FORMACIÓN IMPLANTACIÓN BOMBAS DE INSULINA.jpg  Endocrinología es uno de los servicios clínicos del Hospital Universitario de Valme que acumula previamente a la crisis sanitaria experiencia en formación grupal y teleconsulta dentro del ámbito de la atención diabetológica. Las limitaciones presenciales para la asistencia sanitaria durante la pandemia han permitido intensificar dicha línea de trabajo en este centro, ampliando la complejidad de las prestaciones virtuales y consolidando la atención telemática más allá de la excepcionalidad actual.

   Como resultado de la progresiva incorporación de nuevas tecnologías en torno al abordaje de la Diabetes, el servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Valme inició una línea asistencial innovadora con un pequeño grupo de pacientes y de endocrinólogos. La educación diabetológica junto a la monitorización a distancia de glucosa y de las bombas de insulina fueron los apartados manejados telefónicamente de forma inicial. Sin embargo, ese grupo vinculado a la telemedicina ha ido creciendo en el último año dados los extraordinarios beneficios obtenidos para una patología prevalente en el contexto poblacional del área sur de Sevilla: gran extensión geográfica y municipios distantes de más de 60 kilómetros de su hospital de referencia, Hospital Universitario de Valme.

   La tecnología permite que el paciente descargue en su ordenador/móvil los datos a través de los cuales se monitoriza su evolución y que el endocrinólogo/enfermero, a distancia, realicen su seguimiento al respecto de la programación de la bomba o de las dosis/tipo de insulina en terapias con inyecciones subcutáneas de insulina.

Eficacia, eficiencia y satisfacción de la telemedicina aplicada a la Diabetes

  La experiencia adquirida ha permitido consolidar en este centro durante la pandemia una nueva organización asistencial, ampliando la complejidad de las prestaciones no presenciales en Diabetes. El resultado es eficacia, eficiencia y mayor satisfacción de sus usuarios.

 La eficiencia en la atención la avala las más de 3.000 teleconsultas llevadas a cabo en Diabetes desde el inicio de la alerta dentro del cómputo total del servicio de Endocrinología y Nutrición, cuyo balance para la globalidad de esta especialidad médica sobrepasa las 5.000 (patología tiroidea funcional, adrenal, hipofisaria...).

  Se trata de todas las consultas de revisión o recogida de resultados y también de la mayoría de las primeras consultas. En un porcentaje elevado de los casos, más del 70%, se han resuelto telefónicamente sin necesidad de requerir la presencia física del paciente. 

  Desde el día 13 de marzo, este servicio clínico ha mantenido la formación para colocación de sensores de monitorización continua de glucemia asociado a bomba (sistema integrado), la formación en renovación tecnológica de sistemas bomba-sensor y la formación de inicio de implantación de sistemas Flash. En este último caso, su seguimiento telemático ha estado favorecido a través del envío a domicilio de sensores flash, promovido desde el Servicio Andaluz de Salud y el Plan Andaluz de Diabetes. Como novedad, este hospital ha incluido la implantación de nuevas bombas de insulina con formación telemática. Ha sido una formación desde casa, encargándose el centro de gestionar los dispositivos y todo el material fungible para que fuera recibido directamente por los pacientes en su domicilio.

   Asimismo, se han implementado las videoconferencias para sesiones grupales de educación diabetológica, suspendidas en su forma presencial por el riesgo de contagio al inicio de la crisis sanitaria. 

   Además, a nivel de gestión interna, ha proseguido sin interrupción durante la alerta la consultoría telefónica diaria con atención Primaria. Una herramienta que permite la comunicación fluida entre ambos niveles asistenciales en beneficio de la continuidad asistencial de los pacientes.

Cerca de 1.500 pacientes se benefician en el sur de la provincia de Sevilla como usuarios potenciales

  Desde el Hospital Universitario de Valme se atiende a una población de 1.429 pacientes con diabetes Tipo 1,  claros usuarios potenciales de la telemedicina. La patología diabética (tipo 1, 2 y otros tipos de diabetes) supone el 60% de la actividad de este servicio clínico. 

   El balance satisfactorio lleva consigo que la línea de trabajo telemático potenciada durante la pandemia se mantenga en la normalización asistencial. Evita desplazamientos, agiliza tiempos de respuesta, descongestiona consultas y salas de espera y evita riesgo de contagios durante el proceso de transición.

   Las novedades que ha supuesto el trabajo telemático durante estos dos últimos meses es que la telemedicina ha pasado a ejercerse por todos los médicos del servicio que atienden Diabetes y por prácticamente todos los pacientes con bomba y/o monitorización continua de glucosa. Esto ha supuesto un esfuerzo importante de adaptación, tanto por parte de los profesionales como por los pacientes con menores conocimientos y habilidades en TICs.

  La nueva organización asistencial incorpora una sola visita presencial anual de alta resolución en la mayoría de los pacientes con Diabetes tipo 1. El mismo día, con atención por parte de endocrinólogo y enfermero educador, se extrae analítica de control, se realiza retinografía digital de cribado/exploración cribado pie diabético, se refuerza educación diabetológica y se hace la consulta médica. Por su parte, las visitas intermedias (tanto programadas, como a demanda del paciente por problemas/dudas clínicas que surgiesen), también se pueden mantener en forma no presencial.

   Precisamente, el grado de satisfacción de la asistencia y formación telemáticas en Diabetes que se están llevando a cabo en el Hospital Universitario de Valme es manifiesta por parte de los propios pacientes. Desde la Asociación de Diabetes de Morón agradecen al hospital por “saber adaptarse tan bien y tan rápido a la situación actual, intensificando la formación y asistencia desde nuestros domicilios”. Fabiola Rey es su presidenta y paciente de la Unidad de Diabetes de este hospital sevillano. Tiene 44 años de edad y diabetes tipo 1 desde los 12 años. Es paciente experta y formadora en escuela de pacientes. Desde su experiencia destaca lo “últil, práctico y cómodo de la vía telemática, especialmente para áreas sanitarias con pacientes distantes del hospital”.

     Según la responsable del servicio de Endocrinología, Mª Victoria Cózar, “el área sur de Sevilla ha vivido una transformación digital espectacular en un corto período de tiempo, con formación en tiempo récord,  apoyada en la motivación inducida por la necesidad de evitar desplazamientos, pero también en la implicación de los profesionales y la colaboración de los usuarios”.

  ambulancia SUAP SUR SEVILLA.JPGFrente a la significativa disminución experimentada de la frecuentación a las Urgencias hospitalarias y puntos de urgencias fijos de los centros de atención primaria durante la fase aguda de la pandemia, la demanda asistencial de las urgencias movilizables del sur de la provincia de Sevilla no se ha visto afectada. Durante los meses de marzo y abril de 2020 han cursado idéntica actividad con respecto al mismo período del año anterior, rozando las 4.000 activaciones asistenciales en ambos períodos anuales.

  En el ámbito que sí se ha registrado un cambio frente a la dinámica habitual, y posiblemente por efecto del temor al contagio por coronavirus, ha sido en las patologías que han desencadenado la demanda de la asistencia urgente en domicilio para la atención primaria. En ambos meses de 2019 la patología más demandante fue la dificultad respiratoria, en el contexto de la repercusión entre alérgicos de la estación primaveral. Dicha patología estuvo seguida de las alteraciones de consciencia, mareos y síncopes.

  En los meses de marzo y abril de 2020 la patología respiratoria ha mantenido su incidencia habitual, enmarcada en la dinámica de las consecuencias clínicas de las enfermedades alérgicas y no se han incrementado por Covid. Sin embargo, la patología que ha acusado un gran incremento ha sido la fiebre. Concretamente, se ha registrado una subida superior al triple de las activaciones urgentes del mismo período del año anterior. Los equipos movilizables de atención primaria del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla han contabilizado hasta un total de 378 atenciones domiciliarias por caso de fiebre, mientras que en el mismo período de 2019 apenas fueron 110 las demandas cursadas por este motivo. Por su parte, después de la fiebre, las patologías que han generado mayor demanda después de la fiebre han sido el malestar general y la dificultad respiratoria.

   Por lo que respecta a las ubicaciones donde se ha localizado la mayor demanda de asistencia urgente domiciliaria en los meses de marzo y abril de 2020, están encabezadas por Dos Hermanas (461 asistencias), seguida de Alcalá de Guadaira (con 451 asistencias); mientras que Morón de la Frontera es la de menor demanda con 197 registros.

     El dispositivo de equipos movilizables está integrado en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. Conjuntamente con los puntos de urgencias fijos instalados en los centros de atención primaria, lo conforman un total de 72 profesionales entre médicos, profesionales de enfermería más 36 técnicos de emergencias.

   La atención urgente movilizable se lleva a cabo a través de nueve equipos dotados de ambulancias medicalizadas y que dan cobertura a una extensa área poblacional. Las zonas básicas de salud a las que dan cobertura son las siguientes: Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Lebrija, Morón de la Frontera, Los Palacios, Utrera, Las Cabezas de San Juan y Arahal.

  quirofano3.JPGLa eficiente planificación del Bloque Quirúrgico del Hospital Universitario de Valme tiene como resultado que durante esta pandemia no se haya diferido ninguna cirugía oncológica, no demorable o urgente dentro de una situación de enorme complejidad que ha requerido de circuitos diferenciados y de un protocolo exhaustivo para salvaguardar la seguridad de pacientes y profesionales durante el proceso quirúrgico.

   Desde el día 16 de marzo hasta el 4 de mayo se ha priorizado las patologías oncológicas y los procesos no demorables en la actividad programada, además de asumir las cirugías de urgencia y los casos de pacientes infectados por COVID-19 que no podían esperar. De este modo, y según detalla la jefa de servicio del Bloque Quirúrgico, Mercedes Echevarría, “con apenas un 61% de la activación de los quirófanos, debido a la excepcional situación sanitaria, el Hospital Universitario de Valme ha logrado llevar a cabo más de 500 cirugías”.

   El volumen mayor de la actividad quirúrgica programada ha correspondido a procesos oncológicos con un total de 280 pacientes; mientras que los procesos no demorables han ascendido a 180 y las cirugías urgentes a casi un centenar. Por especialidades quirúrgicas, Cirugía General es la de mayor actividad en procesos oncológicos, seguida de Ginecología, Urología, ORL y Dermatología.

 Por su parte, las cirugías no oncológicas, pero no sujetas a demoras, han estado encabezadas por Traumatología. Una especialidad con una intensa actividad, habiendo llegado a operar cerca del centenar de fracturas óseas, con la apertura de quirófanos incluso de tarde, para dar respuesta a las necesidades que han ido surgiendo en la población. Las fracturas en el anciano son una de las grandes demandas en la traumatología de Valme, dado que se cubre un área sanitaria con gran cantidad de residencias de mayores. A continuación, Oftalmología le sigue en actividad no oncológica no demorable, con intervenciones complejas de retina, y Cirugía Vascular, cuyos procedimientos no han visto reducida su actividad con 40 intervenciones.

 Por lo que respecta a cirugía en pacientes Covid-19, se han intervenido quirúrgicamente a dos pacientes de Cirugía General, dos de traumatología y se han atendido a otros tres pacientes en procedimientos de radiodiagnóstico.

Reconversión de los recursos del Bloque Quirúrgico durante fase aguda Covid-19

    En la fase aguda de esta pandemia ha sido fundamental la adaptación de los recursos hospitalarios al aumento de la presión asistencial de pacientes con coronavirus. De este modo, se han post-puesto cirugías programadas no urgentes, pruebas de imagen demorables, activación de la teleconsulta y creación de plantas de hospitalización Covid. En el caso del Bloque Quirúrgico, el Hospital de Valme ha llevado a cabo varias actuaciones.

   Como resultado del descenso de la actividad programada no urgente, se han cedido espacios físicos a la UCI (Hospital de Día Quirúrgico y la Unidad de Recuperación Post-anestésica, según necesidades). También ha cedido material y sus profesionales han participado en las tareas de monitorización en la UCI. Además, también se han montado de forma puntual dos quirófanos en salas de recuperación post-anestésica al objeto de rentabilizar recursos sin necesidad de interferir en la programación quirúrgica.

    Destacar que desde el Bloque Quirúrgico se ha continuado prestando atención anestésica en el servicio de Enfermedades Digestivas para la sedación de pacientes en pruebas invasivas. Igualmente se ha  mantenido a demanda la asistencia anestésica en el servicio de Radiodiagnóstico para llevar a cabo pruebas complejas. Y, de igual modo, las consultas de Pre-anestesia (complementarias para los actos quirúrgicos), no se han suspendido y se han realizado a través de la vía telemática.

   Por otro lado, y debido a la cesión de equipos del Bloque Quirúrgico a la UCI (monitorización y respiradores), la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) se había suspendido. Desde el día 4 de mayo, con el repliegue de recursos destinados a COVID por el descenso del número de estos pacientes y el proceso de desescalada en los centros hospitalarios, también se está recuperando la CMA de forma escalonada.

  Desde el área del Bloque Quirúrgico agradecen a los servicios quirúrgicos de este hospital sevillano la excelente coordinación entre los equipos de trabajo y la implicación de los profesionales para conseguir tan satisfactorios resultados de actividad y con plenas garantías de seguridad.

ENFERMERIA PEDIÁTRICA.JPGEn el marco de la celebración del Día Mundial del Niño Hospitalizado, el servicio de Pediatría ha llevado a cabo una iniciativa de humanización denominada `Cuento para niños y niñas hospitalizados en tiempos de Covid´. El objetivo es transmitir de forma adecuada a los menores la información sobre las medidas excepcionales de seguridad que están llevando a cabo los profesionales en la planta para combatirlo y, al mismo tiempo, generar entre ellos hábitos para la prevención.

  Esta iniciativa corresponde al equipo de profesionales de enfermería del servicio de Pediatría de este hospital sevillano, dentro de la línea de trabajo de humanización de los cuidados. El argumento del mismo permite poner en valor las medidas de prevención ante el contagio y, al mismo tiempo, contribuir a minimizar el miedo de los menores y sus padres desde la vulnerabilidad que supone estar enfermo y la incertidumbre que alberga la evolución actual de la pandemia.

   La narración está realizada en formato papel al objeto de conjuntar la vertiente didáctica con la lúdica. De tal modo que a la vez que ofrece la capacidad de interiorizar hábitos saludables, como el lavado de manos, esta iniciativa también pone a disposición de los pequeños el entretenimiento con la posibilidad de colorear los dibujos que secuencian el cuento. Unos dibujos e ilustraciones plasmados a través de la colaboración solidaria de la pintora sevillana María del Río Lameyer.

    El cuento comienza con un mensaje positivo de refuerzo hacia los menores: `Eres muy valiente´. A continuación una enfermera va guiando su argumentación, centrada en la narración de los diversos elementos que componen la indumentaria actual de los profesionales en la planta, haciendo un paralelismo con aquellos que llevan los héroes. Inicia la presentación del equipo de profesionales de la planta de Pediatría, personajes aliados porque ayudarán a los niños a eliminar los virus, que son `traviesos´y los hacen enfermar.

   A continuación se presentan las `armas especiales´ para ganar a los virus mediante una narración dinámica y divertida: el gorro para proteger el pelo, las gafas `de bucear´ que tienen superpoderes, las mascarillas que esconden la supersonrisa de las heroínas enfermeras, la pantalla protectora similar al supercasco que llevan los bomberos, los guantes y la capa que son afines a la mayoría de los superhéroes y, finalmente, los cubrezapatos a modo de gorros de los pies.

  Sin embargo, para que estas `armas´ funcionen, a modo de superpoderes, tienen que activarlas los niños. Ello es posible si materializan tres acciones: protegerse con mascarilla, lavarse las manos y, cuando vayan a toser, hacerlo en el interior del codo. El premio final es el regreso a casa en poco tiempo al conseguir vencer a los traviesos virus.

   Metafóricamente, este final va acompañado con un laberinto que conduce a casa, destacando la importancia del rol de los niños puesto que con su ayuda, cumpliendo las citadas acciones, harán posible que los sanitarios ganen la batalla.

 urgencias pediátricas VALME.JPG  Durante la última semana, las Urgencias Pediátricas del Hospital Universitario de Valme han iniciado un aumento progresivo de su demanda asistencial tras haber caído en más del 50% en la fase aguda de la pandemia. De este modo, frente al comportamiento inicial generalizado en los centros hospitalarios sobre la  disminución significativa del volumen de urgencias por el temor ciudadano al contagio, en los últimos días este hospital sevillano ha alcanzado cerca del 80% de su demanda anterior al coronavirus.

   La responsable del servicio de Pediatría de este centro, Eva Patricia Torres Begara, subraya la importancia de buscar ayuda sanitaria ante síntomas graves   (fiebre con afectación del estado general, dificultad respiratoria, vómitos de repetición,…) o agravamiento de patologías previas, “porque, al margen del coronavirus, continúan produciéndose y con igual relevancia otras patologías”. Al respecto, Torres Begara destaca la coordinación interniveles entre los puntos de urgencias de atención primaria del área sur de la provincia y el servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Valme con las correspondientes derivaciones de casos graves.

   Precisamente, el servicio de Urgencias fue uno de los ámbitos de mayor intervención al inicio de esta crisis sanitaria, dentro del plan de adaptación de sus espacios para la planificación de medidas excepcionales frente al Covid-19. Se llevó a cabo una importante reorganización de espacios para dotarlas de circuitos diferenciados que garantizan la prevención y seguridad de pacientes y profesionales.

  En el ámbito de la seguridad, desde el primer momento la atención pediátrica urgente de este hospital sevillano dispone de un protocolo y circuitos asistenciales que siguen las recomendaciones de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas en el contexto de la pandemia actual.

  En concreto, las Urgencias Pediátricas se han reestructurado habilitando circuitos diferenciados, al igual que las de adultos: uno para pacientes con sintomatología respiratoria (en esta situación se consideran todos casos posibles de infección COViD19) y otro para patología polivalente que asegura la atención normalizada al resto de pacientes que acuden al hospital con cualquier otro problema de salud y evitar el contagio.

   Para ello, su localización se trasladó a instalaciones colindantes correspondientes al hospital de día de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil. Una zona destinada con anterioridad a talleres y actividades diversas que han visto reducida la actividad demorable. Mientras que su espacio anterior se destinó al flujo de las Urgencias Polivalentes de la población adulta, separado de las urgencias respiratorias.
 
   La nueva funcionalidad de estas instalaciones estuvo acompañada de la dotación de la logística necesaria para la asistencia de urgencia: gases medicinales, tomas de corriente para alimentar equipos electromédicos y puestos de trabajo para instalación de equipos informáticos. Y, por su parte, dichas instalaciones se han dotado de la siguiente organización con un papel destacado de la enfermería pediátrica especializada para las urgencias de 24 horas: un área de triaje pediátrico (donde profesionales de enfermería canalizan la atención segregando la patología respiratoria de la general), box de críticos, dos consultas, dos salas de espera y sala de tratamiento y procedimientos de enfermería para dar respuesta eficiente a ambos flujos de pacientes.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta