images/Profesionales_andaluces_y_extremeos_proyecto_neonatal.jpgEl salón de actos del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha acogido la celebración de la Jornada de Implementación de la `Iniciativa INBERBAC-Neo´, a la cual estaban convocados profesionales de hospitales andaluces y extremeños participantes del mismo. Se trata de un proyecto a desarrollar en 44 Unidades de Cuidados Intensivos de servicios de Neonatología, de carácter nacional, con el objetivo de reducir la bacteriemia asociada a catéter vascular central en recién nacidos de muy bajo peso.

Los recién nacidos de muy bajo peso son sometidos a múltiples procedimientos invasivos (cateterismo vasculares prolongados, intubación endotraqueal, presión positiva continua en la vía aérea, sondas de alimentación nasogástricas,…) que favorecen la infección hospitalaria. Cuanto más prolongada es la estancia en unidades de cuidados especiales, mayor es la probabilidad de infección.

Precisamente con el objetivo de reducir esta bacteriemia nace `NeoKisses´.  Es el proyecto precedente al que actualmente se va a implementar cuya finalidad fue crear un sistema de vigilancia y control de infecciones hospitalarias (nosocomiales) capaz de contener información sobre las características perinatales y factores de riesgo asociados a sepsis en recién nacidos de muy bajo peso (RNMBP; ≤1500 g), ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) españolas. Además haciendo una comparativa con UCIs neonatales alemanas, país donde nació el proyecto inicial. Al respecto, este hospital sevillano ha sido uno de los tres primeros en adherirse al proyecto desde 2014.


Conformado como Proyecto Integrado en el Plan Estatal de I+D+I con la cofinanciación del Instituto de Salud Carlos III, Neokisses se ha desarrollado hasta 2017. Supone la herramienta para medir el impacto de acciones de mejora sobre las tasas de sepsis de origen hospitalario. Desde el año 2014 la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario de Valme ha participado en este proyecto, creándose un grupo de trabajo local coordinado por Neonatología y con colaboración de Medicina Preventiva.

Por su parte, el proyecto actual INBERBAC-Neo forma parte del proyecto Neokisses junto con la estrategia `Bacteriemia Zero´, implantada en UCIs neonatales del que es pionero el Hospital Vall d´Hebron. Se trata de  un estudio multicéntrico  y coordinado por un equipo multidisciplinar, desde donde se crearán equipos locales que liderarán la implementación y evaluación de una intervención basada en la evidencia para reducir la bacteriemia asociada a catéter vascular central  en recién nacidos de muy bajo peso (RNMBP).

 Con la finalidad de presentar los equipos coordinadores de las diferentes unidades neonatales participantes, se están llevando a cabo jornadas de implementación del proyecto. La correspondiente a Andalucía y Extremadura se ha celebrado en el Hospital Universitario de Valme mediante la cual se ha presentado el plan formativo de esta iniciativa. La línea de trabajo incluye la monitorización de la incidencia de sepsis nosocomial, la promoción de análisis comparativos entre hospitales y la evaluación de intervenciones de mejora de la calidad asistencial, dirigidas a la prevención de dichas infecciones.

 En dicha jornada se han presentado los datos generales sobre la situación y evolución de las tasas de sepsis en los últimos años en el registro NeoKisses. Además también se ha presentado la estructura y contenido de la plataforma educativa y los materiales complementarios de INBERBAC-Neo. Se han expuesto las medidas de proceso a implementar y evaluar, con la resolución de dudas sobre la implementación en cada unidad y sobre los canales de comunicación y de participación. Y, finalmente, tras este acto donde han intervenido las dos profesionales de equipo local del Hospital Universitario de Valme (la neonatóloga Rocío Rodero y la preventivista Carmen Escassi) se ha dado por iniciada formalmente la intervención en las unidades asistentes.

  Destacar que uno de los principales pilares de este proyecto es el tema de Higiene de manos, en el que el grupo de trabajo Neonatología-Preventiva del Hospital Universitario de Valme  dispone de gran experiencia. Desde el 2014 se realiza la observación directa de Higiene de Manos, de acuerdo a la estrategia multimodal de la OMS, en una plataforma digitalizada que permite analizar los datos de manera inmediata y realizar un feedback de dichos resultados con la Unidad. Al mismo tiempo, disponen de una Guía sobre los 5 momentos de higiene de manos de la OMS adaptada a las peculiaridades de una Unidad Neonatal, y talleres de formación `tipo simulacro´ en la propia unidad clínica.

images/DrCarlosReinajefeUrologaValme.jpgEl sevillano Hospital Universitario de Valme forma parte del grupo de 15 hospitales españoles, considerados como referentes en Urología, que fueron  seleccionados para participar en el estudio clínico `PREVENTLIT´. Dirigido a reducir nuevos eventos relacionados con piedras en el riñón, este estudio ya dispone de un balance de resultados que demuestra la eficacia de una solución terapéutica no quirúrgica: logra disminuir más del 50% la probabilidad de presentar nuevos cálculos renales.

La litiasis (presencia de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias) es una patología de gran prevalencia. Se estima que el 10% de la población española sufre esta enfermedad y se encuentra en aumento. Los cálculos se forman por el aumento de los componentes de los cristales de la orina, calcio, fosfato, ácido úrico, oxalato –sustancia química natural que se encuentra en la mayoría de los alimentos-, que serán los encargados de formar el primer germen de la futura piedra.

El tamaño puede variar, desde arenilla a fragmentos de gran tamaño que ocupe las cavidades renales. Un 80% de las litiasis de 4 milímetros  de diámetro van a ser eliminadas; sin embargo, hay casos que no son tan fáciles de eliminar y hay que recurrir a tratamientos instrumentales.

La clave: regulación del pH urinario

`PREVENTLIT´ es una ensayo clínico multicéntrico y prospectivo en el que han participado 143 pacientes con litiasis renal relacionada con alteraciones del pH urinario (indicador de la acidez de la orina). La muestra de pacientes participantes es representativa del territorio nacional: catalanes, murcianos, gallegos, valencianos, madrileños, mallorquines y sevillanos.

Dicho estudio confirma que mantener el pH urinario en el rango adecuado (entre 5,5 y 6,2 ph) reduce la probabilidad de presentar nuevos eventos. Para ello, se centra en la utilización de `Lit-Control pH´ y `Lit-Control pH Down´ complementos alimenticios dirigidos a regular el pH urinario en pacientes con litiasis renal. Por otro lado también se ha utilizado  un dispositivo médico que mide el pH urinario (Lit Control) que  permite elegir la medicación adecuada y controlar su efecto sobre el pH para evitar la formación de cristales en el sistema urinario. De este modo, y con una actuación simple, basada en la regulación del pH urinario, se pueden reducir las recaídas litiásicas en todo tipo de pacientes que sufren esta enfermedad.

Asimismo, la investigación desarrollada observa buenos resultados de adherencia al tratamiento. El 56% de los pacientes tratados siguieron la terapia a los 90 días frente al dato aportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que describe cómo entre el 50% y el 75% de los pacientes crónicos incumple su terapia.

La participación del Hospital Universitario de Valme se ha realizado desde el servicio de Urología a través del facultativo Carlos Reina,  de la Unidad de Endourología y Litiasis. Esta Unidad reitera su compromiso con la innovación clínica y el conocimiento científico en Urología, participando en iniciativas como ésta “donde contribuimos a mejorar la práctica clínica y la calidad de vida de nuestros pacientes”.

Los resultados de este estudio nacional se han publicado en la revista `Clinical Medicine Insights´ y  se presentarán próximamente en el Congreso de la Asociación Europea de Urología, cuya celebración tendrá lugar en la ciudad italiana de Milán del 3 al 5 de octubre.

Presentación1.jpg
Los centros de salud `Olivar de Quinto´ (Dos Hermanas) y `San Isidro´ (Los Palacios) junto al Servicio de Cuidados Críticos/Urgencias y Equipos Movilizables (SCUU) del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla han recibido el certificado de calidad que otorga la Consejería de Salud y Familias. En el caso de los ambos centros de salud se trata de la renovación de la acreditación en nivel avanzado; mientras que el SCUU ha logrado ser el primero de atención primaria de la provincia en certificarse con el nuevo manual de estrategias específicas para Urgencias y Emergencias.

La certificación de calidad de estos tres servicios sanitarios de atención primaria respalda el compromiso de los profesionales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla con la excelencia, disponiendo en la actualidad de 140 profesionales y de un total de 30 servicios clínicos con el sello de calidad más otros cinco en proceso.

Aspectos más valorados

 Los profesionales que han participado en estos tres procesos de evaluación han analizado puntos fuertes y áreas de mejora con la finalidad de incrementar la calidad de la asistencia sanitaria que prestan estos centros.

 Entre las fortalezas del centro de salud `Olivar de Quinto´ (Dos Hermanas), destaca la línea de mejora continua, siendo el ítem de la seguridad en la actividad asistencial, tanto para usuarios como para profesionales, uno de sus prioridades. La accesibilidad y la atención continuada es otro fuerte de este centro sanitario con el establecimiento para los médicos de familia de un tramo de agenda para la atención telefónica a demanda de los pacientes.

 La gestión por procesos asistenciales, mediante la elaboración de un gran número de procedimientos y protocolos de trabajo en los que se definen de forma muy clara y concreta las actuaciones a llevar en el centro, facilita el control más eficiente de los resultados de los indicadores definidos. A ello se suma el ámbito de la promoción y prevención de la salud (Semana Saludable), promoción de la lactancia materna (acreditación IHAN) y una web donde se proporciona a la población información sobre las patologías más prevalentes así como de los métodos diagnósticos más habituales y las medidas preventivas abordables por la población.

 Destacar, en el aspecto de la inclusión de nuevas tecnologías, el uso de la acupuntura para el tratamiento del dolor crónico dirigido a patologías ajustadas a criterios de derivación. Además, subrayar la numerosa actividad investigadora del centro, participando varios profesionales en proyectos de investigación y disponiendo de publicaciones periódicas en revistas con factor de impacto.

 Por su parte, el centro de salud` San Isidro´ (Los Palacios) presenta, entre otras fortalezas, la relación de herramientas de calidad y seguridad con la mejora continua. Tiene como práctica común el análisis de encuestas de satisfacción y valoración de toma de decisiones/medidas sobre los resultados de las mismas. Resultados, que sujetos a optimización de la actividad asistencial y funcionamiento del centro, llevan pareja su implantación.

 En la seguridad del paciente destaca la implantación de diferentes medidas relacionadas con la práctica clínica. Es el caso de la higiene de manos o el protocolo de vacunas, existiendo además una extendida cultura de notificación de efectos adversos y gestión de los mismos por parte de los profesionales de la unidad. Asimismo es reseñable la disponibilidad en el centro de un protocolo de conciliación de la mediación de los pacientes tras el alta hospitalaria, así como en la evaluación a través de auditorías para conocer el nivel de adherencia por parte de los profesionales.

 En cuanto al Servicio de Cuidados Críticos/Urgencias y Equipos Movilizables (SCUU) del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, se ha convertido en la primera unidad clínica de Urgencias de atención primaria que en la provincia de Sevilla logra acreditarse con el nuevo Manual de estándares específicos para servicios de Urgencias y Emergencias.

Uno de los aspectos más destacados por el equipo evaluador ha sido el alto grado de implicación de los profesionales en el proceso de acreditación y el trabajo en equipo con la estandarización de procedimientos para todas las unidades móviles del servicio clínico certificado. Al respecto hay que contextualizar que se trata de una unidad clínica que funciona en un área  poblacional extensa y dispersa dando cobertura al sur de la provincia de Sevilla  desde equipos profesionales en dos modalidades: fijos y móviles. Sin embargo, en las dos certificaciones obtenidas por esta unidad se ha subrayado como fortaleza la excelente sincronización de la información, de las formas de proceder e integración de los equipos de trabajo.

Además, el informe emitido ha observado resultados excelentes en áreas relativas a herramientas de calidad y seguridad. En este sentido, subraya la extraordinaria aplicación de las nuevas tecnologías en beneficio de la actividad asistencial. Es el caso de la integración de la Historia Clínica Digital de Movilidad en la Historia de Salud Única o la realización de un repositorio en Drive para la documentación de la unidad, con acceso de todos los profesionales tanto desde ordenadores como desde teléfonos.

Por su parte, también pone en valor el aspecto de la confortabilidad y accesibilidad de las ambulancias; así como la seguridad del paciente. En este último aspecto, es reseñable la difusión de la herramienta `AVIZOR´ del Observatorio de Seguridad del Paciente de la ACSA dirigida a la notificación de incidentes de seguridad desde los teléfonos de los profesionales.

Asimismo, ponen el acento en las actividades de prevención y promoción de la salud dirigidas a la ciudadanía. De forma regular y periódica, sus profesionales han participado en jornadas de asistencia masiva para la difusión y entrenamiento en técnicas y actuaciones ante situaciones de paradas cardiorrespiratorias o de riesgo vital. Iniciativas, con carácter divulgativo con la comunidad, desarrolladas en colaboración con ayuntamientos, centros educativos y asociaciones locales del área sur de la provincia de Sevilla.

niño FIV.jpg

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha registrado el nacimiento del primer bebé concebido en este centro a través de Fertilización in Vitro (FIV) mediante técnicas avanzadas de reproducción humana asistida. El alumbramiento de Álvaro se produjo a las 12.30 h. del pasado día 26 de agosto en la semana 39 de gestación. Pesó 3.225 kg. y midió 51 centímetros y, tanto la madre como el bebé, se encuentran en perfecto estado ya residiendo en su domicilio de Lebrija.


Se ha tratado de un embarazo muy especial, dado que ha entrañado horas de trabajo e ilusión por parte de un equipo de profesionales que ha luchado por incorporar esta técnica en la cartera de servicios y ofrecerla a las parejas del área sur de la provincia con problemas de fertilidad. Según la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Valme, Rosa Ostos, “es el primer niño que ha abierto las puertas de la esperanza y alegría a esta familia y a otras muchas gracias a la puesta en marcha de nuestra Unidad de Reproducción Humana Asistida”.

En Andalucía, Granada fue la primera provincia, seguida de Málaga, en incorporar dentro del sistema sanitario público esta prestación. Posteriormente, se fue completando en el resto de provincias con un hospital de referencia en cada una de ellas. En el caso de Sevilla, el Hospital Universitario de Valme se suma al Hospital Virgen del Rocío suponiendo el potenciar la accesibilidad de la salud reproductiva en la provincia de Sevilla. Se trata de una provincia que ha experimentado un notable incremento en la demanda de esta asistencia durante los últimos años (una pareja por cada 1.000 habitantes, precisando el 70% de ellas técnicas avanzadas).


La nueva unidad comenzó a dar sus primeros pasos en septiembre del pasado año y, de forma progresiva, ha ido poniendo en marcha todos sus resortes técnicos y profesionales. Desde abril del presente año está funcionando a pleno rendimiento con un balance satisfactorio: hasta la llegada del verano se han realizado 153 ciclos FIV con una tasa global de embarazo del 34%, en consonancia con las estadísticas emitidas por el actual registro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).


Embarazo complejo y de alto riesgo


Después de varios embarazos frustrados y más de dos años de espera para acceder a la prestación pública de la FIV en el Hospital Virgen del Rocío, Toñi y Juan Luís fueron una de las primeras parejas que recibieron la citación desde la nueva Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario de Valme. Ambos destacan la agilidad en el proceso clínico, la profesionalidad y la humanización recibidas.


El equipo de profesionales es de carácter multidisciplinar y está conformado por una veintena de personas muy sensibilizadas hacia el problema de la infertilidad que con mimo abordan y tratan: tres ginecólogos, un anestesiólogo, tres embriólogos, tres técnicos especialistas de Laboratorio, cuatro enfermeras, dos auxiliares de enfermería, un administrativo, un celador y una limpiadora.

Según la ginecóloga responsable de la Unidad de Reproducción Humana Asistida el Hospital Universitario de Valme, Elena Mantrana, “ha sido un caso complejo y de alto riesgo”. Además de problemas de fertilidad, la madre presentaba una enfermedad reumatológica crónica (artritis reumatoide) cuya terapia ha tenido que compatibilizarse tanto con el tratamiento reproductivo como con el curso del embarazo. Para ello, los servicios de Ginecología y Reumatología del Hospital Universitario de Valme han trabajado de forma coordinada y conjunta al objeto de salvar una situación que no supusiera un acicate a la opción de ser madre, siempre bajo la catalogación de un embarazo de alto riesgo. Sin embargo, destaca Elena Mantrana, “todo ha ido perfecto, desde la consecución del embarazo en el primer ciclo de FIV, a la evolución del embarazo, parto y estado del bebé”.

Pioneros en la consulta de enfermería para Reproducción que imprime agilidad en la respuesta asistencial

En la organización del funcionamiento de esta nueva unidad se ha priorizado ofrecer respuestas ágiles y eficientes. Para ello, se ha potenciado de forma pionera el trabajo de la enfermería en el proceso de la reproducción junto a la creación de una sistemática de trabajo en la unidad basada en la coordinación y el trabajo en equipo de los profesionales del área sanitaria sur de Sevilla.


La enfermería desarrolla su labor desde la creación de una consulta con numerosas funciones que inciden en respuestas personalizadas y agilidad asistencial. Está conformada por cuatro enfermeras y dos auxiliares que gestionan y programan la lista de espera de las pacientes FIV e inseminación artificial colaborando tanto en tareas del ámbito diagnóstico como en la aplicación de tratamientos. Diariamente, preparan y organizan la actividad de consultas y quirófano. Colaboran en las distintas exploraciones que precisan de enfermería, tales como las inseminaciones y pruebas de transferencias. De forma personalizada, explican los tratamientos y resuelven dudas a las pacientes vía telefónica.


Además, para imprimir agilidad en circuitos asistenciales como la extracción de analíticas y la realización de histeroscopias, estas actuaciones se llevan a cabo en las propias instalaciones de la unidad de reproducción sin necesidad de que las pacientes se desplacen al Laboratorio o entren en lista de espera con el resto de patologías ginecológicas.

Al respecto, la unidad dispone de un protocolo que agiliza tiempos asistenciales y aporta calidad a dicho proceso, donde están implicados los dos niveles asistenciales: atención primaria y atención especializada. Esto permite que en unos tres meses la pareja acceda a la consulta de reproducción asistida en Valme para completar estudios e incorporarse a la lista de espera.


Cartera de servicios completada


La experiencia en reproducción por parte del Hospital Universitario de Valme se remonta a 30 años atrás. Al objeto de dar respuesta a una demanda asistencial creciente para el estudio, diagnóstico y tratamiento de aquellas patologías que provocan la esterilidad en las parejas, creó en 1987 una unidad con técnicas de reproducción básica. En este primer momento la unidad incorporó la realización de estudios básicos de esterilidad y tratamientos de estimulación ovárica. Posteriormente, en 1990, incorporó la inseminación artificial conyugal y, en el año 2.000, la inseminación artificial con semen de donante.

Según la jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia de Valme, Rosa Ostos, “nuestros especialistas apostaron a lo largo de todos estos años por la mejor respuesta a estas pacientes, por eso el funcionamiento de esta nueva unidad y la consecución de este primer nacimiento supone un reconocimiento a todos ellos, aunque algunos ya no estén en activo”.


La Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Universitario de Valme dispone de una amplia cartera de servicios que permite la realización de técnicas básicas y más complejas: estudio básico de esterilidad masculina y femenina, la inseminación artificial, FIV, microinyección Intracitoplasmática y crioconservación de embriones. Pero además, en las próximas semanas, la unidad se completará con una nueva prestación: técnicas de preservación de la fertilidad. La Consejería de Salud y Familias ha autorizado la creación de un Banco de Semen y Ovocitos, en cuya implantación y funcionamiento se establecerá una estrecha colaboración asistencial de Ginecología con varias especialidades (Urología, Oncología, Hematología,…).
Según Rosa Ostos, “Álvaro es el primer nacimiento de esta nueva unidad clínica donde hasta el momento ya se han conseguido 18 embarazos. El próximo alumbramiento lo esperamos con ilusión para el próximo mes de octubre”.

prótesis rodilla.JPGEl balance de actividad asistencial desarrollada durante este verano por el Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha registrado un incremento en los diferentes ámbitos de atención sanitaria con respecto al verano anterior. Cirugías, consultas externas, pruebas diagnósticas de imagen, hospitalización y urgencias han experimentado un crecimiento de actividad respaldado por el refuerzo profesional durante estos meses de verano que representa un 16% más de cobertura.

Estos satisfactorios resultados han sido fruto de una programación asistencial centrada en la mejora de la accesibilidad y eficiencia en tiempos de respuesta sanitaria, compatibilizándola con el descanso de los profesionales. De este modo, en los quirófanos de los hospitales de Valme y El Tomillar se han desarrollado durante el verano 2019 un total de 1.918 cirugías, que suponen 130 pacientes más intervenidos quirúrgicamente que el verano anterior. Por su parte, las especialidades quirúrgicas con más actividad han sido las siguientes: Oftalmología, Cirugía General y Digestiva, Traumatología y Urología.

Asimismo, en consultas externas se ha incrementado un 11% la actividad con un total de 6.779 ciudadanos atendidos más que el verano anterior. En esta mayor actividad asistencial ha tenido gran impacto, tanto a nivel de accesibilidad como de mejora de calidad de respuesta, el aumento en un 10% de las consultas de sus tres centros periféricos de especialidades  con el desplazamiento de sus especialistas a Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas y Morón de la Frontera

Respecto a pruebas diagnósticas, destacan las realizadas en el área de imagen con el crecimiento de un 1,3%. Se traduce en un total de 803 pruebas más llevadas a cabo este verano con respecto al anterior, destacando las siguientes: angiografías, telemando y resonancia magnética.

Por lo que se refiere a las Urgencias, también se ha producido un incremento con respecto a la etapa estival del año anterior. Por un lado, las Urgencias atendidas en el Hospital Universitario de Valme han crecido 7,43% con un total de 22.028 urgencias globales frente a las 20.503 del verano de 2019. Mientras que las realizadas en atención primaria del área sur de Sevilla han crecido un 4,5% con un total de 117.414 asistenciales realizadas (5.082 actos más que el verano anterior).

En la atención urgente hay que reseñar la labor desarrollada por los servicios de Urgencias en coordinación con otros servicios del hospital a raíz del brote de Listeriosis, que generó una mayor frecuentación ciudadana. En este sentido, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, hace un agradecimiento especial a los profesionales de Urgencias por su esfuerzo y compromiso en plenas fechas de descansos y vacaciones. Al mismo tiempo, encomia la labor e implicación de los profesionales de Microbiología, como referente diagnóstico para esta infección, así como a los servicios clínicos de Enfermedades Infecciosas, Ginecología, Pediatría, Medicina Preventiva y Medicina Interna.

Por su parte, en el ámbito de hospitalización, Valme ha incrementado el porcentaje de ingresos en un 2,6% en comparación al verano del 2018. Se traduce en 139 ingresos más dentro del cómputo total registrado en 2019, que corresponde a 5.372 pacientes hospitalizados en esta fecha. En esta parcela, hay que destacar la puesta en funcionamiento de 308 camas más que en el verano 2018, en cuyo período pasaron a quedar en reserva.

Este significativo aumento de actividad asistencial en diferentes ámbitos de atención sanitaria de este hospital sevillano ha llevado parejo el incremento en la dotación profesional para este verano. Se ha materializado un 16% más de contrataciones correspondientes a los diferentes perfiles profesionales, tanto de atención hospitalaria como de atención primaria, en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, frente a las contrataciones realizadas el verano anterior. El importe económico destinado a ello asciende a un global de 2.323.096 euros.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta