por causas sistémicas o neuropáticas (embarazo, menopausia, diabetes, uso de anticonceptivos orales, obesidad, hipotiroidismo, fallo renal y fallo cardiaco congestivo, entre otros) o causas extrínsecas (fractura ósea, artritis postraumática, tenosinovitis o gangliones).

La prueba complementaria tradicional para su diagnóstico ha sido el estudio neurofisiológico a través de la electroneurografía (ENG), que estudia los nervios sensitivos y motores a través de estímulos eléctricos aplicados sobre la piel siguiendo el trayecto del nervio; y la Electromiografía (EMG), que consiste en la evaluación electrofisiológica del sistema neuromuscular . Sin embargo, la validación realizada por este hospital sobre la eficacia de la ecografía musculoesquelética de alta resolución demuestra numerosas ventajas: menos invasiva, menos incómoda, menos tiempo de espera para la prueba y altamente resolutiva.

Por su parte, la experiencia de este servicio médico en la aplicación de la ecografía como herramienta para la valoración de lesiones musculoesquéleticas le ha llevado a estudiar su impacto sobre la optimización del abordaje diagnóstico en esta patología de elevada prevalencia. El estudio ha sido desarrollado por el grupo de médicos rehabilitadores especializados en miembro superior con su jefe de servicio a la cabeza: José Antonio Expósito Tirado, María del Carmen García Serrano, L. García Márquez, José María Delgado Mendilívar, A. Jiménez Sarmiento y M. Peirau Gabarrell.

El objetivo del estudio desarrollado ha sido conocer la casuística en relación a los casos de esta patología diagnosticados en este servicio clínico y su clasificación en grados de severidad. Sobre ello, determinar el impacto de la utilización del protocolo ecográfico sobre las derivaciones a consultas de Traumatología, necesidad posterior de estudio neurofisiológico y la propuesta de un algoritmo diagnóstico-terapéutico basado en la ecografía.

Dicho estudio se ha realizado durante los tres últimos años con pacientes valorados en el servicio de Rehabilitación mediante ecografía de muñeca y procedentes tanto de atención primaria como desde las consultas externas del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. De los 349 pacientes estudiados con este protocolo clínico innovador, el 68,8% fueron positivos respecto al diagnóstico como síndrome del túnel carpiano. De ellos, el 44% se clasificaron en grado leve, el 16,1% en moderado y el 8,6% severo. Tras este abordaje diagnóstico ecográfico, el 78,8% de los pacientes fueron altas mediante consulta de acto único con tratamientos conservador, un 21,2% remitidos al servicio de Traumatología para valoración quirúrgica y cerca del 80% no precisó estudio neurofisiológico.

Como balance de estos resultados, estos especialistas concluyen aconsejando la utilización de la ecografía musculoesquelética en los servicios de Rehabilitación como herramienta segura para el diagnóstico o exclusión de este síndrome. Al mismo tiempo, subrayan la utilidad del algoritmo creado para optimizar el abordaje de esta patología dolorosa e invalidante, siendo una prueba que puede complementarse con el estudio neurofisiológico según clínica y evolución del proceso.

Reconocimiento nacional y andaluz

La importancia de la patología del síndrome del túnel carpiano desde diversas perspectivas (incidencia en pacientes, impacto sobre el sistema sanitario y repercusiones como enfermedad profesional) ha llevado a que las conclusiones del estudio realizado por el servicio de Medicina Física y Rehabilitación del hospital sevillano hayan tenido un gran interés científico y clínico. Por un lado, demuestra la eficiencia de la valoración ecográfica como soporte para la mejora en el diagnóstico de esta patología. Y, por otro lado, aporta un algoritmo diagnóstico-terapéutico como herramienta para su utilización por los profesionales que estén interesados en esta práctica clínica.

A nivel regional, la presentación del impacto de este protocolo ha sido galardonada con el Premio a la Mejor Comunicación en el LXXII Congreso de la SAMFYRE (Sociedad Andaluza de Medicina Física y Rehabilitación). Y a nivel nacional, recientemente fue seleccionado un proyecto de investigación sobre este tema, presentado de forma conjunta por médicos rehabilitadores y traumatólogos de este centro, en la convocatoria de Ayudas a la Investigación en Salud de la Fundación Mutua Madrileña. Un importante reconocimiento al ser elegido el Hospital Universitario de Valme junto a un total de 27 estudios nacionales dentro de una convocatoria orientada a potenciar la investigación médica de calidad que se desarrolla en España.

A través de una inversión de 361.600 euros, en las nuevas instalaciones se elaborarán cerca de 25.000 preparaciones estériles al añoEl Hospital de Valme se dota de una nueva Sala Blanca que optimiza la calidad y la seguridad en la producción farmacéutica

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha modernizado su Unidad de Preparados Estériles, perteneciente al Servicio de Farmacia, mediante el desarrollo de un proyecto de reforma que permite tanto incrementar la capacidad de producción como potenciar las condiciones máximas de seguridad y calidad para los pacientes y profesionales. A través de una inversión de 300.000 euros, se ha ampliado en más de 40 metros cuadrados su superficie y se ha adaptado su infraestructura a las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, en relación a las buenas prácticas de preparación de medicamentos en los servicios de farmacia hospitalaria, dotándose de una Sala Blanca.

La Sala Blanca es un espacio destinado a la preparación de medicamentos en condiciones de esterilidad, y con condiciones óptimas de seguridad en el desarrollo de esta labor. Su objetivo es limitar y controlar la concentración de partículas de diferentes tamaños en suspensión en el aire, los niveles de contaminación microbiana y mantener las condiciones ambientales controladas (temperatura, humedad, iluminación, ruido) para conseguir por un lado, aumentar la protección y seguridad de los profesionales que trabajan en su interior, y por otro, la máxima calidad de los medicamentos elaborados y una adecuada protección del medio ambiente. Precisamente con la finalidad de hacer efectivas estas rigurosas normas de higiene y asepsia, las instalaciones disponen de una alta definición técnica: equipadas con moderna tecnología que incluye diferentes formas de presión en función del producto a preparar, además de filtros de partículas de alta eficiencia (HEPA) y de la renovación periódica del aire.

La nueva sala blanca, adscrita a la Unidad Centralizada de Preparados Estériles del servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme, está conformada por cuatro profesionales de enfermería, una técnico de farmacia y una farmacéutica. La responsable de la misma, Mª José Fobelo, destaca sobre la mejora realizada: “es una instalación especialmente diseñada para impulsar una farmacoterapia más segura y eficiente de la atención sanitaria dirigida hacia diferentes ámbitos de localización de los usuarios: pacientes ingresados, en hospital de día, pacientes externos y de las unidades de hospitalización domiciliaria”.

En esta sala blanca se preparan diferentes tipos de medicamentos: olftalmológicos (colirios, inyecciones intravítreas, subconjuntivales, intracamerulares,…), soluciones para nutrición parenteral de adultos y neonatos, mezclas intravenosas (medicamentos biológicos, antiinfecciosos,…), bombas elastoméricas y determinados fármacos citotóxicos.

La previsión de producción de esta nueva dotación será de aproximadamente 25.000 preparados estériles anuales. Al respecto, destacar que estos medicamentos no sólo están destinados a pacientes del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla; sino que, por el contrario, los de carácter olfamológico se están dispensando también al Hospital de Alta Resolución de Lebrija y al Hospital de Alta Resolución de Vejer de la Frontera.

Altos niveles de calidad y seguridad para el proceso de producción farmacéutica

La sala blanca del hospital sevillano se ha construido mediante un proyecto de adecuación de las anteriores instalaciones, estableciendo un conjunto de directrices para la manipulación y fraccionamiento de los medicamentos. Se trata de estrictos protocolos de elaboración, higiene y control de productos farmacéuticos. Asimismo, hay establecido un circuito de movilidad y acceso de los profesionales de máxima asepsia: entrada del personal a través de esclusas desde una sala a otra con diferentes niveles de presión y control ambiental, y transferencia de productos entre las distintas zonas a través de los equipos SAS (Special Airlock System).

Con la reforma realizada, la Unidad Centralizada de Preparados Estériles del Hospital Universitario de Valme está actualmente dividida en cuatro zonas. Por un lado, una sala de validación de prescripciones, preparación de material y dispensación de medicamentos. Asimismo, está una zona de trabajo o presala con ambiente controlado para el acondicionamiento de medicamentos.

Posteriormente, se ha habilitado una sala blanca con ambiente controlado y presión positiva, formada por dos campañas de flujo laminar horizontal para la elaboración de medicamentos no peligrosos. Y, paralelamente, existe una sala blanca con ambiente controlado y presión negativa, formada por una campana de seguridad biológica para la elaboración de medicamentos peligrosos o citotóxicos. Por su parte, el conjunto de la nueva infraestructura dispone de dos zonas de esclusas para separar las salas con diferente nivel de control ambiental y presión.

Esta actuación ha sido planificada desde la Subdirección de Farmacia del Servicio Andaluz de Salud y forma parte del proyecto de modernización de los servicios de Farmacia de una decena de centros hospitalarios andaluces para mejorar las instalaciones y adaptar sus equipamientos a las nuevas necesidades de los mismos.

Según la jefa del servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme, Esther Márquez, “el proyecto ejecutado supone una notable mejora, dado que en estas instalaciones se producen compuestos estériles y medicamentos biopeligrosos, repercutiendo positivamente la intervención en ambos procesos tanto desde el punto de vista de los pacientes como de los profesionales que realizan estas tareas”.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta