ACREDI DOLOR CRONICO MONTELLANO.jpg
El Centro de Salud de Montellano, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ha obtenido el distintivo `Centros contra el Dolor´ que otorga la Agenda de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) a través del Observatorio para la Seguridad del Paciente. Dicha distinción corresponde a la modalidad de Dolor Crónico y supone un reconocimiento hacia el trabajo de sus profesionales por su compromiso con la mejora de la atención de los pacientes con dolor.

 El dolor supone un problema de alta prevalencia e impacto, no sólo sobre los ciudadanos que lo padecen, sino también sobre la sociedad y el sistema sanitario.  Una de cada seis personas presenta dolor crónico, repercutiendo en su calidad de vida y suponiendo una carga importante para los sistemas sanitarios. Sin embargo, como subraya el director del centro de salud acreditado, Antonio Román, “pese a existir medios técnicos suficientes para minimizarlo o solucionarlo, a menudo es un problema infraevaluado e infratratado”.

Al respecto, esta distinción se enmarca en las líneas estratégicas del Plan de Andaluz de Atención a las Personas con Dolor diseñado por Consejería de Salud y Familias que, entre otras actuaciones, facilita a los centros sanitarios una serie de criterios y estándares a partir de los cuales poder guiarse para reforzar la calidad de la atención que se presta a una patología con gran incidencia entre la población.

El proceso de obtención de este distintivo de la sanidad pública andaluza recoge cuatro situaciones en el entorno sanitario: dolor perioperatorio, crónico, el asociado a procedimientos y el dolor del ámbito de las urgencias y emergencias. Cada una de estas categorías cuenta con unas recomendaciones diseñadas por la ACSA, que se estructuran en diversos apartados, tales como: la información, el seguimiento y la educación del paciente, la formación de los profesionales, la evaluación sistemática del dolor, el proceso asistencial, la documentación y el registro, y el análisis de resultados.

En este sentido, el citado distintivo es un reconocimiento a las actuaciones puestas en marcha por los profesionales de este centro para la mejora de la atención a las personas con dolor. Se premia el enfoque clínico que sus profesionales hacen del dolor crónico a través de un trabajo de protocolización para su abordaje y tratamiento, basándose en estudios y evidencias científicas.

A través de esta iniciativa, se ha evaluado la implantación y el cumplimiento de las recomendaciones clave para su puesta en marcha e identificado los elementos para dar sostenibilidad a las mejoras. La Agencia de Calidad también ha valorado que el centro cuenta con herramientas y procedimientos para identificar a las personas que sufren dolor y ansiedad, facilita información a los pacientes sobre su proceso con el acompañamiento de documentos informativos y se implica en la formación profesional en este ámbito para promover el abordaje integral biopsicosocial de los pacientes con dolor junto al uso seguro de la medicación. Todo ello garantizando también la continuidad asistencial en las personas con dolor.

escudero.jpgEl Hospital Universitario de Valme de Sevilla se ha sumado a la celebración de la Campaña del Euromelanoma donde, a lo largo de esta semana, se colabora en la estrategia de cribado para potenciar la prevención. De este modo, los profesionales y usuarios pueden resolver sus dudas sobre manchas o lesiones en la piel que les preocupen en la línea de la prevención secundaria del melanoma a través de la detección precoz.

 Esta campaña, organizada desde la Academia Española de Dermatología y Venereología, es una iniciativa que se inició en Bélgica hace dos décadas y que ya se ha extendido a 29 países europeos. Su objetivo es sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de cuidar la piel y acudir al especialista ante la más mínima sospecha aportando información sobre la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer de piel.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer cutáneo es el tipo de cáncer más frecuente en el mundo y la incidencia de melanoma se está incrementando más rápidamente que cualquier otro cáncer. El melanoma cutáneo representa el 10% de las neoplasias cutáneas, pero es el responsable de más del 90% de las muertes por cáncer de piel.

La actividad celebrada hoy en el Hospital Universitario de Valme, bajo la organización de su servicio de Dermatología que dirige Jerónimo Escudero, se ha centrado en una consulta de cribado y despistaje de cáncer de piel. A lo largo de toda la mañana, dermatólogos de este hospital han atendido las demandas planteadas por una veintena de profesionales y usuarios en torno a lesiones cutáneas. Jerónimo Escudero destaca la importancia de la detección precoz: “el cáncer de piel es el único que, si se detecta a tiempo, tiene el 100% de posibilidades de curarse”.

Anualmente, el Hospital Universitario de Valme diagnostica más de medio millar de casos de cáncer de piel en el Área Sur de la provincia de Sevilla. El más frecuente es el cáncer cutáneo no melanoma, entre los que se encuentran el carcinoma basocelular (el más numeroso, copando más del 80%) seguido del carcinoma escamoso (14%). El de mayor mortalidad es el melanoma con el 6% de los casos, siendo el menos frecuente pero el más peligroso por ser el causante de la mortalidad en casi dos terceras partes de los pacientes afectados. La gravedad y agresividad de su pronóstico empeora si no se trata, causando un mayor número de muertes.

Enfermera Pilar Zarco.jpgLa enfermera del servicio de Endocrinología y Nutrición Clínica del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Pilar Zarco, integra el grupo de profesionales de diversos centros públicos de Andalucía que han elaborado una Guía de Hábitos Cardiosaludables bajo el título de `Pon corazón al ejercicio y la alimentación´. Se trata de una iniciativa novedosa, desarrollada por enfermeras y dirigida a mejorar la calidad de vida de personas con riesgo cardiovascular.

El manual se ha realizado en el seno del grupo de profesionales de enfermería de Nutrición Clínica y Dietética del Sur (NURSE). El mismo pertenece, a su vez, a la Asociación de Enfermeras de Nutrición y Dietética (ADENyD), conformada por enfermeras andaluzas del ámbito clínico y académico. Su objetivo es proporcionar a los pacientes con riesgo vascular pautas de alimentación saludable, tanto en el ámbito familiar como en el individual, conjugando recomendaciones sobre el cuidado y hábitos de vida saludables.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen el grupo de dolencias que afectan al corazón y los vasos sanguíneos (cardiopatía coronaria, enfermedades cerebrovasculares o artropatía periférica, entre otras). Hoy día son la principal causa de muerte en todo el mundo; de ahí la importancia del desarrollo de medias preventivas para salvar vidas, disminuyendo la morbilidad asociada y mejora de la calidad de vida de los afectados.

Al respecto, las autoras conceptúan a la alimentación como uno de los factores principales del tratamiento y prevención de la enfermedad cardiovascular. Consideran que las causas más importantes de la enfermedad cardiovascular están relacionadas con hábitos dietéticos inadecuados, falta de actividad física junto al consumo de tabaco y alcohol. Unos factores de riesgo comportamentales que pueden manifestarse en la ciudadanía en forma de hipertensión arterial, hiperglucemia, hiperlipidemia, diabetes y sobrepeso u obesidad.

Participación de profesionales de enfermería de seis hospitales andaluces

La iniciativa ha contado con la colaboración de profesionales de enfermería de seis hospitales públicos andaluces. Además del sevillano Hospital Universitario de Valme, ha participado el Reina Sofía de Córdoba, los malagueños Virgen de la Victoria y Carlos Haya, el Complejo Hospitalario de Jaén y el Hospital San Cecilio de Granada.

La guía está confeccionada para ser una herramienta de uso cotidiano que facilite a las personas con riesgo cardiovascular poder sentarse a la mesa con sus familias y disfrutar de unos platos sabrosos y nutritivos, adaptados a sus condiciones físicas y nutricionales. Combina un perfil informativo de los diversos alimentos, técnicas culinarias, consejos alimentarios para cuidar la salud cardiovascular, características de la alimentación por patologías y prevención de riesgo cardiovascular y actividad física con un recetario cardiosaludable con 66 platos elaborados para desayunos, primeros y segundos platos, postres y meriendas. Además, incluye un apartado final dedicado a la desnutrición relacionada con la enfermedad.

Las recetas están calculadas para una dieta de 2.000 kcalorías. Cada una incluye el número de comensales para los que se ha diseñado la receta, los ingredientes pormenorizados, el detalle de la valoración nutricional y la justificación de los ingredientes escogidos junto a sus beneficios para la salud cardiovascular.

La enfermera de Nutrición y educadora en Diabetes del Hospital Universitario de Valme, Pilar Zarco, ha participado activamente en esta iniciativa aportando seis recetas de platos típicos de nuestra comunidad; así como también ha colaborado en las recomendaciones enfermeras para los ciudadanos con patologías cardiovasculares. En el ámbito del recetario, presenta la elaboración de los platos de Papas Aliñás y Garbazos con Verduras, junto a cuatro variedades de postres: arroz con leche, helado de fresa, flan de huevo y tarta de batata y coco.

Profesionales HIPEC.jpg
El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha vuelto a apostar por la innovación asistencial logrando implantar una nueva técnica dirigida a incrementar la supervivencia del paciente oncológico. Se trata de la `Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal durante el acto operatorio´ (HIPEC), cuya complejidad incide en su escasa implantación. De este modo, Valme se sitúa entre los primeros centros públicos andaluces que hoy cuentan con ella, disponiendo además de la tecnología más puntera para llevarla a cabo.

La puesta en marcha de este nuevo programa asistencial, que Valme ha incluido en su cartera de servicios, supone la implicación y la coordinación de un cúmulo de especialidades médicas (Cirugía, Ginecología, Oncología, Anestesia, Cuidados Intensivos y Farmacia) junto con profesionales especializados de enfermería. A través de la coordinación profesional y el trabajo en equipo, orientados a obtener los mejores resultados en Salud, Valme ha tratado a sus dos primeras pacientes. Ambas evolucionan satisfactoriamente.

El procedimiento se centra en una cirugía de carácter radical dirigida a eliminar todo el tumor macroscópico localizado en la cavidad abdominal. En el mismo acto quirúrgico, de forma inmediata, se lleva a cabo la aplicación de quimioterapia regional intraperitoneal a alta temperatura (hasta un máximo de 43ºC).
Esta vía de administración de la quimioterapia actúa erradicando la enfermedad mínima o microscópica residual a la cirugía. La hipertermia tiene una eficacia antitumoral directa sobre la célula neoplásica por tener ésta mayor termosensibilidad que la célula normal y, además, potencia la acción del quimioterápico en la célula tumoral propiciando su destrucción.

Todo el proceso es laborioso y complejo, siendo cirugías largas que pueden sobrepasar las 12 horas. El equipo multidisciplinar que participa es numeroso y todos sus miembros han sido entrenados o tienen especial experiencia en el tratamiento de pacientes con carcinomatosis peritoneal, tanto antes, durante y después de la cirugía. Para la administración de esta modalidad de tratamiento, el hospital de Valme dispone del equipamiento más moderno existente actualmente.

El cáncer de ovario, principal patología oncológica en beneficiarse  de este procedimiento

El carcinoma de ovario constituye uno de los cánceres más letales y es el quinto tumor más frecuente en las mujeres. En sus etapas iniciales suele cursar sin síntomas, de ahí la dificultad de su diagnóstico precoz. Precisamente, esta dificultad diagnóstica lleva a que se presente en estadios avanzados con diseminación abdominal, convirtiéndose en un tumor con una elevada mortalidad. Es por ello que todos los avances que puedan incorporarse en el tratamiento de esta enfermedad pueden tener un importante impacto en la mejora de la supervivencia y calidad de vida de estas pacientes.

Ya, en el año 2015, el Hospital Universitario de Valme se convertía en uno de los primeros centros andaluces en aplicar la `quimioterapia intraperitoneal´ para un abordaje más efectivo del cáncer de ovario. Una técnica compleja cuya efectividad es mayor frente a la quimioterapia intravenosa. Consiste en completar el tratamiento quirúrgico con un tratamiento quimioterápico administrado a través de un catéter directamente intraperitoneal.

Sin embargo, en fases muy avanzadas cuando la cirugía no puede conseguir una resección completa de toda la enfermedad durante una intervención inicial, la llamada cirugía de intervalo con HIPEC se convierte en la opción con mejores resultados. De esta manera, este hospital sevillano amplía el arsenal terapéutico para combatir esta patología, permitiendo que una enfermedad considerada hasta hace poco tiempo terminal aumente de forma significativa la esperanza de vida de los pacientes.

El avance de la enfermedad se transforma en `carcinomatosis peritoneal´,  diseminación de células neoplásicas (cancerosas) en el interior de la cavidad abdominal, principalmente en forma de implantes sobre la membrana que cubre dicha cavidad, denominada peritoneo.

Apoyado en la experiencia adquirida en años previos en el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal de origen ovárico, con la formación de un equipo multidisciplinar y con la realización de tratamientos quirúrgicos complejos, el Hospital Universitario de Valme complementa el abordaje de esta patología con la introducción de esta modalidad de tratamiento (HIPEC). De esta manera, Valme puede ofrecer a las pacientes afectas de esta enfermedad las mejores opciones  de una forma individualizada, según la evidencia científica actual.

MÉDICOS REHABILITADORE VALME.jpg
Durante el primer semestre de este año, médicos del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme de Sevilla están desarrollando una labor de refuerzo de las consultas médicas de esta especialidad médica en el Hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz), en el marco de un acuerdo de colaboración para la mejora de la accesibilidad sanitaria.

Esta iniciativa se integra en los planes de mejora diseñados desde el Servicio Andaluz de Salud para optimizar los tiempos de respuesta, siendo una de las medidas que se está desarrollando ante la falta de facultativos de determinadas especialidades médicas.

El trabajo colaborativo que se está desarrollando en Cádiz por los médicos rehabilitadores del hospital sevillano es un acuerdo de continuidad al desarrollado en el primer trimestre del año 2018, con circunstancias similares. La colaboración se interrumpió en el segundo semestre del año anterior al conseguir el SAS contratar a especialistas de esta disciplina médica para esta área. Sin embargo, al reiterarse las dificultades a comienzos de año, el convenio ha continuado funcionando durante el primer semestre de 2019 contribuyendo a dar respuesta a las necesidades surgidas en la población.

Más de 2.000 pacientes atendidos mediante un trabajo colaborativo

La iniciativa ha contado en ambos años con la participación de siete médicos rehabilitadores del Hospital Universitario de Valme, que se han ido desplazando al Hospital de la Línea de la Concepción. Una labor de carácter ambulatorio llevada a cabo en las consultas externas del hospital gaditano que presta atención a una población de entorno a 121.000 ciudadanos.

La actividad llevada a cabo en 2018 y 2019 ha alcanzado un balance de 2.369 pacientes atendidos, incluyéndose primeras consultas y revisiones. Una atención que se ha desarrollado en un total de 129 consultas llevadas a cabo en los primeros semestres de ambos años.

Por lo que respecta a las patologías que se están abordando, los profesionales destacan especialmente aquéllas que conllevan mayor grado de discapacidad: fracturas, amputaciones de miembros, discapacidades motoras provocadas por ictus, patología infantil, linfedema en mujeres intervenidas por cáncer de mama, pie diabético o ELA, entre otras.

Además de las consultas médicas, el jefe del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito, destaca la realización de diferentes procedimientos, tales como infiltraciones de partes blandas y articulaciones, la prescripción y chequeo de material ortoprotésico en pacientes complejos como pacientes con amputación de miembros o escoliosis, e infiltraciones ecoguiadas o mediante electroestimulación para localizar los músculos dianas en pacientes con espasticidad por secuelas de ictus o traumatismo craneoencefálico.

La coordinación clínica de este trabajo colaborativo ha permitido llevar a cabo una adecuación de las agendas de las consultas de Rehabilitación en ambos centros, teniendo en cuenta que se trata de una de las especialidades médicas con mayor demanda. Al respecto, Expósito, subraya “el compromiso, responsabilidad y buen hacer de los profesionales en este trabajo para dar respuesta a las necesidades asistenciales de la población de esta comarca del Campo de Gibraltar, paralelamente a la gestión que está llevando a cabo la citada área sanitaria para completar la plantilla de profesionales en Rehabilitación”.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta