VALME rehabilitacion cardiaca.jpg
Desde que hace 27 años el Hospital Universitario de Valme innovara poniendo en marcha, de forma pionera en Andalucía, una Unidad de Rehabilitación Cardíaca ya se han beneficiado de la misma más de 5.000 pacientes. La calidad del servicio que ofrece a través de profesionales altamente cualificados y comprometidos con la atención humanizada, la satisfacción manifiesta por los ciudadanos que han pasado por ella y la labor social en el fomento del asociacionismo como herramienta para la mejora de resultados en salud dentro de la patología cardiaca, la catalogan entre las primeras del país.

Formada por un equipo multidisciplinar, la Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Universitario de Valme constituye un referente para más de la veintena de dispositivos de Rehabilitación Cardiaca existentes actualmente en la comunidad andaluza. El carácter integral de su asistencia y su amplia experiencia en la totalidad de las tres fases comprendidas en el proceso de rehabilitación cardíaca, avalan la excelencia de su atención.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen el grupo de afecciones más importantes y la primera causa de muerte en el mundo. Los conocimientos actuales demuestran que los programas de rehabilitación cardíaca consiguen mejorar la calidad de vida y el pronóstico de los pacientes. Permiten modificar el estilo de vida y la adherencia al tratamiento farmacológico, mejorando el pronóstico de la enfermedad cardiovascular; mientras que ello favorece, al mismo tiempo, la reducción del riesgo de mortalidad por causa cardiovascular y disminuye el número de reingresos hospitalarios.

Cuidar al corazón rehabilitándolo

De la misma manera que, ante una fractura ósea hay que tratar y rehabilitar lo dañado, el corazón necesita de esos cuidados cuando ha sufrido un infarto, angina de pecho o se ha operado. Así de claro lo tenían los profesionales de este hospital sevillano cuando en los años 90 (siendo jefe de servicio de Cardiología Luís Pastor y bajo el liderazgo de dos enfermeros, Margarita Reina y José Antonio Mora), constituyeron la avanzadilla en Andalucía en este ámbito con la puesta en marcha de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca.

Como destaca el actual jefe de servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Valme, Francisco Javier Molano, “el objetivo es conseguir que los pacientes normalicen su vida tras el evento cardíaco, enseñándoles a aprender a vivir con su enfermedad y previniendo el corazón para no ponerlo de nuevo en riesgo”. Concretamente, el trabajo de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca está orientado hacia la educación, control y manejo de la enfermedad cardíaca en general. Su labor se enmarca en las líneas estratégicas impulsadas por el Plan Integral de Atención a las Cardiopatías de Andalucía, diseñado por la Consejería de Salud.

Se trata de una estrategia global que contempla un conjunto de medidas desde un programa educativo y de intervención psicológica. Está orientado a abordar todo el proceso de la enfermedad cardiaca, desde la prevención de factores de riesgo (diabetes, hipertensión, obesidad, alteraciones de los niveles normales de colesterol y triglicéridos, tabaquismo y sedentarismo), hasta el mantenimiento físico y la adherencia en el tiempo al tratamiento y al estilo de vida saludable.

Este programa del Salud, se adapta a la medida de cada persona y debe iniciarse de forma precoz. Incluye charlas formativas sobre el conocimiento de la enfermedad y  control de factores de riesgo cardiovascular (colesterol, diabetes, hipertensión, obesidad o tabaquismo), control dietético, entrenamientos físicos con monitorización del corazón bajo supervisión médica y cuidados enfermeros.

Rehabilitación Cardíaca Integral

  Valme ofrece a los ciudadanos con dolencias cardiacas una completa asistencia organizada en tres niveles. La primera fase del programa de rehabilitación cardiaca comienza en el instante del ingreso hospitalario y su objetivo se centra en la pérdida del miedo y en la concienciación de los factores de riesgo de la enfermedad. Para ello, además del personal del servicio de Cardiología, se dispone de la colaboración del voluntariado de las asociaciones de pacientes cardiacos del Área Hospitalaria de Valme. La segunda fase se corresponde con el ámbito ambulatorio tras el alta hospitalaria y persigue adquirir hábitos cardiosaludables mediante el control de los factores de riesgo y la realización de ejercicio físico adecuado. Por último, la tercera fase, o etapa de mantenimiento, dura toda la vida en la cual el paciente debe mantener las pautas saludables adquiridas para evitar la aparición de eventos cardiacos.

 Precisamente en este último nivel es donde el Hospital de Valme ha innovado con la potenciación de las asociaciones de pacientes cardíacos. Esta tercera fase tiene como objetivo reforzar los conocimientos ya adquiridos en el hospital que, de forma individual son difícil de mantener; pero que, de modo grupal, consigue la adherencia necesaria a las pautas de vida saludables establecidas.

Pioneros, a nivel nacional, en el fomento del movimiento asociativo
de pacientes cardiacos

La tercera fase de este programa es la más complicada, dado que se realiza fuera del hospital y precisa de la implicación responsable de cada paciente en su entorno. Al respecto, las asociaciones de pacientes son una herramienta clave para garantizar la continuidad de estas pautas, liderando este hospital sevillano en España el fomento del movimiento asociativo de pacientes con patologías coronarias.

Concretamente, el Hospital Universitario de Valme se ha convertido en referente nacional con la exportación de sus proyectos y experiencias llevadas a cabo con el movimiento asociativo. Comunidades autónomas, como es el caso del País Vasco, Asturias, la Comunidad de Madrid y Aragón junto a otras provincias andaluzas, han mostrado su interés en conocer el trabajo realizado por el grupo de profesionales de la Unidad de Rehabilitación de este hospital.

Actualmente, cuenta con una veintena de asociaciones, las cuales continúan con sus actividades programadas en la fase III de rehabilitación. A través de este movimiento asociativo se mantiene la actividad y física y cuidados con grupos afines en las propias localidades.

 Las actividades organizadas y potenciadas desde este centro hospitalario son muy prolíficas, refrendando a la vez el acentuado impulso de la participación ciudadana. Como resultado, los profesionales de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca de Valme han conseguido cristalizar un movimiento asociativo integrado por más de 2.000 antiguos pacientes, familiares y demás ciudadanos. Con ellos colaboran en la organización de jornadas del corazón, ofrecen formación al voluntariado que participa en visitas solidarias a pacientes hospitalizados, optimizan las sesiones de actividad física a realizar en cada asociación, dinamizan los grupos de senderismo con actividades durante todo el año, participan en la escuela de pacientes y mantienen activo el proceso educativo en el tiempo.

extirpar vejiga en 3D.JPG
En el año 2013 el Hospital Universitario de Valme comienza, de forma innovadora, un programa asistencial de extirpación de la vejiga urinaria (cistectomía radical laparoscópica) por vía laparoscópica. Actualmente, tras un lustro de experiencia, está considerada como una técnica muy consolidada en la amplia cartera de servicios de Urología de este centro como opción mínimamente invasiva en esta compleja cirugía.

 El abordaje quirúrgico por vía laparoscópica supone un reto técnico importante, ya que precisa de una elevada capacitación profesional para sustituir a la cirugía convencional por esta técnica menos agresiva. En el ámbito de la Urología, hay intervenciones en las que la aplicación del abordaje laparoscópico presenta una alta complejidad. Es el caso de la extracción de la vejiga urinaria, que conlleva la también reconstrucción del aparato urinario.

Al respecto, los urólogos  Alberto García Escuder y Javier Sánchez de la Vega, llevan cinco años aplicando en este hospital sevillano la cistectomía radical laparoscópica para el tratamiento quirúrgico del cáncer de vejiga. Un tumor que en España se sitúa en el quinto lugar en frecuencia tras los de próstata, pulmón, colorrectal y de estómago.

 El perfil del paciente al cual aplicar esta técnica es aquél que presenta un cáncer vesical infiltrante con capacidad metastásica para el que este tipo de cirugía supone una opción curativa.

Amplia especialización laparoscópica en patología oncológica pélvica

El servicio de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla cuenta en su cartera de servicios con un ambicioso programa de cirugía laparocópica y una amplia especialización para su aplicación en el abordaje de la patología oncológica pélvica. Además de aplicarla en el cáncer de vejiga, también la lleva a cabo en el cáncer de próstata, riñón y vías urinarias.

El caso concreto de la extracción mínimamente invasiva de la vejiga conforma un procedimiento quirúrgico complejo basado en pequeñas incisiones en la pared abdominal, en sustitución de la cirugía abierta. Además de la extirpación de la vejiga por laparoscopia, también se lleva a cabo la conexión de la vía urinaria con el intestino que desemboca en la piel.

La menor agresividad quirúrgica aporta notables beneficios asistenciales con respecto a la cirugía convencional: el dolor postoperatorio es menor, la recuperación del paciente es más rápida y, consiguientemente, se reduce el tiempo de estancia hospitalaria.

Innovación tecnológica: cirugía laparoscópica urológica en 3D


 Junto a la elevada capacitación profesional, como signo de excelencia asistencial, el hospital sevillano también dispone de equipamiento tecnológico vanguardista que permite trabajar a los urólogos con las técnicas quirúrgicas más avanzadas. Desde hace dos años este centro aplica la cirugía laparoscópica tridimensional (3D).

 Se trata de la incorporación en las cirugías urológicas laparoscópicas de un sistema de imagen tridimensional que ofrece una mayor nitidez en la visualización de la anatomía del paciente, lo cual otorga mayor precisión al cirujano y aumenta la seguridad para el paciente durante el procedimiento.

La disponibilidad de tecnología de vanguardia acentúa el compromiso de este servicio clínico con el paciente y su objetivo en la excelencia asistencial, dentro de  su trayectoria innovadora.

PROFESIONALES URGENCIAS PRIMARIA SUR SEVILLA.jpg

El servicio de Cuidados Críticos/Urgencias y Equipos Movilizables de atención primaria (SCCU) del Área Sur de Sevilla ha obtenido el sello de calidad de la Consejería de Salud y Familias tras haber superado el correspondiente proceso de certificación llevado a cabo por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). Habiendo alcanzado el nivel avanzado de acreditación, se ha convertido en la primera unidad clínica de Urgencias de atención primaria que en la provincia de Sevilla logra acreditarse con el nuevo Manual de estándares específicos para servicios de Urgencias y Emergencias.

La asistencia sanitaria urgente es uno de los aspectos más relevantes en Salud a través de dispositivos que garantizan la atención 24 horas al día, todos los días del año y que se organizan para dar una respuesta a demanda del ciudadano. Es por ello que la ACSA ha redefinido sus estándares reorientando la acreditación de la calidad de estos servicios clínicos de forma específica y con una adaptación al entorno asistencial actual.

El SCCU ya disponía de la acreditación de calidad avanzada desde el año 2013 a través del cumplimiento de los estándares establecidos en el Sistema Sanitario de Andalucía para unidades de gestión clínica. Sin embargo, el cambio del ámbito de certificación hacia el urgente y emergente a través de un manual específico para este tipo de atención ha supuesto un nuevo reto de mejora continua para sus profesionales. Un objetivo que ha permitido consolidar su apuesta por la calidad asistencial, cuya unidad clínica ha coronado con el reconocimiento a la excelencia en el ámbito profesional, organizativo, técnico y de gestión.

Cumplimiento de nuevos estándares de calidad adaptados a la atención urgente

Los requerimientos del nuevo Manual para Urgencias y Emergencias de la ACSA representan un valor y esfuerzos añadidos hacia el cumplimiento de nuevos estándares adaptados a la evolución de la demanda en el contexto socio-sanitario. Al respecto, la certificación de calidad ha evaluado tanto los nueve equipos movilizables a través de las ambulancias medicalizadas como los puntos de urgencias establecidos en diferentes centros de salud del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla.

La certificación de calidad de esta unidad ha tenido a tres profesionales como coordinadores en el proceso: los facultativos Urbano Paz y Rosario Jiménez junto a la enfermera Josefa Caballero. Por su parte, la evaluación realizada ha destacado varias fortalezas.

Uno de los aspectos más destacados por el equipo evaluador ha sido el alto grado de implicación de los profesionales en el proceso de acreditación y el trabajo en equipo con la estandarización de procedimientos para todas las unidades móviles del servicio clínico certificado. Al respecto hay que contextualizar que se trata de una unidad clínica que funciona en un área  poblacional extensa y dispersa dando cobertura al sur de la provincia de Sevilla  desde equipos profesionales en dos modalidades: fijos y móviles. Sin embargo, en las dos certificaciones obtenidas por esta unidad se ha subrayado como fortaleza la excelente sincronización de la información, de las formas de proceder e integración de los equipos de trabajo.

Además, el informe emitido ha observado resultados excelentes en áreas relativas a herramientas de calidad y seguridad. En este sentido, subraya la extraordinaria aplicación de las nuevas tecnologías en beneficio de la actividad asistencial. Es el caso de la integración de la Historia Clínica Digital de Movilidad en la Historia de Salud Única o la realización de un repositorio en Drive para la documentación de la unidad, con acceso de todos los profesionales tanto desde ordenadores como desde teléfonos.

Por su parte, también pone en valor el aspecto de la confortabilidad y accesibilidad de las ambulancias; así como la seguridad del paciente. En este último aspecto, es reseñable la difusión de la herramienta `AVIZOR´ del Observatorio de Seguridad del Paciente de la ACSA dirigida a la notificación de incidentes de seguridad desde los teléfonos de los profesionales.

Asimismo, ponen el acento en las actividades de prevención y promoción de la salud dirigidas a la ciudadanía. De forma regular y periódica, sus profesionales han participado en jornadas de asistencia masiva para la difusión y entrenamiento en técnicas y actuaciones ante situaciones de paradas cardiorrespiratorias o de riesgo vital. Iniciativas, con carácter divulgativo con la comunidad, desarrolladas en colaboración con ayuntamientos, centros educativos y asociaciones locales del área sur de la provincia de Sevilla.

Realizadas 275.846 asistencias en el año 2018, en puntos de urgencias y en domicilios

El SCCU, dirigido por Rosario Jiménez Cabrera, está conformado por un total de 72 profesionales entre médicos, profesionales de enfermería y trabajadores de gestión y servicios. Durante el año 2018 llevaron a cabo un total de 275.846 asistencias. Por un lado, en puntos  fijos de urgencias establecidos en los diversos centros de salud del área sur de Sevilla, realizaron 250.032 atenciones; mientras que llevaron a cabo otras 25.814 asistencias con desplazamientos a domicilios.

Para ello, dispone de nueve equipos movilizables dotados con ambulancias medicalizadas y de profesionales que desarrollan su labor en puntos fijos de urgencias habilitados en diferentes centros de atención primaria. Extraordinariamente organizados, dan cobertura a diferentes área poblacionales: Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Lebrija, Morón de la Frontera, Los Palacios, Utrera, Las Cabezas de San Juan y Arahal. Por su parte, los principales motivos de demanda asistencial son las alteraciones neurológicas, el dolor no traumático y las alteraciones de las constantes vitales.

homenaje organos2.jpg
El coordinador de Trasplantes del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, el intensivista José Antonio Sánchez Román, ha participado en un acto en localidad de Los Palacios en memoria de los donantes de órganos. Se trata de un acto simbólico que cada año tiene más visibilidad durante la Cuaresma entre las hermandades de penitencia: imposición de un cirio en la candelería del paso de palio en nombre de los donantes de órganos.

En esta ocasión, se ha celebrado en la Capilla de la `Hermandad de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, San Juan de la Palma y Ntra. Sra. de los Ángeles´, conocida popularmente como la Hermandad de la Borriquita. Un acto muy íntimo dirigido a enaltecer la trascendencia de la donación de sangre o de órganos para dar vida a los demás.

Simbólicamente `Ángeles que dan vida´ es la leyenda que queda impresa en este cirio que lucirá de forma especial en la salida en procesión de Ntra. Sra. de los Ángeles el próximo Domingo de Ramos en la localidad de Los Palacios.

La actividad ha estado organizada por la delegación municipal de Sanidad en colaboración con dicha hermandad y la Asociación Los Palacios con la Donación, quien ha propuesto la presencia del coordinador de Trasplantes del Hospital Universitario de Valme para llevar a cabo la imposición del cirio en el paso de palio de la imagen titular de esta hermandad. Una personalidad directamente ligada a esta causa solidaria, profesional y personalmente.

De este modo, el profesional del hospital sevillano se ha querido sumar a este acto donde desde la ciudadanía se reconoce el valor de la donación de órganos. El Dr. Sánchez Román ha agradece públicamente la solidaridad de las familias que dicen sí a la donación en momento tan difíciles como es el fallecimiento de sus familiares. Asimismo, el intensivista ha aprovechado la ocasión para reconocer, al mismo tiempo,  la encomiable labor de los profesionales que hacen posible la extracción de órganos y su posterior trasplante en tan corto espacio de tiempo como requiere este proceso.

Junto a Sánchez Román, han participado en este acto la delegada municipal de Sanidad, Carmen María Molina; la hermana mayor de la Hermandad de la Borriquita; Dolores Pérez, junto a los miembros de su Junta de Gobierno, y el presidente de la Asociación Los Palacios con la Donación, Juan Carlos Rodas, acompañado de integrantes de su Junta Directiva.

El Hospital Universitario de Valme dispone de un programa de trasplantes, en el marco de la estrategia de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía de fomentar y extender la donación de órganos. Además de la extracción de órganos, este centro hospitalario está acreditado para la implantación de tejido ocular, vascular y óseo.

Trasplantes VALME.JPG
El mes de marzo ha sido intenso en el ámbito de donaciones de órganos y tejidos del Hospital Universitario de Valme de Sevilla con el registro de tres donaciones multiorgánicas, que han permitido salvar y mejorar la calidad de vida de ocho pacientes. El gesto solidario de las familias del área sur de la provincia y la intensa implicación del equipo de Coordinación de Trasplantes de este hospital sevillano ha conseguido marcar en los últimos años una tendencia progresiva en la obtención de órganos válidos para trasplante.

Las tres donaciones multiorgánicas producidas corresponden a muerte encefálica, habiendo resultado óptimos para el trasplante cinco riñones, un hígado y dos córneas junto a tejido óseo. Para ello, el Equipo de Donación del Hospital Universitario de Valme, que dirige el intensivista José Antonio Sánchez Román, ha activado un amplio dispositivo sanitario con la intervención de profesionales de diversas especialidades. Además, se sumaron varios equipos quirúrgicos para la extracción de órganos de los hospitales receptores.

El Hospital Universitario de Valme dispone de un programa de trasplantes, en el marco de la estrategia de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía de fomentar y extender la donación de órganos. Su equipo se encuentra adscrito a la Coordinación Sectorial de Trasplantes de Sevilla y Huelva. Además de la extracción de órganos, Valme está acreditado para la implantación de tejido ocular, vascular y óseo.

Destacar la labor que se está desarrollando desde este hospital sevillano en el ámbito de la concienciación y sensibilización de la ciudadanía dentro del área sur de la provincia. Una tarea que tiene como fruto el balance más reciente llevado a cabo sobre el primer trimestre de este año 2019: un incremento de donaciones y además la consecución de tejido óseo, más difícil de obtener.

Por su parte, también reseñar que de la actividad en donación de órganos y tejidos realizada durante el último trienio (2016-2018) en el Hospital Universitario de Valme se han beneficiado un total de 38 pacientes. Se incluye tanto la donación de órganos, como de tejidos (ocular, óseo y segmentos vasculares/válvulas). Al respecto, Sánchez Román agradece la encomiable generosidad y fortaleza que demuestran siempre las personas que aceptan la donación de un familiar fallecido para salvar otras vidas.

Del mismo modo, también es destacable el esfuerzo hacia la potenciación de la estrategia de la donación de órganos realizada por este centro hospitalario con la incorporación en su cartera de servicios de la donación en asistolia. Se trata de una modalidad también conocida como donación a corazón parado. Supone una mayor complejidad logística y organizativa que la donación más extendida (en muerte encefálica); sin embargo, constituye una importante alternativa para reforzar la cobertura de las necesidades de la población en espera de trasplante.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta