El Hospital de Valme ha mantenido en pandemia el programa `Piel con piel en el postparto inmediato´, aunando humanización y seguridad asistencial

La adaptación de su protocolo a tiempos Covid ha permitido continuar con las elevadas cotas de calidad perinatal y de satisfacción de las familiasEl Hospital de Valme ha mantenido en pandemia el programa `Piel con piel en el postparto inmediato´, aunando humanización y seguridad asistencial

La trayectoria del Hospital Universitario de Valme de Sevilla en humanización asistencial lo ha llevado durante la pandemia a multiplicar esfuerzos para compatibilizar este ámbito con la seguridad del paciente. Uno de los casos se corresponde con el programa `Contacto Piel con piel en el postparto inmediato´, donde ha aunado la humanización con la seguridad perinatal a través de la adaptación de su protocolo a tiempos Covid, sin necesidad de interrumpirlo y manteniendo las altas cotas de calidad y satisfacción de las pacientes y sus familias.

Este programa asistencial tiene por objeto potenciar el vínculo entre madre y recién nacido desde el mismo momento de su alumbramiento, con el padre como acompañante en todo el proceso del parto. Consiste en la colocación del recién nacido en decúbito prono desnudo sobre el abdomen y tórax de su madre inmediatamente tras el nacimiento, sin interrupciones y durante 1-2 horas o hasta que se complete la primera toma y finalice el periodo de alerta tranquila. Una estrategia aplicada por este centro dentro del marco de la humanización de la asistencia perinatal en Andalucía y de la atención al parto normal del Ministerio de Sanidad.

Instaura en el postparto inmediato por este centro desde hace una década, está dirigido a los recién nacidos de bajo riesgo y salvo aquellos en los que las condiciones maternas o fetales lo impidan. Desde años previos a la pandemia, este centro ya disponía igualmente de un protocolo de seguridad para este programa que garantizaba la máxima seguridad en la salud de la madre y el recién nacido: `check list de verificación´ antes, durante y después del parto. Con la pandemia, se ha adaptado a los condicionantes actuales, garantizando nuevamente prácticas seguras.

Este programa se desarrolla con trabajo en equipo entre dos servicios clínicos: Ginecología y Obstetricia y Pediatría y Neonatología. De tal modo que obstetras, matronas y neonatólogos se involucran en una atención perinatal humanizada y segura. Según la responsable del servicio de Pediatría y Neonatología, Eva Patricia Torres, “los beneficios asistenciales que aporta son importantes y numerosos, ya que justo tras el parto el recién nacido está en una fase de alerta tranquila lo que facilita el reconocimiento temprano del olor materno para establecer el vínculo y la adaptación al ambiente postnatal: mejora la adaptación del recién nacido a la vida extrauterina, favorece el apego y la estabilidad térmica y cardiorrespiratoria del neonato, el inicio de la lactancia materna, disminuye el estrés de la madre y del recién nacido al disminuir los niveles de cortisol sérico....”.

Por su parte, la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia, Rosa Ostos, incide en el esfuerzo por el mantenimiento de este programa con prácticas clínicas seguras: “más de 2.000 partos con recién nacidos a término sin complicaciones se han beneficiado durante la pandemia, y de forma ininterrumpida, de esta dinámica de trabajo”.

Conmemoración de la Seguridad Perinatal: 17 de septiembre

El protocolo de seguridad del programa asistencial `Contacto piel con piel en el postparto inmediato´ del Hospital Universitario de Valme se enmarca dentro de la Estrategia para la Seguridad del Paciente de Andalucía. El día 17 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Seguridad del Paciente. En esta ocasión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha centrado en el tema de la atención materna y neonatal segura. Una campaña desde donde se hace un llamamiento para promover los esfuerzos colectivos en favor de una atención materna y neonatal segura, especialmente durante el parto, reduciendo los daños evitables.

Al respecto, la OMS muestra que diariamente fallecen 810 mujeres y 6700 recién nacidos, principalmente en el momento del parto. Además, anteriormente a la pandemia, cada año nacían unos 2 millones de bebés muertos, de los que más del 40% morían durante el parto.

El protocolo de seguridad perinatal del hospital sevillano está realizado, consensuado y revisado por un equipo multidisciplinar de atención materno-fetal-neonatal de este centro. Sus responsables destacan el alto grado de satisfacción de las gestantes en su desarrollo con excelentes resultados en torno a favorecer el bienestar fisiológico y emocional de los recién nacidos y sus madres; así como a contribuir a una mejor recuperación del estrés del parto y a mantener la lactancia materna.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta