20200110_124200.jpgConstatando a lo largo de los últimos años el aumento de una patología oftalmológica cada vez más demandante, como es la catarata, el Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha consolidado durante más de un lustro un programa asistencial con importantes ventajas para su abordaje quirúrgico. Para ello, los servicios de Oftalmología y Anestesiología están coordinados en el proceso preanestésico mediante un protocolo basado en el acto único, el cual aporta agilidad en la gestión de los tiempos de espera quirúrgicos. 

La catarata es una opacidad del cristalino (lente natural del ojo) que impide el paso nítido de la luz a la retina y provoca una disminución progresiva de la visión. Su creciente demanda responde al incremento de la esperanza de vida y al progresivo envejecimiento de la población, junto a su indicación por necesidades laborales de las cataratas precoces, su aparición como consecuencia de cirugías oculares previas (glaucoma, cirugía refractiva y de vitro-retina) o de tratamientos sistémicos (fundamentalmente corticoides), además de concebirse como cirugía segura que minimiza las reticencias de la población frente al quirófano.

Este incremento en las indicaciones de la cirugía de la catarata lo verifica el balance de actividad al respecto realizado por el Hospital Universitario de Valme. A lo largo de los cuatro últimos años este centro ha experimentado un aumento del 25,1%, pasando de 2.341 cirugías de catarata realizadas en el año 2016 a 2.930 registradas en el año 2019.

Circuitos asistenciales ágiles para respuestas eficientes

Frente a dinámica  establecida en los centros hospitalarios, donde la mayoría de los pacientes que van a ser intervenidos de cataratas tienen que desplazarse semanas antes al hospital para acudir a una primera consulta de preanestesia, y a la realización de una analítica y un electro; en este hospital sevillano existe un protocolo distinto que aporta eficiencia y calidad a este proceso.

La irrupción de nuevas técnicas anestésicas por vía tópica, en sustitución del abordaje invasivo del ojo, junto al respaldo de las sociedades científicas, hicieron viable que en el año 2013 este hospital sevillano pusiera en marcha nuevos y más ágiles circuitos asistenciales. De este modo, Oftalmología y Anestesiología protocolizaron un abordaje más eficaz, en beneficio del paciente.

Como resultado, dependiendo del tipo de anestesia que va a precisar cada paciente y a su complejidad, el trámite del preoperatorio para catarata es diferente. Como ventaja principal, el 99% de los usuarios tributarios de esta cirugía no tienen que desplazarse al hospital para esta consulta debido a la existencia de un circuito más resolutivo y eficiente.

Para la intervención quirúrgica de cataratas, la anestesia puede ser de diferentes tipos, dependiendo de cada caso: tópica, locorregional o general. Los pacientes incluidos en lista de espera y que precisan anestesia tópica no tienen que pasar por una consulta de preanestesia. Reciben el envío de un cuestionario y consentimiento informado para que lo rellenen y lo entreguen el día de la intervención. Ese día, sin necesidad de analítica ni electro, el anestesiólogo realiza la valoración del cuestionario previamente a la cirugía.

Si la anestesia es locorregional y el paciente no está anticoagulado, se le envía la misma documentación para su cumplimentación y entrega el día de la operación junto a un estudio analítico que se lleva a cabo en su centro de salud sin necesidad de desplazarse al hospital.

Si por el contrario, el paciente va a disponer de anestesia locorregional pero está coagulado, es citado a la consulta con la finalidad de llevar a cabo la retirada del anticoagulante y sustituirlo por `terapia puente´ (heparina) hasta la intervención. Y en el caso de pacientes que precisan de anestesia general, que tengan patologías asociadas que les impiden colaborar (demencia senil,…) o aquellos otros con cataratas más complejas, están citados a la consulta previa a la cirugía para valoración del anestesiólogo. Un grupo de pacientes que asciende al 1% del total que se opera de cataratas.

Las dos doctoras responsables de los servicios de Oftalmología y Anestesiología del Hospital Universitario de Valme, Ana García Bernal y Mercedes Echevarría, respectivamente, destacan los notables beneficios de esta práctica clínica: “se reduce tanto número de consultas, como número de pruebas y, por tanto, tiempos de espera en pacientes que no precisan una consulta preanestésica”. Por un lado, este centro libera cada año cerca de 3.000 consultas de Anestesia que son gestionadas para procedimientos quirúrgicos más complejos y urgentes, con la consiguiente agilidad en listas de espera; se evita el desplazamiento del paciente para la consulta y realización de pruebas, que en caso necesario se llevan a cabo en su centro de salud correspondiente; se ahorran analíticas innecesarias y se le da una respuesta eficiente a los usuarios a través de acto único (preoperatorio y cirugía en el mismo día).

foto voluntariado.jpgLa Coordinadora de las Asociaciones de Pacientes Cardiacos del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha celebrado un taller dirigido a los ciudadanos que generosamente regalan su tiempo, conocimientos y su compromiso en este centro: el voluntariado. Su objetivo ha sido ampliar los conocimientos a través de un taller formativo para que su experiencia solidaria se integre en un trabajo conjunto de calidad.

 En este hospital sevillano existe una extraordinaria vinculación entre la Cardiología y el voluntariado, como reconocimiento a la gran labor que realiza este colectivo. Un elemento de notable importancia en la estrategia de fomento del apoyo social, así como en el ámbito de la participación ciudadana que permite convertir al hospital en un espacio compartido facilitador de las interrelaciones de los profesionales y la ciudadanía.

 El Taller de Voluntariado, celebrado en el salón de actos del Hospital El Tomillar, ha contado con la asistencia de medio centenar de voluntarios correspondientes a seis asociaciones de pacientes cardiacos del Área Hospitalaria de Valme: Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Mairena del Alcor, El Viso del Alcor, Los Palacios y Las Cabezas.

 Los contenidos han incluido el ámbito de la privacidad en la atención sanitaria con protocolos de intimidad y confidencialidad. También se ha presentado la Comisión de Ética Asistencial a través de su presidente, el Dr. Fernando Gamboa. Y además ha integrado el análisis de normativas para aplicarlas en las visitas hospitalarias junto al Registro de Voluntades Anticipadas.

 Altruismo, solidaridad y calidad de vida conforman la definición del voluntariado en su labor de acción social. Según afirma la Presidenta de la Coordinadora de Asociaciones Cardiacas de Valme, la enfermera Margarita Reina, “en Cardiología, este colectivo se caracteriza por dar momentos de ánimo y esperanza, de superación del miedo ante el hecho de haber sufrido un proceso de enfermedad cardiovascular”.

Precisamente, los convenios de colaboración existentes en estas asociaciones de pacientes cardiacos y el Hospital de Valme otorgan especial protagonismo al rol del voluntariado y están orientados hacia diferentes objetivos: minimizar el impacto negativo psicológico que genera en los pacientes el evento cardiaco; facilitar la adaptación al alta incidiendo en aspectos que influyen en la integración posterior de la vida cotidiana y aumentar la información/formación de los pacientes en relación a hábitos saludables, adherencia al tratamiento, manejo de eventos adversos y apoyo emocional.

foto expo arahal.jpgLa exposición sobre las `Chicas Rosas´ del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha llegado a Arahal convirtiéndose en un proyecto que está consiguiendo su objetivo: potenciar la visualización del tumor maligno más frecuente en las mujeres trasmitiendo un mensaje de esperanza a través de su recorrido itinerante por Andalucía. A través de este centro de salud, se convierte en la décimo segunda localidad que acoge dicha exposición fotográfica sobre la experiencia de 13 mujeres con cáncer de mama que hicieron el Camino de Santiago.

Al acto ha asistido la directora gerente del AGS Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja; el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Márquez; la delegada municipal de Salud, Araceli Martín, y la directora del centro de salud, Macarena Rodríguez, junto a la autora de la muestra Isabel Orta.

Iniciado su caminar itinerante a finales del año 2017 en Valme, se ha expuesto en Utrera, Alcalá de Guadaira, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, Montellano, El Viso del Alcor, Mairena del Alcor, Los Palacios, Morón de la Frontera, Jerez y Córdoba.

Centrada en la experiencia terapéutica del Camino de Santiago, recoge en imágenes las siete etapas del itinerario elegido para el camino: desde Santiago de Compostela hasta Muxía, pasando por las localidades de Negreira, Santa Mariña, Hospital, Cee, Fisterrra, Lires. En total 122 kilómetros de esperanza, fortaleza y ejemplo de vida aportado por 13 mujeres afectadas por cáncer de mama que la enfermera Isabel Orta ha sabido captar en su cámara.

Isabel Orta Peral, enfermera del Hospital Universitario de Valme, es una fervorosa amante de la poesía y del arte de la Fotografía junto a su dedicación a los cuidados enfermeros. Perteneciente a la Asociación Fotográfica Fotoquinto, quiso formar parte del `Grupo UMAMA VALME Camino de Santiago 2017' para ser testigo de la experiencia de las `Niñas Rosas' y poderla transmitir con su peculiar modo de captarlas.

Se trata de mujeres que, tras haber pasado por los distintas etapas del largo proceso de esta enfermedad (diagnóstico, cirugía, tratamientos quimioterápicos o radioterápicos y recuperación), han incrementado su autoestima a través del reto del camino. Precisamente la muestra fotográfica pretende transmitir un mensaje de esperanza a esas otras mujeres que han pasado por este mismo trance,  demostrando que, a pesar de la enfermedad y siempre que su edad y estado físico lo permita, son capaces de llevar una vida normal y activa como cualquier otra persona.

Por su parte, Orta transmite a través de su cámara cómo estas 13 mujeres luchadoras no han elegido lo que les ha pasado en la vida, pero sí cómo afrontarlo. El tumor maligno más frecuente en las mujeres y la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino no ha podido con ellas. Dicen agradecer la salvaguardia ejercida por sus ángeles, denominación que utilizan para referirse tanto al equipo de profesionales del Hospital de Valme como a sus propios familiares.

FORMACION DOS HERMANAS.jpgUna veintena de centros de salud del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ya se han beneficiado de la línea formativa sobre prevención de agresiones a profesionales sanitarios que se está llevando a cabo en los distintos centros de la comunidad autónoma. Dicha iniciativa se activó a finales de 2018 en esta área sanitaria, siendo sus profesionales los primeros en formarse dentro de la provincia de Sevilla.


La actuación se enmarca en la publicación de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad, sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud. Su objetivo es dotar a los profesionales de las técnicas necesarias para poder afrontar situaciones de agresión, procurando disuadir al agresor utilizando habilidades en comunicación, asertividad y manejo de emociones. Para ello, se proporcionan herramientas para reducir la tensión y se fomentan sus habilidades para gestionar agresiones y reconocer posibles situaciones.

La actividad está coordinada en esta área sanitaria por la Subdirección de Personal y la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales e impulsada desde la Delegación Territorial de la Consejería de Salud y Familias en Sevilla. Asimismo, dispone de la participación en la docencia de miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía Nacionl y Guardia Civil).

Las dos primeras sesiones formativas se celebraron en los centros de salud de atención primaria `Nuestra Sra. del Castillo´ de Lebrija y `San Hilario´de Dos Hermanas. Durante el año 2019, han proseguido en el centro nazareno de `Los Montecillos´, en la localidad de Alcalá de Guadaira a través de su centro sanitario `Don Paulino´, `San Isidro´ y `Nuestra Sra. de las Nieves´ en Los Palacios, `Utrera Sur´ y en los centros de salud de Montellano, Arahal, Las Cabezas de San Juan y `El Rancho´ de Morón de la Frontera.

Durante este primer mes de 2020, ya se han celebrado cursos formativos en tres centros de salud más de Dos Hermanas (`Doña Mercedes´, `Santa Ana´ y `Las Portadas´). Asimismo, ya están organizadas otras tres sesiones más a celebrarse el próximo mes de febrero: en Alcalá de Guadaira (`La Oliva´ y `Campo de las Beatas´) junto al centro `San Francisco´ de Morón de la Frontera.

Estas jornadas permiten informar de la figura del Interlocutor Territorial Sanitario como canal de comunicación permanente con la Policía Nacional y de las nuevas medidas que está desarrollando la Secretaría de Estado de Seguridad. Es el caso de la adaptación de la aplicación `Alertcops´ para este colectivo, que proporcionará una respuesta inmediata, eficiente y discreta por parte de la Policía Nacional ante situaciones críticas.

Los profesionales pueden unificar criterios para avanzar en la prevención sobre agresiones a profesionales, aprender a identificar posibles situaciones conflictivas así como identificar el perfil de los potenciales agresores y, llegado el caso, saber cómo actuar. De esta manera, se les ofrece las herramientas necesarias para mantener un comportamiento que favorezca una relación de confianza mutua con el usuario, desarrollar habilidades de autocontrol, saber escuchar activamente y empatizar con los pacientes y usuarios para evitar situaciones de riesgo.

       Urgencias Valme.jpgLa directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, acompañada de la subdirectora médica, Nieves Respaldiza, han agradecido personalmente a los profesionales del servicio de Urgencias el Hospital Universitario de Valme la extraordinaria labor que están desarrollando durante el Plan de Alta Frecuentación durante una visita llevada a cabo a este dispositivo asistencial. 

         Como consecuencia del descenso de las temperaturas y la intensificación del virus de la Gripe en las últimas semanas, se ha producido un incremento generalizado de la afluencia ciudadana a este servicio clínico en los diferentes centros hospitalarios. Frecuentación principalmente acentuada por la descompensación de pacientes vulnerables (personas mayores, pluripatológicos y con patologías crónicas). Este hecho forma parte de la dinámica registrada cada año por estas fechas en los servicios de Urgencias.

          En previsión a este comportamiento, este centro hospitalario se sumó recientemente a la implantación del Plan de Alta Frecuentación. Este plan establece diferentes acciones organizativas, de gestión y de incremento de recursos para dar una respuesta más eficaz y coordinada a la población. Una planificación que incluye medidas de forma gradual para adaptar la respuesta a las necesidades asistenciales. Concretamente, hasta el momento se ha reforzado la plantilla con la contratación específica de un total de 13 profesionales: cinco enfermeros, cinco auxiliares de enfermería, un médico internista y dos celadores.

          En la gestión y resolución eficiente del incremento de la demanda experimentado durante estos días ha sido importante el modelo organizativo existente en las Urgencias del Hospital Universitario de Valme.  Este dentro dispone de una dinámica de trabajo siguiendo el propuesto en el Plan Andaluz de Urgencias. Se basa en el trabajo en equipo de los profesionales a través de una organización de acto único donde las consultas son compartidas entre médico y enfermera para un abordaje conjunto de los problemas que causan la demanda clínica. Ambos profesionales resuelven in situ la urgencia del usuario en el mismo espacio asistencial.

           Asimismo, el Plan de Alta Frecuentación dispone de un grupo de profesionales monitoriza, tres veces al día, la afluencia de pacientes a los centros sanitarios para valorar las decisiones asistenciales que son necesarias en el período de máxima incidencia de la gripe y dar una respuesta rápida y ágil en toda Andalucía. Al igual que el resto de hospitales, Valme colabora en el suministro de esta información. Y, además, de forma interna dispone de un equipo de trabajo para la coordinación de forma diaria de los ingresos hospitalarios en estas fechas de máxima afluencia y así, de forma adecuada, compatibilizar la actividad urgente con la programada.

       El servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Valme, dirigido por el Dr. Cristóbal Marchante, está formado por un equipo que supera el centenar de profesionales entre facultativos, enfermeras, auxiliares de enfermería, administrativos y celadores. Entre sus recursos, dispone de 20 camas de Observación y 28 de Evolución; Sala de Paradas Cardiorrespiratorias; consultas médicas y enfermeras generales, de traumatología y pediátricas junto a Triaje avanzado.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta