Esta mañana la viceconsejera de Salud y Familias, Catalina Carrasco, ha visitado junto al director general de Cuidados Sociosanitarios, José Repiso, el Servicio de Salud Mental del Hospital Universitario del Valme. Este servicio clínico, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, dispone de una plantilla compuesta por un total de 159 profesionales entre facultativos, enfermeros, auxiliares de enfermería, especialistas internos residentes, terapeutas ocupaciones, trabajadores sociales y profesionales en el área de gestión y servicios.


Los dispositivos asistenciales visitados hoy en este hospital sevillano han sido: la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil, la Unidad de Hospitalización de adultos y el Hospital de Día de Adultos.


El centro de salud `San Hilario´ de Dos Hermanas, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ha apostado por la optimización de los resultados en salud de una de las enfermedades crónicas más prevalentes: la diabetes. Desde hace un año y medio, y de forma innovadora, ha incorporado a su cartera de servicios la educación diabetológica avanzada como estrategia para mejorar la calidad de vida del paciente a través de su empoderamiento o corresponsabilidad en el autocuidado de su enfermedad.

En el contexto de la alta prevalencia de la diabetes mellitus (afecta a cerca del 10% de la población en Andalucía), su cronicidad (precisa de cuidados sanitarios continuados durante toda la vida del afectado) e implicaciones socio-sanitarias (multifrecuentador del sistema sanitario); los expertos califican de imprescindible la participación activa del propio diabético en su autocuidado. Es por ello fundamental el componente educativo de la atención que permite mejorar su abordaje terapéutico.


Frente a la dinámica habitual del desarrollo de la educación diabetológica avanzada en el ámbito hospitalario, este centro de salud ha puesto el acento en el papel estratégico que tiene la atención primaria para la promoción y educación en salud. Y, en el caso concreto de la diabetes, la educación constituye un instrumento clave para disminuir los riesgos de complicaciones de esta enfermedad y optimizar su manejo terapéutico.


La enfermera es la figura principal en la educación diabetológica fruto de su cercanía con el paciente; de ahí que el proyecto que se está llevando a cabo en el centro de salud `San Hilario´ lo haya gestado y lo esté desarrollando una profesional con este perfil. Ana Mª Fernández López es una enfermera acreditada para el Seguimiento Protocolizado del Tratamiento Farmacológico Individualizado de Pacientes con Diabetes. Además de su formación, también realizó una rotación por la consulta de Enfermería en el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Valme. Y es aquí donde constató la nula aplicación de las nuevas tecnologías de información y comunicación (TICs) en atención primaria en detrimento de los beneficios para la calidad de vida de estos pacientes.

Inclusión, desde atención primaria, del uso de las TICs para los pacientes diabéticos


Durante el transcurso de la diabetes mellitus pueden originarse una serie de complicaciones, entre las que destacan la enfermedad cardiovascular, la ceguera, la insuficiencia renal o la amputación de extremidades inferiores, además de causar complicaciones en los embarazos. De ahí que la importancia de la educación terapéutica en diabetes repercuta de forma significativa en el bienestar de los afectados y en su calidad de vida.


Ana Fernández destaca cómo la promoción de la salud, desde la intervención educativa, permite fortalecer aquellos factores que mejoran la calidad de vida: “en el manejo de la diabetes, la educación terapéutica constituye la base fundamental para  conseguir el empoderamiento del diabético y que éste pueda intervenir de forma activa en defensa de su salud”.


Esta enfermera detectó en su centro de salud el aumento en la gestión de pacientes con Diabetes, sobre todo tipo 2, y cómo existían nuevas TICs para su manejo cuyo uso no se estaba rentabilizando en atención primaria. Es el caso de medidores de glucosa (glucómetros) y recomendadores de bolo que facilitan información a través de páginas Webs, Apps y correo electrónico en sustitución de consultas presenciales para el control de la enfermedad.


En el centro de salud nazareno se ha establecido semanalmente dos días con talleres de educación diabetológica, de forma individualizada, además de talleres grupales a lo largo del año. Los contenidos se adaptan a las necesidades de cada paciente, haciendo hincapié en los siguientes: información generalizada sobre la diabetes (tipos de diabetes y factores de riesgo), hábitos saludables (alimentación y ejercicio físico), complicaciones agudas y crónicas de la diabetes (Pie diabético, Hipoglucemia principalmente), fármacos orales (cumplimiento del tratamiento, manejo de efectos adversos), manejo y control de la insulina (pautas, técnica, ajuste de la dosis), autoanálisis y situaciones especiales (viajes, enfermedades intercurrentes, etc.).

Disminución de derivaciones hospitalarias y alta satisfacción de los pacientes


Tras un año y medio de funcionamiento de este proyecto asistencial, Ana Fernández hace un balance muy positivo en numerosos aspectos que lo resume en una mejora de la calidad asistencial para este colectivo local de pacientes. Enmarcada en la Estrategia de Cuidados de la Consejería de Salud y Familias, este proyecto facilita la gestión personalizada de los casos de diabetes a través de la adquisición de competencias en enfermería de práctica avanzada en Diabetes.

Esta enfermera destaca la eficiente y efectiva coordinación obtenida entre los dos niveles asistenciales: su centro de salud y el servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Valme. Los pacientes disponen de una profesional adiestrada para su proceso de salud que les potencia la accesibilidad al sistema sanitario. Por un lado, les resuelve dudas junto a la formación sobre el control de su enfermedad. Y, por otro lado, les facilita respuestas asistenciales ágiles en situaciones de especial complejidad al establecer circuitos efectivos con los especialistas del Hospital de Valme.

Asimismo, subraya la importancia de la introducción desde atención primaria de los pacientes en el uso de estas TICs que han permitido mejorar de forma notable el control de la glucemia. También ha corroborado la mejora en los registros de uno de los indicadores más relevantes en la evolución del control de la diabetes: la hemoglobina glicosilada.

Además, esta enfermera ha visualizado un mejor del control en el manejo de la insulina. Todo ello, redundando en la disminución del riesgo potencial de complicaciones y un descenso en las derivaciones hospitalarias e ingresos hospitalarios. Como colofón, se ha conseguido una satisfacción generalizada entre este colectivo local de pacientes.

Por su parte, en el ámbito organizativo enfermero, también se ha implementado una base de datos en la intranet de esta área sanitaria donde se recogen datos de las visitas de estos pacientes en atención primaria (HbA1c, exploración de pies, retinografías,…). Ello repercute en un mejor seguimiento y control de los mismos, ya que tanto los profesionales sanitarios de atención primaria como de los de atención hospitalaria tienen acceso a esta información detallada a través de la Historia Única Digital.

Curso RESIDENTES 1 URGENCIAS PSIQUIATRICAS.jpg
El servicio de Salud Mental del Hospital Universitario de Valme de Sevilla está impartiendo un taller sobre Urgencias Psiquiátricas dirigido a la totalidad de especialistas internos residentes de nueva incorporación a este centro. Su objetivo es facilitarles conocimientos específicos para contribuir a una mejora en el manejo de la urgencia psiquiátrica dentro de su valoración en las urgencias generales y, de este modo, aportar más calidad y eficiencia asistenciales.

 Desde el servicio de Salud Mental del Hospital Universitario de Valme se atienden de forma especializada una media de cinco urgencias al día; aunque el número de Urgencias por patología psiquiátrica que acude a su puerta de Urgencias es mayor, dado que hay pacientes que son atendidos directamente por los médicos de urgencias sin necesidad de intervención especializada. Al respecto, esta iniciativa formativa abunda en herramientas asistenciales claves para el manejo de este tipo de urgencias, facultando al médico de Urgencias para la necesaria o no derivación a la intervención especializada.

 De esta iniciativa ha participado más de medio centenar de residentes de primer año de esta área sanitaria que se están beneficiando de la adquisición de habilidades, actitudes y aptitudes necesarias para un mejor manejo del paciente con enfermedad mental en situación de urgencia. Por su parte, la docencia corre a cargo de los psiquiatras Agustín Sánchez Sayango y Alberto San Román, junto a la colaboración de los residentes de tercer y segundo año, Emilio José López Sánchez y Antonio Guzmán del Castillo, respectivamente. La formación incluye elementos teórico-prácticos y humanísticos para facilitar los conocimientos y la experiencia a los residentes, completados con técnicas de role play.

 El alumnado valora muy satisfactoriamente esta iniciativa para el desarrollo de la práctica clínica, como avala el testimonio de una de las residentes, Paula Dantas (Medicina Familiar y Comunitaria): “Muy recomendable para todos los residentes que nos enfrentamos a la puerta de Urgencias. El taller se ha realizado con una dinámica práctica, en la cual hemos podido intervenir de forma directa, identificándonos con supuestos prácticos ante los que no he sabido actuar antes”.

profesionales DCCU AREA SUR DE SEVILLA.jpg
El servicio de Cuidados Críticos/Urgencias y Equipos Movilizables de atención primaria del Área Sur de Sevilla se ha dotado de nuevo material dirigido a mejorar el control de las hemorragias graves, aportando mayor calidad a su abordaje a través de su mejor control. Esta actuación se enmarca dentro de la estrategia del Proceso Asistencial Integrado del Trauma Grave y del PAUE (Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias) y se está extendiendo al resto de distritos sanitarios.

La atención sanitaria urgente ocupa un lugar destacado en el sistema sanitario, tanto por el volumen de la demanda como por su trascendencia social. Dispositivos que garantizan la atención 24 horas al día, todos los días del año y que se organizan para dar una respuesta a demanda del ciudadano. Entre esas demandas sanitarias figuran los traumatismos graves, constituyendo las hemorragias masivas una de sus principales causas de muerte y, a su vez, la principal causa de muerte potencialmente prevenible.

Al respecto, las Urgencias Extrahospitalarias del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla han iniciado en la provincia la adquisición de nuevo equipamiento. Se trata de maletines dotados con moderno material para el control del sangrado incontrolado: torniquetes, venda israelí, hemostáticos y parches torácicos. Un material mediante el cual los profesionales optimizarán la calidad clínica en el abordaje de las hemorragias graves con el fin de estabilizar a los pacientes hasta su traslado a las Urgencias del Hospital Universitario de Valme. Al mismo tiempo, este material se ha completado con la dotación de un inmovilizador pélvico para la asistencia del trauma grave.

Valor añadido en áreas poblacionales dispersas
 
Los accidentes de tráfico, atropellos, agresiones, caídas de gran altura, incendios con grandes quemados,…conforman incidentes donde los afectados pueden presentar riesgo vital por hemorragias masivas. Unas situaciones con pacientes politraumáticos graves donde la eficacia del abordaje sanitario urgente puede condicionar la vida. En el área sur de la provincia de Sevilla, esta iniciativa tiene un valor añadido dado que responde a un área  poblacional extensa y dispersa.

Este dispositivo asistencial de Cuidados Críticos/Urgencias y Equipos Movilizables de atención primaria del Área Sur de Sevilla está conformado por un total de 72 profesionales entre médicos, profesionales de enfermería y trabajadores de gestión y servicios. Dispone de nueve equipos movilizables dotados con ambulancias medicalizadas y de profesionales que desarrollan su labor en puntos fijos de urgencias habilitados en diferentes centros de atención primaria. Extraordinariamente organizados, dan cobertura a diferentes áreas poblacionales: Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Lebrija, Morón de la Frontera, Los Palacios, Utrera, Las Cabezas de San Juan y Arahal.

De este modo, la incorporación del nuevo equipamiento contribuye a minimizar los riesgos de la morbilidad asociada al potenciar su control en la primera atención sanitaria, que corresponde a la atención primaria urgente, en un área poblacional de estas características.

Equipos de profesionales altamente cualificados con formación de élite

Los conocimientos en cuidados críticos y urgentes de estos profesionales han sido complementados con una formación específica sobre el nuevo equipamiento adquirido, la actualización en hemostasia (mecanismos contención de la pérdida de sangre) y el control de hemorragias. Para ello, se han celebrado dos sesiones formativas en el Hospital El Tomillar, sede de este servicio clínico de atención primaria en el área sur de la provincia.

Sus integrantes han contado como docentes con dos enfermeros pertenecientes al ejército y al cuerpo de Bomberos: Jesús María Bueno Alonso y Ramón Pérez Peñaranda. El primero es comandante enfermero del Cuerpo Militar de Sanidad en el Cuartel General de la Fuerza Terrestre de Sevilla. Un experto sanitario con amplios conocimientos en el control de hemorragias incontroladas; dada su experiencia en medicina militar, cuya vinculación a los conflictos armados propicia la disponibilidad de los principales avances en cuidados críticos. Precisamente, el control del shock hermorrágico supone un reto para la logística sanitaria militar, siendo primordial para la consecución de la mayor supervivencia. Y el segundo docente es enfermero de la sección sanitaria del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Sevilla.
 
En la formación impartida, se han dado las indicaciones clínicas, complicaciones normas de colocación y diversidad de torniquetes según la zona anatómica a tratar. También se ha explicado la utilización de `vendaje israelí´ de uso compresivo; así como productos hemostáticos de administración tópica y el empleo alternativo de dispositivos intraóseos para la transfusión de hemoderivados. Esta última opción aplicable cuando es imposible acceder a la vía venosa periférica en estado crítico del paciente, accediendo en segunda instancia a través de la vía intraósea.

Según la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, María Jesús Pareja, “este área vuelve a consolidar su apuesta por la calidad asistencial; en este caso, blindando el abordaje desde atención primaria de una situación de riesgo vital como es la hemorragia masiva a través de un equipo de profesionales altamente cualificado y el manejo del material más actual para su mejor control”.

Profesionales CUIDADOS PALIATIVOS EL TOMILLAR.jpg
Un estudio presentado por profesionales de la Unidad de Medicina Interna y Continuidad del Hospital El Tomillar (perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla), ha sido galardonado como Mejor Comunicación Oral en el 32 Congreso de la Sociedad Andaluza de Medicina Interna (SADEMI), celebrado recientemente. Se trata de una investigación dirigida a determinar la prevalencia del Síndrome de Agotamiento Profesional en las Unidades de Cuidados Paliativos junto a las variables asociadas al mismo.

 Los cuidados paliativos conforman una asistencia total, activa y continuada de los pacientes y sus familias por parte de un equipo multidisciplinar donde la expectativa médica no es la curación, sino aportar calidad de vida. En este marco de asistencia sanitaria, donde se ayuda a pacientes y familiares que viven situaciones traumáticas como el sufrimiento y la muerte, sus profesionales pueden desarrollar un conjunto de emociones y comportamientos a consecuencia de la realización de estos cuidados.

 En este contexto, desde el Hospital El Tomillar se ha desarrollado un estudio observacional, descriptivo transversal, con el objetivo de profundizar en este síndrome, también conocido como Síndrome de Burnout. Dicho estudio ha contado con la participación de un total de 81 profesionales, entre personal médico, de enfermería y celadores.

 Los resultados obtenidos reflejan que 4 de cada 10 profesionales de este tipo de dispositivos de cuidados presentan algún grado de Burnout, siendo en su mayoría casos leves (registrados más de la mitad de los casos con este grado). Por categorías profesionales: los más numerosos que admiten tener este síndrome son los colectivos de celadores (50%) y auxiliares de enfermería en un 48,1% dentro de su perfil, seguidos de un 38,5% entre enfermería y un 20% entre los médicos internistas. Por su parte, en lo que se refiere a rango de edad, el 50% tiene más de 60 años, seguido de un 44,4% por aquéllos en franja de edad comprendida de 46 a 60 años.

 Asimismo, el estudio constata que los conocimientos específicos en cuidados paliativos no constituyen un factor protector; dado que el porcentaje mayor de Burnout se corresponde con profesionales que disponen de especialización en estas unidades. Además, los casos graves se dan a partir de los 25 años de experiencia en Cuidados Paliativos.
 En consecuencia, los autores de esta investigación proponen como perfil del personal con más riesgo de desarrollar Síndrome de Burnout en unidades de Cuidados Paliativos el siguiente: mujer, auxiliar de enfermería, mayor de 45 años de edad y con más de 15 años de experiencia en el servicio clínico.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta