ENTREGA ACREDITACION CALIDAD.JPGEl centro de salud `Olivar de Quinto´, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla y ubicado en la localidad de Dos Hermanas, es el centro de atención primaria con los mejores resultados en el cumplimiento de los estándares de calidad de Andalucía. La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) ha publicado un informe donde refleja este liderazgo con un 82,2% del cumplimiento de indicadores.

Se trata de un reconocimiento al compromiso de los profesionales con la excelencia y la mejora continua del servicio que ofrecen a la ciudadanía. Este centro de salud ha certificado recientemente su tercera acreditación de calidad, alcanzando en esta ocasión el sello de ‘Óptimo’. Constituye el segundo de los tres niveles previstos por el modelo de calidad de la ACSA. Un reconocimiento que únicamente ostentan otros cinco centros sanitarios en Andalucía en el ámbito de la atención primaria; pero que sólo el sevillano encabeza en porcentaje de cumplimiento.

Al respecto, la  ACSA pone en valor varias líneas de actuación. Es el caso de la implantación de la atención telefónica a demanda del paciente, a través de la reserva de tramos de agenda de los médicos de familia, como medida que mejora la accesibilidad. Además, organiza iniciativas de prevención y promoción de la salud, como la Semana Saludable o las actividades de promoción de la lactancia materna. Del mismo modo, colabora informativamente con la ciudadanía ofreciendo información relevante a través de la página web www.centrodesaludolivardequinto.es.

Los evaluadores de la ACSA también destacan la gestión de los procesos asistenciales en este centro, con una adaptación local pormenorizada y un cuadro de mando que permite controlar los resultados de los indicadores definidos. Otra particularidad de este centro de salud es la gestión de la labor asistencial a través de ‘microunidades’. Se trata de equipos multidisciplinarios que integran varios cupos de medicina de familia y pediatría; así como los respectivos profesionales de enfermería y administrativos, con el objetivo de ofrecer a la ciudadanía la totalidad de la cartera de servicios y tener claramente identificados sus referentes en el centro de salud.

El centro de salud `Olivar de Quinto´ está dirigido por el facultativo Francisco Javier Martín, siendo Josefa Casado la responsable de Cuidados Enfermeros. Atiende a una población de 23.200 habitantes mediante una plantilla cercana a los 30 profesionales de diversas categorías profesionales: médicos de familia, pediatras, enfermeras, matronas y trabajadoras sociales.

Anualmente atiende en torno a 107.000 consultas. Para ello, dispone de unas instalaciones modernas dotadas con la siguiente infraestructura: siete consultas de Medicina Familiar y Comunitaria, tres consultas de Pediatría, siete de Enfermería y una sala de Radiología.
 

inauguración aparcamiento.jpgEl consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha asistido al acto de apertura en el Hospital Universitario de Valme de un nuevo aparcamiento gracias al cual se potenciará la accesibilidad del tráfico rodado a este centro. Se trata de 753 nuevas plazas dirigidas a trabajadores; pero que también beneficiará a los usuarios al garantizar de forma pública y gratuita casi el doble de espacio que existía con anterioridad.

Esta ampliación de espacio se enmarca en un convenio de colaboración entre el Servicio Andaluz de Salud y la Diputación Provincial de Sevilla, mediante el cual la institución provincial cede temporalmente estos terrenos para uso como aparcamiento público para profesionales del centro hospitalario sevillano; por su parte, el Servicio Andaluz de Salud se comprometía a sufragar las obras necesarias para la adaptación y adecuación de los terrenos al uso estipulado, junto a la asunción de gastos de mantenimiento, conservación, limpieza y vigilancia de las instalaciones.


Su materialización ha estado pendiente del proceso administrativo que autoriza la viabilidad del proyecto junto a la ejecución de una actuación para adecuar los terrenos. Por un lado, se ha tenido que esperar a la licitación y adjudicación de la obra, solicitud de apertura de la parcela al uso público, además de la obtención de la licencia municipal de la misma. Y, por otro lado, durante un año el SAS ha llevado a cabo una intervención valorada en 553.648 euros para adaptación de los terrenos, tal y como se comprometía en el convenido firmado. Ello ha incluido: instalación de una red de drenaje para las aguas pluviales, asfaltado, pintado de plazas/calles/sentido circulación, instalación de cámaras de seguridad, iluminación, carril de acceso exclusivo al nuevo aparcamiento descongestionando el tráfico en el recinto hospitalario y creación de nuevos accesos peatonales.

El nuevo aparcamiento corresponde a un terreno ubicado en el entrono del Cortijo de Cuarto, propiedad de la Diputación Provincial de Sevilla, y colindantes con el Hospital Universitario de Valme. Se trata de una superficie de 19.391 metros cuadrados, dando cabida a un total de 753 plazas (incluidas 20 para minusválidos y 32 para motos y bicicletas).

Por lo que respecta a su sistemática de funcionamiento, el nuevo aparcamiento está equipado con un control de acceso mediante lector/reconocimiento de matrículas, tarjeta identificativa con banda magnética y videoportero gestionado desde el centro de control de seguridad.

En la apertura de la nueva instalación, el consejero de Salud y Familias ha señalado que “hasta el momento, el Hospital Universitario de Valme disponía de una capacidad de aparcamiento para 1.260 plazas, de carácter público y gratuito, distribuidas por su perímetro que ahora se ven reforzadas con la suma de estas nueva instalación, lo que optimiza el ámbito de accesibilidad de este hospital”. En la actualidad, el centro cubre una población de más de 400.000 ciudadano con un alto volumen de actividad asistencial. Al respecto, su directora gerente, Mª Jesús Pareja, agradece la colaboración interadministrativa producida que, en este caso, revierte en uno de los aspectos de la funcionalidad de los centros sanitarios.

Por su parte, este acuerdo tiene una vigencia de quince años desde su firma en el año 2016. Podrá ser prorrogado de forma expresa por períodos quincenales hasta completar la duración máxima legal permitida para las cesiones temporales de bienes patrimoniales, que es de 30 años.

premio.jpgProfesionales del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Valme de Sevilla han recibido dos premios en el XI Congreso  de la Sociedad Andaluza Nutrición Clínica y Dietética (SANCYD), celebrado recientemente en Málaga. Pilar Zarco se ha alzado con el premio a la Mejor Comunicación Enfermera; mientras que el responsable de la Unidad de Nutrición de este hospital sevillano, Dr. José Antonio Irles, ha recibido el reconocimiento a su trayectoria profesional.

Bajo el título de `La Disfagia Orofaríngea en pacientes hospitalizados en Medicina Interna: un problema oculto´, la enfermera Pilar Zarco ha coordinado  un estudio que pone de relieve el infradiagnóstico de este problema en pacientes de avanzada edad. La disfagia es un síntoma que acompaña a enfermedades y consiste en la problemática para deglutir de forma segura y eficaz los alimentos. De tal modo, que las personas afectadas tienen dificultades para formar en la boca el bolo alimenticio y/o para que esta porción de alimento se desplace desde la boca hasta el estómago.

Es una problemática muy prevalente en ciudadanos con alteraciones cerebrovasculares, neurodegenerativas o población envejecida. Los especialistas subrayan que si no se diagnostica, las consecuencias pueden ser: desnutrición, deshidatración y neumonía por aspiración. Además, aparte del impacto asistencial, provoca un impacto psicológico y social para pacientes y cuidadores familiares, agrava los reingresos hospitalarios y aumenta los costes sanitarios.

Al respecto, la Unidad de Nutrición de este hospital sevillano desarrolló entre junio y septiembre de 2019 una investigación donde han estudiado a 70 pacientes con una media de 80 años de edad. El resultado ha constatado que, en hospitalización de Medicina Interna, su prevalencia es elevada: un 32% de pacientes mayores presentaban disfagia. Además hallaron que, en lugar de asociarse a una enfermedad neurológica que es lo habitual, este trastorno estaba asociado a enfermedad cardiaca o síndrome de disnea al ingreso hospitalario. Asimismo, constaron que el 80% de los pacientes presentaban un grado moderado/grave de disfagia.

En conclusión, Pilar Zarco subraya la necesidad de la formación de los profesionales para posibilitar un abordaje precoz de este trastorno. Ello permite su valoración a través de un cribado y diagnóstico correcto de los síntomas que acompañan a otras enfermedades. En caso contrario, ésta se convierte en un trastorno silente, no diagnosticado, sobre el cual no se pueden llevar a cabo cuidados ni prevenir complicaciones.

Aportaciones asistenciales, docentes e investigadoras en la Nutrición Clínica

Por su parte, el Dr. José Antonio Irles ha sido galardonado con el Premio SANCYD a la Trayectoria Profesional en Nutrición Clínica. Un reconocimiento que pone en valor la aportación de este profesional a dicha especialidad en sus diferentes ámbitos: asistencial, docente e investigador.

 Trabaja en el Hospital Universitario de Valme desde el año 1986 y, desde entonces, ha sido su referente en Nutrición Clínica y Dietética, coordinando la nutrición enteral y parenteral junto a la alimentación del hospital supervisando a los dietistas de la Cocina. Relata que, hasta hace relativamente poco tiempo, la Nutrición Clínica no ha sido considerada como lo es hoy, con carácter científico y estructurada en los servicios de Endocrinología como una subespecialidad en la cual se apoyan otras especialidades, tales como Cirugía, Oncología y Medicina Interna. Es por ello que, aunque es Doctor en Medicina Intensiva, su interés por esta disciplina lo llevó a trabajar desde la UCI en Nutrición abordando la alimentación artificial en enfermos graves.

Como presidente durante 12 años en la sociedad científica andaluza de esta especialidad, ha impulsado diferentes líneas de mejora: valoración de la alimentación en los comedores escolares o en residencias andaluzas de mayores y el desarrollo de un sistema de valoración en calidad de vida en pacientes con nutrición enteral.

Por su parte, en el Hospital Universitario de Valme ha dirigido varias becas de investigación con líneas colaborativas con varias especialidades médicas; además de la creación de protocolos de derivación para la optimización de los pacientes con diversas enfermedades (cáncer colorrectal, tumores esofágico-gástricos, digestivo,…). Asimismo, impulsó la participación de este centro en el proyecto nacional `Predyces´, dirigido al estudio de los costes de la desnutrición en hospitales.

Por lo que respecta al apartado docente, es profesor de la Universidad de Sevilla desde hace más de 30 años. En el hospital sevillano coordina la formación de residentes junto a las rotaciones y visitas de estudiantes externos.


JORNADA gastro pediatrica.jpgEl servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha celebrado la novena edición de un foro científico centrado en Gastroenterología Infantil, área que engloba las enfermedades del aparato digestivo íntimamente ligadas a la nutrición clínica. En esta ocasión, el programa se ha centrado en el consenso y unificación de criterios sobre la forma en la que, durante la infancia, se deben corregir las desviaciones en la dieta saludable.
 
 Las patologías de Gastroenterología Pediátrica son muy prevalentes, suponiendo un 25 % del global de las atendidas en este hospital sevillano dentro de sus consultas externas para el colectivo infantil. Acreditado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, las temáticas del foro celebrado son de notable interés en la práctica clínica diaria. Según el director del curso y pediatra del Hospital Universitario de Valme, Antonio Millán, “la nutrición adecuada en edad pediátrica es un problema de gran impacto por las consecuencias que a largo plazo tiene una alimentación desequilibrada o con exceso de azucares o grasas saturadas”.

 Estas jornadas han congregado en el salón de actos del hospital sevillano a un centenar de especialistas que han podido acceder a bloques de contenidos de bastante interés. Inicialmente, se ha tratado los métodos prácticos para conocer el estado de nutrición de los niños en las consultas, tanto de atención primaria como de hospital. Se ha puesto en evidencia que con herramientas básicas de medición de peso, talla y pliegues conseguimos una aproximación muy cercana al estado nutricional de los niños.

 Asimismo, se ha dedicado una ponencia a la importancia que tiene en la conducta negativista ante los alimentos saludables de muchos niños. Es un problema frecuente que causa gran ansiedad y preocupación en los padres y puede tener consecuencias a largo plazo.
 
 Por otra parte, también se ha abordado el tratamiento nutricional de la alergia a proteínas de leche de vaca y las diferencias entre los diferentes hidrolizados de proteínas de leche de vaca para favorecer la elección del más adecuado a cada paciente. 

En la segunda parte de la jornada se ha tratado el concento de `comida rápida´ y `comida basura´, haciendo hincapié en sus diferencias y en la creciente demanda y consumo de este tipo de comidas por parte de los niños. A raíz de ello, se han destacado las consecuencias a largo plazo y las posibles medidas para disminuir su consumo.
      
  Finalmente se ha abordado la forma en la que podemos crear un menú infantil atractivo y sano para los niños. Cantidades, contenido y forma de prepararlo han sido las bases de esta ponencia que ha mostrado como integrar y hacer apetecibles verduras, legumbres y otros alimentos saludables.

  En las ponencias han participado diferentes expertos de esta área de conocimiento: Antonio Millán (director del curso, profesor de la Universidad de Sevilla y pediatra del Hospital Universitario de Valme), Emma López (ex residente de Pediatría del Hospital Universitario de Valme y actualmente adjunta del Instituto Hispalense de Pediatría de Córdoba), Federico Argüelles (profesor de la Universidad de Sevilla), Cristóbal Coronel (pediatra en el centro de Salud Amante Laffón de la capital hispalense y miembro del Grupo de Nutrición de la SEPEAP) junto a María Rodríguez y Laura Ramírez (dietistas-nutricionistas del Grupo Instituto Hispalense de Pediatría).


PRIMERA ESCUELA DE PACIENTES DE DOLOR CRONICO NO ONCOLOGICO.jpgAl liderazgo del Hospital Universitario de Valme en el diagnóstico y terapéutica del Dolor junto a la formación de profesionales del territorio nacional en sus procedimientos, se suma la estrategia innovadora de potenciar la seguridad de los pacientes en el uso individualizado de tratamientos contra el dolor crónico no oncológico. Desde el mes de junio de 2019, la Unidad del Dolor Crónico de este centro dispone de la primera Escuela de Pacientes en esta materia creada en Andalucía.

 El dolor es uno de los trastornos que más afecta y preocupa a la ciudadanía, siendo el síntoma acompañante que con mayor frecuencia motiva una consulta médica. Entre el 15% y el 25% de los adultos sufren dolor crónico en un determinado momento de sus vidas, cifra que asciende al 50% en mayores de 65 años. Por su parte, el dolor crónico no oncológico es aquél de cualquier localización que tiene una duración superior a tres meses, de intensidad moderada y que deteriora la capacidad funcional de las personas que lo padecen. Al respecto, la evidencia científica sitúa un ligero predominio en las mujeres (58%), siendo el origen músculoesquelético el proceso más frecuente y siendo su localización más predominante  la rodilla seguida de la espalda.

 Su abordaje ha experimentado en las últimas décadas un incremento de la prescripción de opioides para el tratamiento del dolor crónico de intensidad severa que no mejora con otras medidas terapéuticas. Se trata de fármacos muy potentes y efectivos, aunque no exentos de efectos adversos, los cuales son más frecuentes si se utilizan sin atender a las recomendaciones de los expertos.

 Al respecto, desde la Unidad de Dolor Crónico del Hospital Universitario de Valme se ha puesto en marcha una escuela de pacientes en el contexto de identificar y establecer `Prácticas seguras para el uso de opioides en pacientes con dolor crónico grave”. Aproximadamente, el 70% de los pacientes tratados en la Unidad de Dolor Crónico reciben tratamiento opioide, además de otras medidas terapéuticas, siempre desde una perspectiva multimodal y multidisciplinar de abordaje del proceso de dolor crónico.

Enmarcada en el Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor de la Junta de Andalucía, su objetivo principal es hacer posible el intercambio de conocimientos y experiencias en el manejo del tratamiento opioide entre los pacientes que los emplean y las personas que los cuidan. Con ello se pretende que todas las personas puedan ejercer un papel más activo y responsable en sus procesos de dolor crónico y en el tratamiento con morfina y sus derivados.

Mejor calidad de vida y mayor seguridad en el uso terapéutico

Las prácticas seguras tratadas en esta escuela de pacientes abordan cualquier aspecto relacionado con el tratamiento opioide, además de la prevención de errores de medicación, garantizando con ello la reducción de eventos adversos prevenibles por causa de estos medicamentos. De este modo, según el responsable de la Unidad de Dolor Crónico del Hopsital Universitario de Valme, Ángel Martínez Navas, “logramos dos objetivos al mismo tiempo: proporcionamos información y recursos sobre el tratamiento con opioides de procesos de dolor crónico no oncológico grave, contribuyendo a que nuestros pacientes aprendan a convivir con su proceso de dolor (mejorando la calidad de vida) y promocionamos una cultura de seguridad en las personas que los utilizan”.

Esta escuela de pacientes del Hospital Universitario de Valme está formada por profesionales de este centro, pacientes y familiares. Desarrolla una estrategia de formación de formadores, de manera que inicialmente tres pacientes que padecen dolor crónico y reciben tratamiento opioide han sido formados por el personal de la Unidad de Dolor Crónico (anestesiólogos y enfermería) y de Atención a la Ciudadanía como personas expertas, implicándose posteriormente en la formación de otros pacientes con procesos de dolor similares. Esta estrategia permite que las personas que acuden a los talleres formativos se encuentren un profesorado que habla su mismo lenguaje y sin tecnicismos, entre iguales, ya que son también pacientes. Esto les permite ponerse en el lugar del otro y entender sus dificultades en la forma de enfrentarse a su dolor.

La Escuela de Paciente inició su andadura en junio de 2019, bajo la organización de la Unidad de Dolor Crónico y la colaboración de la Unidad de Atención a la Ciudadanía. Desde entonces se han celebrado varias sesiones con la formación de más de veinte pacientes diagnosticados con procesos de dolor crónico no oncológico.

Sobresaliente en la satisfacción percibida entre los pacientes participantes

El cuestionario realizado al término de las sesiones celebradas en la Escuela de Pacientes constata el alto grado de satisfacción mostrada, tanto por los pacientes alumnos como por los pacientes formadores. Dichos resultados han sido positivos en dos vertientes: en el interés por convertirse en pacientes formadores de sucesivas ediciones, lo cual garantiza la continuidad de esta iniciativa a través de la participación ciudadana; así como en la elevada puntuación en las respuestas de las opiniones planteadas que avala su éxito.

El cuestionario aborda tres campos: adecuación de los objetivos, organización y desarrollo de la actividad y, por último, profesorado y moderación de la actividad. Los resultados sobre un máximo de 10 puntos coinciden en su mayoría con esta máxima puntuación, únicamente correspondiendo al 9.4 la valoración más baja.

      La Unidad de Dolor Crónico del Hospital Universitario de Valme pertenece al servicio de Anestesiología y Reanimación que dirige Mercedes Echevarría. Se trata de una unidad clínica con gran prestigio nacional, tanto por la calidad y experiencia de sus profesionales como por la línea innovadora con la aplicación de técnicas vanguardistas contra el dolor. En su cartera de servicios figuran avanzados procedimientos diagnósticos y terapéuticos destacando  aquellos que se realizan bajo control ecográfico, es decir, son técnicas ecoguiadas.

      Por lo que se refiera a la actividad asistencial de la Unidad de Dolor Crónico, anualmente lleva a cabo más de 4.000 consultas, de ellas atiende a 900 pacientes nuevos cada año. Desarrolla en torno a 145 sesiones de quirófano. Supera los 1.200 procedimientos intervencionistas, siendo el 50% con técnicas guiadas con ecografía, mientras que el resto son guiados mediante radioscopia y otras terapias complejas para el tratamiento de procesos de dolor crónico severo y de difícil control.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta