Enfermera Pilar Zarco.jpgLa enfermera del servicio de Endocrinología y Nutrición Clínica del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Pilar Zarco, integra el grupo de profesionales de diversos centros públicos de Andalucía que han elaborado una Guía de Hábitos Cardiosaludables bajo el título de `Pon corazón al ejercicio y la alimentación´. Se trata de una iniciativa novedosa, desarrollada por enfermeras y dirigida a mejorar la calidad de vida de personas con riesgo cardiovascular.

El manual se ha realizado en el seno del grupo de profesionales de enfermería de Nutrición Clínica y Dietética del Sur (NURSE). El mismo pertenece, a su vez, a la Asociación de Enfermeras de Nutrición y Dietética (ADENyD), conformada por enfermeras andaluzas del ámbito clínico y académico. Su objetivo es proporcionar a los pacientes con riesgo vascular pautas de alimentación saludable, tanto en el ámbito familiar como en el individual, conjugando recomendaciones sobre el cuidado y hábitos de vida saludables.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen el grupo de dolencias que afectan al corazón y los vasos sanguíneos (cardiopatía coronaria, enfermedades cerebrovasculares o artropatía periférica, entre otras). Hoy día son la principal causa de muerte en todo el mundo; de ahí la importancia del desarrollo de medias preventivas para salvar vidas, disminuyendo la morbilidad asociada y mejora de la calidad de vida de los afectados.

Al respecto, las autoras conceptúan a la alimentación como uno de los factores principales del tratamiento y prevención de la enfermedad cardiovascular. Consideran que las causas más importantes de la enfermedad cardiovascular están relacionadas con hábitos dietéticos inadecuados, falta de actividad física junto al consumo de tabaco y alcohol. Unos factores de riesgo comportamentales que pueden manifestarse en la ciudadanía en forma de hipertensión arterial, hiperglucemia, hiperlipidemia, diabetes y sobrepeso u obesidad.

Participación de profesionales de enfermería de seis hospitales andaluces

La iniciativa ha contado con la colaboración de profesionales de enfermería de seis hospitales públicos andaluces. Además del sevillano Hospital Universitario de Valme, ha participado el Reina Sofía de Córdoba, los malagueños Virgen de la Victoria y Carlos Haya, el Complejo Hospitalario de Jaén y el Hospital San Cecilio de Granada.

La guía está confeccionada para ser una herramienta de uso cotidiano que facilite a las personas con riesgo cardiovascular poder sentarse a la mesa con sus familias y disfrutar de unos platos sabrosos y nutritivos, adaptados a sus condiciones físicas y nutricionales. Combina un perfil informativo de los diversos alimentos, técnicas culinarias, consejos alimentarios para cuidar la salud cardiovascular, características de la alimentación por patologías y prevención de riesgo cardiovascular y actividad física con un recetario cardiosaludable con 66 platos elaborados para desayunos, primeros y segundos platos, postres y meriendas. Además, incluye un apartado final dedicado a la desnutrición relacionada con la enfermedad.

Las recetas están calculadas para una dieta de 2.000 kcalorías. Cada una incluye el número de comensales para los que se ha diseñado la receta, los ingredientes pormenorizados, el detalle de la valoración nutricional y la justificación de los ingredientes escogidos junto a sus beneficios para la salud cardiovascular.

La enfermera de Nutrición y educadora en Diabetes del Hospital Universitario de Valme, Pilar Zarco, ha participado activamente en esta iniciativa aportando seis recetas de platos típicos de nuestra comunidad; así como también ha colaborado en las recomendaciones enfermeras para los ciudadanos con patologías cardiovasculares. En el ámbito del recetario, presenta la elaboración de los platos de Papas Aliñás y Garbazos con Verduras, junto a cuatro variedades de postres: arroz con leche, helado de fresa, flan de huevo y tarta de batata y coco.

Profesionales HIPEC.jpg
El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha vuelto a apostar por la innovación asistencial logrando implantar una nueva técnica dirigida a incrementar la supervivencia del paciente oncológico. Se trata de la `Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal durante el acto operatorio´ (HIPEC), cuya complejidad incide en su escasa implantación. De este modo, Valme se sitúa entre los primeros centros públicos andaluces que hoy cuentan con ella, disponiendo además de la tecnología más puntera para llevarla a cabo.

La puesta en marcha de este nuevo programa asistencial, que Valme ha incluido en su cartera de servicios, supone la implicación y la coordinación de un cúmulo de especialidades médicas (Cirugía, Ginecología, Oncología, Anestesia, Cuidados Intensivos y Farmacia) junto con profesionales especializados de enfermería. A través de la coordinación profesional y el trabajo en equipo, orientados a obtener los mejores resultados en Salud, Valme ha tratado a sus dos primeras pacientes. Ambas evolucionan satisfactoriamente.

El procedimiento se centra en una cirugía de carácter radical dirigida a eliminar todo el tumor macroscópico localizado en la cavidad abdominal. En el mismo acto quirúrgico, de forma inmediata, se lleva a cabo la aplicación de quimioterapia regional intraperitoneal a alta temperatura (hasta un máximo de 43ºC).
Esta vía de administración de la quimioterapia actúa erradicando la enfermedad mínima o microscópica residual a la cirugía. La hipertermia tiene una eficacia antitumoral directa sobre la célula neoplásica por tener ésta mayor termosensibilidad que la célula normal y, además, potencia la acción del quimioterápico en la célula tumoral propiciando su destrucción.

Todo el proceso es laborioso y complejo, siendo cirugías largas que pueden sobrepasar las 12 horas. El equipo multidisciplinar que participa es numeroso y todos sus miembros han sido entrenados o tienen especial experiencia en el tratamiento de pacientes con carcinomatosis peritoneal, tanto antes, durante y después de la cirugía. Para la administración de esta modalidad de tratamiento, el hospital de Valme dispone del equipamiento más moderno existente actualmente.

El cáncer de ovario, principal patología oncológica en beneficiarse  de este procedimiento

El carcinoma de ovario constituye uno de los cánceres más letales y es el quinto tumor más frecuente en las mujeres. En sus etapas iniciales suele cursar sin síntomas, de ahí la dificultad de su diagnóstico precoz. Precisamente, esta dificultad diagnóstica lleva a que se presente en estadios avanzados con diseminación abdominal, convirtiéndose en un tumor con una elevada mortalidad. Es por ello que todos los avances que puedan incorporarse en el tratamiento de esta enfermedad pueden tener un importante impacto en la mejora de la supervivencia y calidad de vida de estas pacientes.

Ya, en el año 2015, el Hospital Universitario de Valme se convertía en uno de los primeros centros andaluces en aplicar la `quimioterapia intraperitoneal´ para un abordaje más efectivo del cáncer de ovario. Una técnica compleja cuya efectividad es mayor frente a la quimioterapia intravenosa. Consiste en completar el tratamiento quirúrgico con un tratamiento quimioterápico administrado a través de un catéter directamente intraperitoneal.

Sin embargo, en fases muy avanzadas cuando la cirugía no puede conseguir una resección completa de toda la enfermedad durante una intervención inicial, la llamada cirugía de intervalo con HIPEC se convierte en la opción con mejores resultados. De esta manera, este hospital sevillano amplía el arsenal terapéutico para combatir esta patología, permitiendo que una enfermedad considerada hasta hace poco tiempo terminal aumente de forma significativa la esperanza de vida de los pacientes.

El avance de la enfermedad se transforma en `carcinomatosis peritoneal´,  diseminación de células neoplásicas (cancerosas) en el interior de la cavidad abdominal, principalmente en forma de implantes sobre la membrana que cubre dicha cavidad, denominada peritoneo.

Apoyado en la experiencia adquirida en años previos en el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal de origen ovárico, con la formación de un equipo multidisciplinar y con la realización de tratamientos quirúrgicos complejos, el Hospital Universitario de Valme complementa el abordaje de esta patología con la introducción de esta modalidad de tratamiento (HIPEC). De esta manera, Valme puede ofrecer a las pacientes afectas de esta enfermedad las mejores opciones  de una forma individualizada, según la evidencia científica actual.

MÉDICOS REHABILITADORE VALME.jpg
Durante el primer semestre de este año, médicos del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme de Sevilla están desarrollando una labor de refuerzo de las consultas médicas de esta especialidad médica en el Hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz), en el marco de un acuerdo de colaboración para la mejora de la accesibilidad sanitaria.

Esta iniciativa se integra en los planes de mejora diseñados desde el Servicio Andaluz de Salud para optimizar los tiempos de respuesta, siendo una de las medidas que se está desarrollando ante la falta de facultativos de determinadas especialidades médicas.

El trabajo colaborativo que se está desarrollando en Cádiz por los médicos rehabilitadores del hospital sevillano es un acuerdo de continuidad al desarrollado en el primer trimestre del año 2018, con circunstancias similares. La colaboración se interrumpió en el segundo semestre del año anterior al conseguir el SAS contratar a especialistas de esta disciplina médica para esta área. Sin embargo, al reiterarse las dificultades a comienzos de año, el convenio ha continuado funcionando durante el primer semestre de 2019 contribuyendo a dar respuesta a las necesidades surgidas en la población.

Más de 2.000 pacientes atendidos mediante un trabajo colaborativo

La iniciativa ha contado en ambos años con la participación de siete médicos rehabilitadores del Hospital Universitario de Valme, que se han ido desplazando al Hospital de la Línea de la Concepción. Una labor de carácter ambulatorio llevada a cabo en las consultas externas del hospital gaditano que presta atención a una población de entorno a 121.000 ciudadanos.

La actividad llevada a cabo en 2018 y 2019 ha alcanzado un balance de 2.369 pacientes atendidos, incluyéndose primeras consultas y revisiones. Una atención que se ha desarrollado en un total de 129 consultas llevadas a cabo en los primeros semestres de ambos años.

Por lo que respecta a las patologías que se están abordando, los profesionales destacan especialmente aquéllas que conllevan mayor grado de discapacidad: fracturas, amputaciones de miembros, discapacidades motoras provocadas por ictus, patología infantil, linfedema en mujeres intervenidas por cáncer de mama, pie diabético o ELA, entre otras.

Además de las consultas médicas, el jefe del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Valme, José Antonio Expósito, destaca la realización de diferentes procedimientos, tales como infiltraciones de partes blandas y articulaciones, la prescripción y chequeo de material ortoprotésico en pacientes complejos como pacientes con amputación de miembros o escoliosis, e infiltraciones ecoguiadas o mediante electroestimulación para localizar los músculos dianas en pacientes con espasticidad por secuelas de ictus o traumatismo craneoencefálico.

La coordinación clínica de este trabajo colaborativo ha permitido llevar a cabo una adecuación de las agendas de las consultas de Rehabilitación en ambos centros, teniendo en cuenta que se trata de una de las especialidades médicas con mayor demanda. Al respecto, Expósito, subraya “el compromiso, responsabilidad y buen hacer de los profesionales en este trabajo para dar respuesta a las necesidades asistenciales de la población de esta comarca del Campo de Gibraltar, paralelamente a la gestión que está llevando a cabo la citada área sanitaria para completar la plantilla de profesionales en Rehabilitación”.

curso enfermeria verano.JPG
Desde la apuesta por las buenas prácticas en los cuidados a través de un plan permanente de formación que garantiza la mejora continua, la Dirección de Enfermería del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ha organizado un programa formativo para los profesionales del ámbito enfermero (auxiliares y enfermeros) que durante los próximos meses se suman a sus diferentes centros, en correspondencia con la cobertura profesionales de las vacaciones de verano.

Son en torno a 500 profesionales los que, desde mediados de junio hasta septiembre, se podrán beneficiar de unos cursos diseñados específicamente para este colectivo de nueva incorporación. Profesionales que se incorporarán a lo largo de este verano en sus diferentes centros sanitarios: Hospital Universitario de Valme, Hospital El Tomillar, centros periféricos de especialidades de Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas y Morón de la Frontera, junto a los 33 centros de salud de atención primaria repartidos por el área sur de la provincia.

Según la directora de Enfermería, Carmen Candela, “nuestro objetivo es potenciar la mejor atención posible para los ciudadanos basados en el manejo de las buenas prácticas enfermeras”. Para ello, la iniciativa contempla la actualización de conocimientos en relación a la seguridad del paciente, disminuir la variabilidad de la práctica en los cuidados a través de la unificación de criterios, la incorporación de buenas prácticas al trabajo diario junto al desarrollo de competencias con una visión de equipo de trabajo como valor añadido a la asistencia.

Metodología on line para potenciar la accesibilidad formativa

Al objeto de favorecer la accesibilidad a sus contenidos y la realización de esta actividad formativa, este programa docente se ha apoyado en una metodología on line, previa inscripción a través de la página digital de la Unidad de Formación Continuada del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla.

Se han organizado dos cursos diferenciados, atendiendo a los dos perfiles profesionales distintos (auxiliar de enfermería y enfermería), que disponen de la acreditación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Para garantizar la formación de todos los profesionales que a lo largo del verano se incorporen, se han programado dos ediciones para cada curso (julio y agosto).

En el área de contenidos de los cuidados enfermeros, se contempla una selección de cuidados y técnicas más relevantes en la práctica enfermera: prevención de úlceras por presión y cuidados de la piel; monitorización del proceso de esterilización; oxigenoterapia, ventilación mecánica invasiva y no invasiva; técnica de inserción y gestión de PICC, criterios de seguridad en al administración de medicamentos, heridas y ostomías. También se incluyen los siguientes apartados: extracción de hemocultivos, cuidados y mantenimiento de vías venosas, aislamientos, sondaje vesical y prevención de riesgos laborales.

Por lo que respecta a los cursos de auxiliares de enfermería, se incluyen los siguientes módulos de interés: esterilización, prevención de las úlceras por presión, aislamientos y procedimiento de manejo y envío de muestras biológicas.

Por su parte, la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja, destaca la puesta en marcha de esta iniciativa por segundo año consecutivo “dirigida al colectivo profesional más mayoritario y que permite potenciar la mejora continua en la práctica clínica optimizando los cuidados”.

Sistema HAM.jpg
El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha generado una herramienta en relación a un importante problema en Salud Pública, como es el contagio de bacterias multirresistentes, cuya innovación y beneficios ha provocado su instauración en los hospitales de la red sanitaria pública de Andalucía. Considerado como el primer instrumento de estas características, el hospital sevillano lo puso en marcha en 2016 y durante los años 2017 y 2018 se ha ido culminando de forma progresiva su implantación en la totalidad de los hospitales de las ocho provincias andaluzas.

Las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y, en concreto las causadas por bacterias multirresistentes, constituyen un grave problema de salud pública porque su capacidad de diseminación es amplia y los tratamientos antibióticos quedan limitados, dificultando su manejo terapéutico asociado a elevadas tasas de mortalidad, mucho mayores en pacientes frágiles.

Por tanto, la detección precoz de pacientes infectados o colonizados por estos microorganismos es un elemento clave porque evita su diseminación a través de su control. Precisamente, y partiendo de una gran sensibilidad de este centro hospitalario hacia este problema, un grupo de profesionales de carácter multidisciplinar en el Hospital Universitario de Valme creó en el año 2016 una herramienta para la identificación de estos pacientes sujetos a especial vigilancia. Denominado `Sistema HAM´ (Health Alert Monitoring), ha estado gestado con la participación de varios departamentos Medicina Preventiva, Medicina Interna, Enfermedades Infecciosas, Microbiología y el Servicio de Informática.

Implantación corporativa bajo la coordinación del Hospital Universitario de Valme

La herramienta generada en el hospital sevillano ha sustituido a las estrategias locales de los centros hospitalarios, instaurándose un sistema consensuado de carácter corporativo bajo la coordinación de la médica preventivista del hospital sevillano Encarnación Román. De este modo, dicho instrumento epidemiológico ha permitido estandarizar los criterios para la gestión homogénea de todas las alertas por microorganismos multirresistentes en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía.

Tras su funcionamiento durante el año 2016 en el hospital sevillano y corroborar los beneficios de este sistema para la seguridad del paciente y de los profesionales, la iniciativa se exportó inicialmente durante el año 2017 a los otros tres centros públicos hospitalarios de la provincia sevillana: Virgen del Rocío, Virgen Macarena y Osuna.

A continuación, para la extensión del Sistema HAM al resto de hospitales andaluces, se potenció desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía la creación de un grupo de trabajo coordinado por la Dra. Román desde Valme. A lo largo del año 2018, esta herramienta se ha ido implantando progresivamente en el resto de las provincias de la Comunidad Autónoma Andaluza y en el mes de enero de 2019 su funcionamiento corporativo ya es una realidad.

Actualmente, Andalucía dispone de un listado único de pacientes en vigilancia que incluye más de 10.000 pacientes categorizados por tipo de multirresistente. El funcionamiento de este sistema supone la activación de la notificación de esta alerta a más de 800 profesionales sanitarios de los centros hospitalarios andaluces implicados en esta estrategia de seguridad.

HAM detecta una media de 100 casos diarios en Andalucía entre 20.000 estudios

Esta herramienta se basa en una aplicación informática que hace posible la detección inmediata de pacientes infectados por esta bacteria a su llegada al hospital, identificándolos y cortando la cadena de transmisión gracias a la instauración rápida de las medidas de control. Para ello, la vinculación de pacientes con la bacteria, ya sea por infección o colonización, ha debido quedar registrada previamente en la Historia de Salud a través de ingresos anteriores por los diferentes hospitales andaluces.

A través del Sistema HAM los pacientes con relación con estos microorganismos multirresistentes que vuelven a los centros hospitalarios se detectan de inmediato rastreando su historia clínica única digital. Dicha identificación se realiza en varios escenarios de acceso al centro hospitalario: Urgencias, Hospitalización, Hospitales de Día y Consultas Externas.

HAM se actualiza a diario y examina, en tiempo real, cada uno de los pacientes que acuden al hospital para identificar si los NUHSA (número único de historia de salud) llevan asociada una alerta por bacteria multirresistente o de especial interés. En caso afirmativo, envía comunicaciones o avisos (correo electrónico y/o mensaje de texto SMS) a los profesionales designados previamente a tal efecto para poner en marcha las medidas de control.

En un día el Sistema HAM lleva a cabo un barrido de aproximadamente 20.000 pacientes que llegan a los hospitales públicos andaluces. De este estudio, detecta una media de 100 casos diarios de pacientes vinculados a bacterias multirresistentes, que precisan una vigilancia especial y a través de los cual garantiza la seguridad ante el problema de la diseminación de estos microorganismos. Unas bacterias cuyo grado de morbilidad aumenta al tratarse de pacientes más vulnerables: pluripatológicos, crónicos, oncológicos,…

El Sistema HAM dispone de un cuadro de mandos que proporciona información sobre los casos positivos detectados por el sistema, clasificados por el origen de las bacterias multirresistentes, mes y hospital o área sanitaria. Precisamente, dado que estas bacterias suponen también un problema en el ámbito extrahospitalario (centros sociales que abarcan residencia socio-sanitarias para mayores, centros hospitalarios de larga estancia,…), HAM está preparado para detectar estos pacientes y enviar avisos a los destinatarios designados.

Aportación internacional a la multirresistencia desde la excelencia de los profesionales del SSPA

Su creación supone una notable innovación en distintos niveles (gestión clínica, organización e información), convirtiéndose en la primera herramienta de estas características existente en la actualidad. Por tanto, la creación de este sistema de alerta de salud en un hospital público andaluz, Valme, refrenda el alto nivel y la excelencia profesional de los trabajadores del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA).

Este hito en salud pública supone además, la potenciación de la línea del SSPA sobre la Seguridad del Paciente en todos sus centros sanitarios mediante la aplicación corporativa de esta herramienta. Incide tanto en la seguridad del paciente como en la de los profesionales al permitir minimizar el tiempo de contacto del paciente con el resto de pacientes y profesionales en las instalaciones sanitarias disminuyendo el riesgo potencial de contagio.

Entre los aspectos a destacar a nivel clínico, figura la capacidad para instaurar ágilmente las medidas preventivas necesarias para evitar la transmisión: precauciones especiales para el manejo de los pacientes o seguimiento estricto con vigilancia a través de estudios de colonización. Subrayar la excelente capacidad de interconexión entre hospitales permitiendo compartir la información entre los distintos profesionales sanitarios (epidemiólogos y médicos de atención primaria en casos de centros residenciales).

Otra de las importantes aportaciones de esta herramienta son los `mapas de calor´. Reproducciones de imágenes por zonas geográficas que pueden aportar información epidemiológica interesante para determinar la agrupación de casos y, en su caso, ayudar a la toma de decisiones en situaciones de brote.

Por otro lado, es destacable la versatilidad en la aplicación de la herramienta que acrecienta sus potenciales beneficios asistenciales. Su uso es extensible a alertas de cualquier tipo de temática y es flexible en la definición de destinatarios y canales de aviso. Asimismo, es un método de excelente de interconexión a nivel interhospitalario en la comunidad dentro del control de la diseminación de gérmenes multirresistentes.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta