Premio ENFERMERÍA.jpg

Los enfermeros de los hospitales de Valme y El Tomillar, José Eugenio Guerra y Carmen María Martínez, han sido galardonados con el segundo premio del XXXIV Certamen Nacional de Enfermería Ciudad de Sevilla. Se trata de una convocatoria anual a través de la cual el Colegio de Enfermería de Sevilla reconoce la labor investigadora del colectivo enfermero con carácter nacional.

 Este galardón pone en valor la complejidad y novedad del estudio llevado a cabo por ambos enfermeros, que constata la relevancia del Callejero Nacional como fuente de investigación histórica para el desarrollo disciplinar de la Enfermería. Abarca durante más de un siglo la identificación de acepciones enfermeras en las 17 comunidades autónomas españolas junto a las dos ciudades autónomas del territorio nacional.

Estos profesionales consideran un reconocimiento a la profesión enfermera su elección para la rotulación de calles, plazas y avenidas, ante las variadas denominaciones que adquiere el viario público de las ciudades (desde hechos y personajes históricos hasta deportes, flora, fauna, ámbitos geográficos, evocaciones religiosas o individuos destacados). Para el estudio de este fenómeno enfermero durante el extenso período de estudio 1900-2017, combinan tres modalidades metodológicas (cuantitativa, cualitativa e iconográfica).

 Como resultado identifican más de dos centenares de acepciones de la enfermería en vías públicas de España. Una identificación analizada desde una perspectiva múltiple y bastante completa: categoría profesional, género, iconografía de la designación de la vía o comunidades y provincias más prolíficas.

Sevilla encabeza en Andalucía las localizaciones de viarios dedicados a la Enfermería

Entre los resultados obtenidos a través de esta investigación, Sevilla es la segunda provincia española más prolífica y la primera provincia de Andalucía. Dispone de un total de 27 vías públicas  (calles, plazas o avenidas): dos en la capital y 25 en la provincia (Gelves, Osuna, Marchena, Guillena, Puebla del Río, Alcalá de Guadaira, Almensilla, Bormujos, Cabezas de San Juan, Constantina, Écija, El Saucejo, Lebrija, Pruna, Morón de la Frontera, Olivares, Salteras y Tomares).

Otra de las conclusiones obtenidas constatan que un 97,6% de las vías públicas se otorga a individuos específicamente; o sea, a un total de 202 personas de la enfermería. En cuanto al género de los homenajeados, los hombres encabezan el listado con el 82,2% de las distinciones mediante las que se les da nombre a viarios. Resulta un hallazgo paradójico, dado que es una profesión eminentemente femenina en sus orígenes. Respecto a la categoría profesionales, el 85% son practicantes, el 8,5% enfermeros y el 6,5% ATS.

Respecto a las conclusiones sobre la datación del reconocimiento con una vía pública al profesional enfermero, los autores constatan que se ha mantenido este hecho desde el primer tercio del siglo XX hasta nuestros días. Destacan, además, la tendencia al alza del fenómeno en cuestión durante la segunda década del siglo XXI, avalado fundamentalmente por el interés mostrado por algunos colegios profesionales de enfermería por visibilizar a la profesión. En concreto, destacan que es a partir del año 2010 cuando se registra algo más de un tercio del total de vías públicas otorgadas a profesionales de este gremio.

Como resultado de las numerosas conclusiones extraídas de la investigación, sus autores hacen hincapié en el carácter relevante, productivo y enriquecedor del Callejero como fuente de estudio. En este sentido, José Eugenio Guerra y Carmen María Martínez ponen en valor la aportación del mismo a la historia de la Enfermería. En concreto, consideran al Callejero “un testimonio histórico, personal y profesional de quienes se dedicaron a ejercer el cuidado, sea cual fuere la denominación actual de la profesión, practicantes, ATS o enfermeras/os. Además, subrayan a esta herramienta de estudio como “elemento que contribuye a la visualización de una profesión, de unos profesionales y su consideración y reconocimiento por la sociedad a la que se han debido a través de su ejercicio profesional”.

Curso Nacional Vascular .jpg

El jefe del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Andrés García León, ha co-dirigido por sexto año consecutivo un curso de carácter nacional centrado en técnicas avanzadas de embolización vascular. Su consideración, como uno de los centros hospitalarios de mayor experiencia en esta técnica dentro del sistema sanitario público andaluz, avala su protagonismo en esta iniciativa formativa.
La embolización es un método utilizado tratar anomalías en vasos sanguíneos; o sea, cerrar, tapar arterias o venas que están sangrando por distintos motivos. Este procedimiento puede aplicarse a diversas patologías, desde aneurismas, fístulas arterio-venosas, pasando por malformaciones arteriovenosas e incluso tratamiento para algunos tipos de tumores, como paso previo a su extirpación, ya que si se embolizan previamente con estas técnicas se consigue reducir ostensiblemente su tamaño y disminuye la hemorragia, facilitándose así su extirpación quirúrgica definitiva.

Esta iniciativa formativa avanzada esta dirigida conjuntamente con el jefe de servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, Luís Miguel Salmerón. En la edición actual se benefician ocho cirujanos de diversos puntos de la geografía nacional, impartiéndose en el Centro Multifuncional Avanzado de Simulación e Innovación Tecnológica, CMAT, de la línea IAVANTE en Granada. Combina la aproximación teórica a las distintas técnicas con el desarrollo de casos clínicos en un entorno hospitalario real, disponiendo del entrenamiento quirúrgico experimental, eminentemente práctico, junto a la simulación virtual. En el bloque de contenidos, incluye los siguientes abordajes: patología arterial, patología venosa, patología tumoral y trastornos vasculares/hemorragias.

Docencia avanzada para el perfeccionamiento de una técnica compleja

La complejidad del procedimiento en esta técnica endovascular conlleva la importancia de la formación por parte de los especialistas vasculares. Al respecto, Andrés García León, destaca que “el perfeccionamiento en la formación de esta técnica es crucial para los profesionales, de ahí la importancia de esta actividades docentes en grado avanzado”.

La intervención consiste en acceder al árbol vascular del paciente mediante la punción de una arteria o vena periférica, utilizando para ello la visión de rayos X, que sirve al cirujano para guiarse en el interior del sistema vascular  y poder operar los vasos sanguíneos desde su interior.

Las principales aplicaciones de la embolización vascular son: patología venosa pélvica, arterial aneurísmica y arterial hemorrágica. Entre la patología pélvica, destaca el Síndrome de Congestión Pélvica, una enfermedad donde los cirujanos vasculares de Valme han constatado la efectividad de la embolización habiendo realizado más de medio centenar de intervenciones desde su implantación en el año 2007.

 

El Hospital Universitario de Sevilla ha sido elegido como primera opción, entre todos los hospitales de Andalucía, para la formación de la especialidad de Farmacia Hospitalaria en la convocatoria FIR 2019. Francisco Ángel Lao Domínguez, número 11 de toda España entre más de mil aspirantes a la prueba que le permite elegir plaza en un hospital del territorio español para su formación como farmacéutico interno residente, ha optado por Valme.

El servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme, dirigido por Esther Márquez, lo conforman 34 profesionales entre farmacéuticos, profesionales de enfermería, técnicos de farmacia, residentes junto a personal de gestión y servicios. Constituye uno de los servicios más prestigiados a nivel nacional con un alto nivel docente, lo cual queda avalado con la consecución durante dos años seguidos del Premio `Roberto Marín' al Mejor Residente en Farmacia, que anualmente emite la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

Farmacia dispone de una capacidad docente para seis residentes en los distintos años de especialidad. Al final del presente mes de mayo, este servicio abrirá sus puertas para la acogida de los dos nuevos residentes de primer año: Francisco Ángel Lao Domínguez y Patricia García Lloret. Ambos acudieron a las Jornadas de Puertas Abiertas que el Hospital Universitario de Valme celebró el pasado mes con el objetivo de mostrar la organización, actividad y ámbito docente e investigador a los FIR ante la inminente elección de plaza en centros sanitarios para su formación especializada.

La reputación de excelencia marca la elección de las primeras plazas

La elección de plaza FIR viene marcada por multitud de variables, condicionada por los propios criterios de cada aspirante a la hora de decantarse por una opción u otra. En este sentido, los dos nuevos residentes de Farmacia Hospitalaria de Valme, Francisco Ángel Lao y Patricia García, citan los siguientes factores que han influido en la elección del hospital sevillano: “potente apoyo a la docencia, óptima organización del servicio hospitalario y su talante innovador”.

Precisamente, se constata que en la elección de las primeras plazas hay un criterio que prima: la reputación de excelencia del centro sanitario a elegir. Al respecto, el servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Valme ha consolidado a lo largo de los últimos años un notable prestigio, destacando su liderazgo en innovaciones asistenciales así como en su línea investigadora dirigida a la mejora continua de la atención del paciente.

En la parcela de la atención farmacéutica de las patologías víricas (hepatitis B y C, VIH) está a la vanguardia, habiendo creado en 2010 una consulta específica para estas enfermedades, cuyo funcionamiento es modélico tanto en el seguimiento farmacoterapéutico como en la potenciación de la gestión eficiente.

En este mismo ámbito, ha liderado la formación del proyecto nacional `Paciente Experto VIH 2.0´ con el objetivo de mejorar los resultados en salud de los pacientes y potenciando su autocuidado. Y, asimismo, destaca su exportación internacional de un innovador modelo de atención farmacéutica al Paciente VIH: `CMO´. Incluye diferentes variables que permiten establecer prioridades y definir tipos de intervenciones farmacéuticas distintas.

También es destacable la iniciativa llevada a cabo en el ámbito de los fármacos biológicos, medicamentos muy específicos utilizados como alternativa en pacientes no respondedores a terapias convencionales. Desde el servicio de Farmacia, y en colaboración con el servicio de Análisis Clínicos y varias unidades clínicas, dispone de un sistema de monitorización farmacocinética para estos tratamientos dirigido a la optimización terapéutica de pacientes con enfermedades autoinmunes.

Asimismo, en el área organizativa y logística, hay que subrayar el funcionamiento innovador de sistemas de distribución de medicamentos con armarios robotizados. Una dinámica que aporta seguridad en el proceso de utilización de medicamentos junto a un mejor control de stocks.


Dr. Juan Macías Sánchez.jpg
Montreal, Toronto y Ottawa han sido los puntos neurálgicos de Canadá adonde el infectólogo del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Juan Macías Sánchez, ha acudido invitado para hablar sobre la enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD) en pacientes infectados por VIH. El prestigio del que dispone este experto en la comunidad científica internacional ha originado que infectólogos, hepatólogos y ONG´s canadienses hayan requerido su presencia en los principales hospitales del país para disertar sobre una enfermedad silente, potencialmente grave y frecuente en pacientes infectados por VIH.

La NAFDL consiste en la infiltración del hígado por grasa, cuya lesión sólo da síntomas en etapas avanzadas. A nivel mundial, es una de las causas actuales más frecuentes de enfermedad hepática crónica y de indicación de trasplante hepático. Sin embargo, pese a ser una enfermedad que puede evolucionar de forma progresiva a fibrosis avanzada, cirrosis y cáncer de hígado, los especialistas destacan que la mayoría de las personas afectadas se encuentran asintomáticas y se diagnostican incidentalmente.

Su manejo clínico se complica en el caso de pacientes infectados por VIH. Influyen sobre su desarrollo factores metabólicos similares a los observados en población general, pero que pueden estar influenciados por el tratamiento antirretroviral. Por otro lado, el propio tratamiento antirretroviral puede ser causa de esteatosis hepática secundaria de origen tóxico. Desde el punto de vista del tratamiento de la NAFLD, se están desarrollando numerosos ensayos clínicos en población no infectada por VIH, pero son casi inexistentes en el colectivo portador del VIH. A este respecto, desde la Unidad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital Universitario de Valme, se coordinan proyectos multicéntricos pioneros sobre la NAFLD en pacientes infectados por VIH. Se trata de investigaciones, desde estudios de prevalencia y factores de riesgo, e historia natural a un ensayo clínico.


Siete conferencias: sanitarios especializados y ciudadanía


La intervención del citado infectólogo se ha llevado a cabo a través de la organización de una serie de rondas de presentaciones. Por un lado, cinco conferencias dirigidas a personal sanitario (médicos, profesionales de enfermería e investigadores) implicado directamente en el abordaje de esta enfermedad a través de presentaciones de alto nivel científico-técnico. Y, por otro lado, charlas divulgativas con pacientes, activistas y ONG relacionados con esta dolencia.

Por su parte, los centros donde se han llevado celebrado las conferencias científicas han sido los siguientes: `Maple Leaf Medical Clinic´ (Toronto) que controla ambulatoriamente al mayor número de pacientes infectados por VIH en Canadá, `CVIS-McGill´ (Montreal), hospital más importante del Canadá, `The Ottawa Hospital´ (Ottawa), centro más importante de la capital del país. Paralelamente, Macías ha mantenido charlas con el colectivo ciudadano en las áreas de Toronto, Montreal y Ottawa al objeto de sensibilizarlo sobre la presencia de este problema clínico.

Pautas para el manejo del hígado grado en VIH y sensibilización ciudadana
sobre factores de riesgo

Juan Macías ha centrado las exposiciones en su experiencia investigadora y asistencial acumulada en el ámbito de la infección por VIH a lo largo de las dos últimas décadas. En sus disertaciones dirigidas al colectivo sanitario ha abordado el mejor manejo clínico del hígado graso en infectados por VIH y, en el ámbito ciudadano, las recomendaciones para evitar factores de riesgo que repercutan negativamente en el pronóstico y evolución de la enfermedad.

Según las escasas evidencias científicas en el ámbito de VIH, en las cuales tiene protagonismo este experto, ha expuesto que las enfermedades asociadas que influyen en el hígado graso son las mismas que las de la población en general. O sea, los trastornos metabólicos, siendo el más importante la obesidad, seguido de la diabetes y las dislipemias. En este sentido, sobre la ciudadanía con la que se ha reunido, ha llevado a cabo una labor de concienciación sobre el riesgo que el aumento de peso supone para el empeoramiento en el hígado graso y sus potenciales complicaciones.

Liderazgo en las nuevas líneas de investigación internacional

Juan Macías pertenece al Grupo Investigador de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Valme, que dispone de un notable prestigio científico a nivel internacional. Durante las dos últimas décadas, este Grupo ha consolidado su trayectoria, situándose a la cabeza de la investigación combinada por el VIH y el de la Hepatitis C.

La dilatada experiencia científica del hospital sevillano lo avala como referente en las guías europeas de práctica clínica. Actualmente, el equipo sevillano está dirigiendo varios estudios nacionales e internacionales con más de una treintena de hospitales participantes de todo el mundo.

En el área asistencial destaca la aportación de una técnica diagnóstica para el estudio del hígado, implantada en 2006 en este centro de forma pionera en Andalucía, con importantes beneficios. Se trata de la elastografía, similar a un ecógrafo, en sustitución de la biopsia. Método no invasivo, sin necesidad ingreso hospitalario, sin complicaciones de intervención invasiva e inmediatez diagnóstica. Desde entonces, se han beneficiado cerca de un millar de pacientes en el Hospital Universitario de Valme.

clínicos de Valme.jpg
En el marco de la celebración el próximo día 19 de mayo del Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), el Hospital Universitario de Valme de Sevilla celebra hoy unas jornadas dirigidas a los propios pacientes. Dada la complejidad de esta enfermedad (que precisa de una orientación multidisciplinar para su atención integral), la jornada lleva por título `Una Visión Conjunta´ otorgándole al paciente el máximo protagonismo al objetivo de ayudarle a conocer mejor su enfermedad y así optimizar la adaptación a su proceso de salud.

La enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) engloba dos patologías: la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Ambas se caracterizan por ser enfermedades del intestino esencialmente, inmunológicas, inflamatorias y crónicas, que evolucionan en brotes (fases activas) y períodos de remisión (fases inactivas). Alteran la capacidad del organismo para digerir los alimentos y absorber los nutrientes y comparten además características clínicas y patológicas. Algunos síntomas comunes son: diarrea, sangre en las heces, cansancio, dolor abdominal, pérdida de apetito, pérdida de peso y fiebre.

La iniciativa está organizada por el servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Valme, dirigido por Lourdes Grande Santamaría, quien destaca que “la EII es una gran desconocida para gran parte de la sociedad; sin embargo su impacto social es particularmente relevante ya que se diagnostica en una fase temprana de la vida, afectando principalmente a adultos jóvenes con plenas expectativas personales y profesionales”.

Las jornadas han sido inauguradas por la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, María Jesús Pareja, junto a la jefa de servicio de Digestivo de Valme, Lourdes Grande; la responsable de enfermería de este servicio clínico, María José Garrido, y José Luís Rodríguez, presidente de ACCU Sevilla (Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa).

Abordaje multidisciplinar como garantía de una atención integral

La complejidad de la EII, que puede tener manifestaciones clínicas muy diversas, requiere una atención multidisciplinar que garantice su abordaje integral. Es por ello que estas jornadas integran en su programación la participación de diferentes perfiles asistenciales: gastroenterólogos, enfermería, cirujanos, reumatólogos, dermatólogos, nutricionistas, psicólogos y trabajador social, entre otros.
Previamente a la celebración de la jornada de hoy, en los días iniciales de esta semana se ha dado visibilidad a esta enfermedad con la colaboración de ACCU Sevilla. Para ello, en el hall del Hospital Universitario de Valme se han expuesto mesas con información para la ciudadanía.

Por lo que se refiere a la atención de esta enfermedad desde el Hospital Universitario de Valme, se lleva a cabo a través de tres facultativos y una enfermera especializados. Para ello, hay tres consultas monográficas por semana con una actividad anual en torno a la atención de 2.000 casos. En el Hospital de Día de Digestivo se administran los tratamientos correspondientes, además de la disponibilidad de una consulta telefónica. Y, por su parte, en el área de hospitalización de Digestivo, los ingresos se realizan de forma diferenciada para un mejor seguimiento de esta enfermedad a cargo de los profesionales especializados en ella.

Previsión de un incremento del 2,8% de la enfermedad durante los próximos años

La colitis ulcerosa es más frecuente que la enfermedad de Crohn, 58% frente al 42%. Señalan una serie de factores ambientales que tienen una estrecha relación con el desarrollo de ambas. Están relacionados directa o indirectamente con el nivel de desarrollo económico del país. Algunos apuntan a los altos niveles de higiene y el uso abusivo de medicamentos como los antibióticos, la dieta pobre en fibra, rica en grasa poli-saturadas y en carne roja. Destacar que el consumo de tabaco duplica la probabilidad de presentar  EII.
 
Aunque a los especialistas les resulta difícil precisar la cifra de afectados, dado que no existe un registro oficial de pacientes, la prevalencia en Andalucía se estima en unos 17.000 casos. Subrayan una incidencia regional de unos 11 casos nuevos por 100.000 habitantes. Según la Sociedad Española de Patología Digestiva, una de cada 450 personas padece EII y se prevé que aumente durante los próximos años, con un incremento del 2,8% hasta el 2021.

CookiesAccept

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de navegación y poder prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios: Saber más

Acepto

Acceso en la web

Acceso para los usuarios de la web

Crear una cuenta